Connect with us

Nacionales

“Lo más difícil aún está por llegar y cada día nos preparamos”: Quintero

Quintero explica cómo Medellín ha llegado a registrar más de 600 casos, pero solo 4 muertes por covid-19 (10 en toda Antioquia). FOTO CAMILO SUÁREZ

POR MATEO ISAZA GIRALDO

A puertas de cumplir 40 años, la vida le puso dos retos enormes, y en simultáneo, a Daniel Quintero: liderar como alcalde la atención de la pandemia en la ciudad y librar una batalla familiar, junto a su esposa Diana, por la salud de su hija Aleia.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Wikipedia, la enciclopedia libre

Conversamos con él sobre las apuestas de la ciudad a corto y mediano plazo, las razones por las que Medellín tiene una tasa de letalidad por covid-19 menor al 0,5 % –mientras que según cifras oficiales la de Colombia es del 3 %– y el debate relacionado con privacidad versus salud pública.

El mandatario advirtió que lo peor no ha pasado, pues los estudios indican que en julio y agosto podría haber un pico importante de contagios, por lo que la ciudadanía debe seguir cumpliendo las medidas de bioseguridad.

Es importante aclarar que la entrevista fue el miércoles pasado, antes de que el gobernador Aníbal Gaviria fuera suspendido del cargo. Sobre el particular, Quintero trinó el 5 de junio: “Mi solidaridad con el señor Gobernador y su familia en estos duros momentos”.

¿Cuál es el balance de más de 80 días de contingencia?

“Creo que la fórmula ganadora para afrontar esta crisis ha sido el trabajo conjunto, no solo con el departamento, sino con el Gobierno Nacional. Estoy convencido de que gracias a la responsabilidad ciudadana, a la capacidad institucional, pero también a que nos preparamos con tiempo, a que usamos tecnología de punta, hoy Medellín es un referente mundial de efectividad enfrentando el virus. Medellín y Antioquia lo han logrado, pero nos tenemos que seguir preparando, porque los retos son muchos.

Hay que seguir ganando días. Creemos que el pico debería estar llegando a finales de julio, es decir que pensamos que lo más difícil aún está por llegar y todos los días nos preparamos para que ese pico no le robe padres, madres y abuelos a las familias de los antioqueños”.

Hubo brotes delicados, como el de la Minorista. ¿Qué es lo que lo más le preocupa hoy de la radiografía de la covid-19?

“Como en casi todos los lugares del mundo, el coronavirus inició por los barrios con más capacidades económicas, donde la gente puede aislarse sin mayores problemas. En la medida en que pasa el tiempo, el virus se mueve a los barrios más populares. En Bogotá ya llegó a Kennedy, y en Medellín llegó a El Popular, Santa Cruz, la comuna 13 (San Javier). Ahí tenemos grandes retos, porque no es lo mismo decirle a una persona que se aísle cuando se puede quedar solo en su cuarto, que decirle a otra persona cuando duerme con cuatro hermanos en una misma habitación. Ahí se complica el tema.

En este tiempo que le hemos ganado al coronavirus han aparecido buenas noticias en el mundo: tratamientos tempranos con oxígeno que reducen la letalidad (cuántas personas han fallecido con respecto al total de contagios), el uso del Remdesivir (un medicamento antiviral) y hay estudios avanzados en el uso del plasma. Y si logramos aguantar esto un poco más, puede que llegue la vacuna, pero en cualquier caso tenemos que aprender a vivir con una economía abierta y con un virus que no se ha ido y sigue creciendo.

La clave es el uso del tapabocas (de buena calidad), estudios demuestran que si el 90 % de la gente lo usa, el RT (número de reproducción efectivo: cuántas personas contagia un positivo) baja a menos de 1. Ahí es muy importante la responsabilidad de los ciudadanos y de los empleadores, tiene que ser un pacto ciudadano para cuidar la vida de todos”.

Le pregunto por el sector Sinaí, en la comuna 2. ¿Han llegado las ayudas? Es difícil para un barrio con carencias enfrentar un encierro prolongado…

“Lo que busca es descongestionar al sistema epidemiológico. Cuando hacemos un cierre es porque el equipo epidemiológico ya se está agotando por el número de casos en un sector, y si no hacemos un cierre se nos prende el resto de la ciudad. En ese sector hay 700 familias y a todas les hemos ayudado con alimentación, nos toca llevar la fuerza pública porque el brote ha alcanzado tal nivel que es mejor tener garantía de que quienes salen estén controlados, que no sean positivos para covid. La ventaja es que en 15 días este barrio va a estar mejor de coronavirus que todo Medellín”.

¿Cómo va la estrategia del plan 1.000 para ampliar las camas de UCI en Medellín?

“Nuestras proyecciones indican que hacia finales de julio, mediados de agosto, vamos a tener un pico de casos muy importante. Esto seguirá creciendo y la clave es que no sea a gran velocidad, la buena noticia es que hoy estamos mejor preparados por la cuarentena. En ciudades cercanas como Guayaquil (Ecuador), con cerca de 3 millones de personas, el virus en 15 días mató 7.000 personas. La covid secuestra al sistema de salud y hace que una persona enferma en una cama UCI pase 18, 20, 30 días en esa cama y personas con otras patologías no encuentren una y también perezcan.

Arrancamos con 36 camas disponibles, que era cerca del 10 % del total que teníamos. Hoy tenemos cerca de 200 disponibles y otras 150 listas para ser usadas en caso de ser necesario, hoy utilizamos por covid solo cerca del 3 % de las camas UCI. Además tenemos los respiradores artificiales nuestros, estamos produciendo entre 100 y 200 a la semana con tecnología paisa. La empresa privada y la academia han jugado un papel clave y hay que sentirse orgulloso de eso”.

¿Cómo va la reapertura gradual de la economía?

“Antioquia ha sido ejemplo en reconocer que hay que salvar el ingreso de las familias. Una familia donde se pierde el empleo se empieza a desbaratar, la pobreza entra por la puerta y el amor se va por la ventana, donde la violencia intrafamiliar está latente, y eso está correlacionado con otro problemas como la inseguridad, los homicidios. Arrancamos con un desempleo del 12,5 % y hoy, aunque el Dane reportó cerca del 19 %, nuestras proyecciones apuntan a que puede ser cercano al 30 %. Tenemos que reabrir lo más rápido posible, pero con cuidados. La información es la capa de seguridad que permite que si hay un brote, nosotros sepamos dónde está y cómo actuar.

Hay personas tratando de generar dudas de para qué se utiliza la información, pero no tenemos intención diferente a salvar vidas. Tenemos un problema en la comuna 1, porque fuimos donde unas personas infectadas y no nos quieren decir con quiénes han tenido contacto. Les metieron en la cabeza que utilizamos la información para otras cosas. Hay una responsabilidad de quienes tratan de crear falsas intenciones en el interés legítimo de servir a la ciudad.

Tenemos 1,3 millones de familias que creyeron en nosotros y nos dieron sus datos. Si la gente deja de confiar, esto se sale de control. El llamado es a no minar la confianza de los ciudadanos en el Estado”.

Eso le iba a preguntar, por ese debate de intimidad y privacidad vs salud pública tan vigente…

“Soy un liberal de pensamiento y creo que hay que garantizar la libertad y los derechos de los ciudadanos. En ese orden de ideas, la libertad más importante es el derecho a movilizarse. La cuarentena es quitarle la libertad a la gente y hay otras ciudades que aún tienen encerrada a la mayoría. Gracias a la información hemos podido devolverle la libertad a los ciudadanos, ¿a cambio de qué? De que nos digan dónde y con quién viven, dónde trabajan y si tienen comorbilidades. Eso tampoco es una exageración, es decir que si el virus llega, qué probabilidades hay de que enfermen gravemente. Esa información la necesita un Estado para poder salvar vidas.

Medellín Me Cuida no es una plataforma tecnológica, es una estrategia revolucionaria de atención a las familias y de reconocerlas como el núcleo base de la sociedad. Es una apuesta aprobada en el plan de desarrollo con una asignación cercana al 25 % del presupuesto que incluye salud, inclusión, infraestructura, lleva la renta básica a los hogares que más han sufrido, ha ayudado a llevar apoyos a cientos de miles de familias. Lo digo con cierta preocupación: si la gente nos deja de dar la información, cómo vamos a saber a quién cuidar y dónde. Hay que unirnos, estos no son tiempos para pelear”.

¿Logró el Municipio contener los gritos de auxilio representados en trapos rojos?

“Cuando comenzó la cuarentena priorizamos a las familias con hijos. Quien sea padre o madre sabe que si su hijo no tiene qué comer, no hay ninguna posibilidad de que alguien se quede en su casa. Sale a buscar comida, no importa si hay cuarentena o si la policía le dice algo. La primera cuarentena inició un viernes y al lunes siguiente ya estábamos entregando ayudas.

Fuimos los primeros capaces de llevar ayudas económicas, en principio a 120.000 familias, luego le sumamos otras 200.000. Por la información sabemos a quiénes hay que seguir ayudando, y si el Gobierno Nacional les ayudó. Cuando hacemos la consignación, la ciudad descansa”.

Le pregunto por la perspectiva a mediano plazo (12 – 18 meses). ¿Cómo se imagina a Medellín en el poscovid?
“El uso del tapabocas va a ser masivo en estos meses y hay que mandar ese mensaje del autocuidado. Vamos a tener una reactivación económica más rápida que otras ciudades, porque pudimos arrancar antes, vamos a enfrentar el brote y lamentablemente va a costar muchas vidas, pero el sistema de salud no va a colapsar gracias a la tarea que se hizo entre entidades públicas, privadas y la academia.

Vamos a seguir ejecutando nuestro plan de desarrollo, que es ambicioso, donde hemos logrado sacar adelante ya el aval fiscal del metro de la 80. Es el proyecto de Medellín más importante financiado por el Gobierno Nacional (cerca de $4 billones) en los últimos 25 años y es un triunfo que la gente a veces olvida por la pandemia. Vienen más proyectos bonitos: la ciclorruta norte-sur, el hospital del norte, el de Buenos Aires, las ciudadelas universitarias del norte y occidente, el complejo cultural de Ciudad del Río, el parque del río del norte, que es llevar espacio público donde no hay. El aumento en el presupuesto a la educación es histórico y eso es potente, le apuesta a la tecnología para hacer de Medellín el Valle del Software”.

¿La contención de la pandemia si les va a dejar margen fiscal para desarrollar todos esos proyectos?

“Tenemos un reto gigante, pero hay que recordar que en los tiempos más difíciles de Medellín (entre los 80 y los 90) fuimos capaces de sacar adelante el metro. La pandemia vino a unirnos”.

¿Le quedó algún sinsabor de la versión aprobada del plan de desarrollo?
“No, estoy muy contento. Los concejales hicieron un trabajo impecable, fueron disciplinados y el plan que se aprueba es mejor que el que presentamos. Llegamos a esos debates con el ánimo de construir el plan. El reto es financiero”.

¿Seguirán cambios y movimientos en el gabinete?

“El sector público es complejo. Uno no solo sufre por ejecuciones y por lo que uno esté haciendo salga bien, sino que hay ataques, peleas y muchos que llegan a prestar un servicio, y vienen de lo privado, se desaniman y prefieren regresar. Hemos tenido casos así y lo que les he pedido es no dejar la tarea a la mitad. Así pasó con las secretaria de Planeación (Análida Rincón Patiño) y le pedí el favor de que al menos llegara hasta el borrador del plan de desarrollo. Nuestra secretaria de Desarrollo Económico (Paola Vargas), más o menos lo mismo, y una vez se aprobó el plan y lo presentó, vuelve al sector privado. Ojalá no se me retiren muchos, porque los necesitamos para trabajar, pero también entiendo cuando tienen que retirarse”.

¿O sea que no son ciertas las versiones que los movimientos son cuotas políticas por la aprobación del plan de desarrollo?

“Lo bonito de esta alcaldía es que se eligió de forma independiente. El plan de desarrollo se presentó desde las ideas y desde allí se debatió. Lo aprobaron desde todos los sectores, los que votaron por nosotros y los que no. Se convirtió en un acuerdo de ciudad para superar la crisis. Cuando los concejales o los diferentes sectores políticos se acercan a nosotros saben que esa no es la fórmula. Tenemos gente joven, pero bien preparada y, sobre todo, gente buena, transparente. No nos ha tocado hasta ahora hacer algún nombramiento por intereses políticos o porque nos vayan a votar algo en contra”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

EN UN MINUTO

ASÍ AVANZA LA RECUPERACIÓN DE ALEIA QUINTERO OSORIO

Le pregunto lo último y quizás lo más importante, por la salud de su hija Aleia y también por la de su esposa Diana (Gestora Social de Medellín)

“Aleia está muy bien y Diana también. Es, yo creo, el momento más difícil que he vivido en mi vida y siento que es como si lo dejaran caer a uno desde un décimo piso. La operación era a su vez una bendición poderla hacer, pero un riesgo gigante también. Despedir a la esposa y a la hija y dejarlas en cirugía es un momento que ningún padre quiere vivir en su vida”.

¿Cómo avanza la recuperación?

”Los médicos del Pablo Tobón Uribe hicieron una tarea maravillosa. La niña solo estuvo un día en cuidados intensivos, pudo respirar sola al día siguiente y luego solo un día en cuidados especiales. Ya sonríe y todavía tiene retos en la recuperación, pero esto ha sido milagroso”.

*Aleia fue dada de alta el pasado viernes.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE