RimixRadio, Noticias para latinos
Lo último Nacionales

En un extenso texto, homicida de urólogo en la Clínica Medellín dejó escrita la sentencia de muerte del especialista

John Ferney Cano González (detalle), de 34 años, dejó escritas sus intenciones con el médico Juan Guillermo Aristizábal en un texto de 362 páginas. FOTOS: JAIME PÉREZ Y CORTESÍA

El escrito de 362 páginas, titulado “Memorias de un loco sensible”, habla de su odio por el médico Juan Guillermo Aristizábal y exhibe su vida y sus problemas tras el procedimiento.

TOMADO DE: elcolombiano.comLogo El Colombiano

Santiago Olivares TobónSantiago Olivares Tobón

“Este caso está resuelto, se trata de una venganza por una lesión física que, a su vez, causó un malestar mental”. Con esta frase, John Ferney Cano González, el hombre que mató al urólogo Juan Guillermo Aristizábal Vásquez y luego acabó con su vida, cerró el texto de 362 páginas en el cual cuenta su historia de vida, su frustración con un procedimiento médico realizado por el galeno y sus reiterados deseos de acabar, de manera violenta con la vida de este especialista.

Las “Memorias de un loco sensible” es un texto redactado en computador que durante varios años escribió Cano González, de 34 años, en el cual empezó contando sus experiencias de vida, que transcurrió entre Itagüí y el Urabá antioqueño, y en el que habló, sin tapujos, de los problemas de violencia intrafamiliar que vivió durante su adolescencia, y los conflictos que vivió tanto en su entorno educativo como social. Era el menor de los siete hermanos de una familia de clase media baja del barrio Viviendas del Sur, de Itagüí.

Pero el escrito comienza con una especie de “cartel” de los urólogos, donde usa fotos, nombres y expone el registro médico de los urólogos que lo revisaron, antes y después de que el médico Aristizábal Vásquez le hiciera una circuncisión el 21 de octubre de 2021, una fecha que Cano González marcó en su calendario como el “inicio de su tragedia”.

“Todos, ¡sin excepción!, están no por la labor, sino más bien por el dinero. Yo no tuve en cuenta ese detalle y ahora pago las consecuencias”, dice en una de las páginas, luego de adjuntar el “cartel” de los galenos, calificándolos entre los buenos, los regulares y los malos. Había un aparte especial para el médico que terminó ultimando en la mañana del pasado 18 de abril en el consultorio 908 del edificio de la Clínica Medellín.

Entérese: ¡Atención! Hombre asesinó a un médico en la Clínica Medellín de El Poblado e incendió el consultorio

A medida que avanzaban las páginas contó que durante toda su vida se dedicó a trabajar, con un par de intentos de hacer una carrera profesional que no culminaron. En las últimas 150 páginas empezó a adjuntar historias médicas, fórmulas y hasta detalles de cada uno de los inconvenientes que lo llevaron, inicialmente, a consultar a un urólogo que se pensionó en 2020 y cuyo proceso médico asumió en su lugar el doctor Aristizábal.

“Para agosto de 2020, conocería a quien considero mi mayor enemigo, un infame del cual me arrepiento amargamente haber conocido, un tipo que traería desgracia a mi vida y llamado Juan Guillermo Aristizábal Vásquez. ¿Cómo pude haber caído en sus asquerosas garras?, maldito hijo de puta. Mentiroso y traidor. ¿Cómo pude haber confiado en semejante basura?”, dice en la página 204 de este escrito.

Esta es la última página del escrito que realizó Cano González y en la cual le hacía unas peticiones a su hermano. FOTO: CORTESÍA
Esta es la última página del escrito que realizó Cano González y en la cual le hacía unas peticiones a su hermano. FOTO: CORTESÍA

Aseguró que las consultas con Aristizábal se pagaron de forma particular, para evadir las demoras de las EPS, por lo que canceló 200.000 pesos por la revisión inicial. También cuenta detalles de la anomalía que estaba presentando y que el doctor señaló que era necesario hacer la circuncisión para solucionarlo. Incluso, calificó este procedimiento como “mutilación”.

En medio de sus investigaciones, da contexto de cómo se hacen procedimientos de circuncisión, y tratar de argumentar que el trabajo realizado por el urólogo que lo intervino no sería necesario para el problema por el cual consultó, situación que soportaba con los conceptos entregados por los médicos, de toda clase, que consultó para intentar dar solución a su problema.

Le puede interesar: “Esta muerte es producto de la locura de esta sociedad”: allegados hablan sobre el médico asesinado en la Clínica Medellín de El Poblado

En uno de los fragmentos estaba dando indicios de lo que finalmente ocurrió. “Ese infame se ha topado con la persona equivocada, lo odio como nunca había odiado a alguien. Es un sentimiento indescriptible, de solo pensar en esa escoria imagino en mi mente fulminarlo en reiteradas ocasiones con una pistola hasta perforar todos sus asquerosos órganos, especialmente su putrefacto corazón”.

Pero además de mostrar sus emociones en contra del médico asesinado, también hizo referencia a algunos abogados de los cuales aseguró que lo habían estafado en su propósito por buscar alguna compensación desde la parte legal, luego de los inconvenientes generados por el procedimiento realizado por Aristizábal.

El último capítulo de este escrito, con fecha del 29 de febrero, le deja una carta a uno de sus hermanos, en la cual aseguró que “he meditado durante bastante tiempo esta decisión, y he llegado a la conclusión de que necesito hacer esto para sentirme bien conmigo mismo”, al tiempo que le pide a su hermano que no reporte la situación a ninguna autoridad.

“Tú tienes el derecho de guardar silencio, y te pido que lo guardes para mí. Procura sellar mi ataúd, para que los demás dejen de insinuar cosas que no son. No quisiera ser exhibido, y tampoco que se pongan los típicos carteles con mi nombre, evita todo eso, te lo pido por favor”, expresó en lo que sería su última voluntad, que se materializó 48 días después.

Related posts

Cuidado! Es falsa tarjeta de crédito Intelecto de Bancolombia

admin

Polémica en el Concejo de Medellín por compra de otros 10 Robocop para la seguridad en la ciudad

admin

Intento de fleteo contra el papá de Epa Colombia deja un ladrón muerto

PaisaEstereo