Connect with us

Negocios

Al sector textil antioqueño lo tienen ‘hilando fino’ por la cuarentena

El sector textil equivale al 3,2 por ciento del PIB de Antioquia, representando el 29,6 por ciento del empleo industrial en el departamento. Foto: Esneyder Gutiérrez

Por: David Alejandro Mercado

Gremio vaticina que 30% del sector quebrará por la crisis. No todos pueden pasar a hacer tapabocas.

TOMADA DE: eltiempo.com

Aunque se pueda creer que la alta demanda en tapabocas e implementos médicos que hay, producto del coronavirus, le haría el agosto al sector textil, la realidad es que muchas de las pequeñas y medianas empresas están hilando fino por el riesgo a la quiebra.

Jorge Duque, vocero de la Cámara Colombiana de la Confección, aseguró que solo una pequeña parte de este gremio está participando en este segmento, siendo las famiempresas y los pequeños talleres los que están padeciendo el coletazo económico de la cuarentena.

Uno de los logros fue gestionar para que el Invima sensibilizara los procesos necesarios para la fabricación de todos estos elementos, algo que no todo el gremio está en capacidad de hacer.

Contó Duque que esta gestión solo ayudará únicamente a unas 600 de las 70.000 empresas inscritas en las Cámaras de Comercio, y esto hablando únicamente de las empresas formales.

El vocero aseguró que el 75 por ciento de este sector son informales, por lo que hay unas 200.000 unidades productivas entre famiempresas o pequeños talleres, que no tienen ninguna posibilidad de recuperarse en este momento.

“Hay muchos que creen que hacer tapabocas es tomar trozos de tela de 18 por 26 centímetros y ponerles una tira para ponérselos en la cara. Pero hay condiciones fitosanitarias y otros factores que dificultan este proceso. Estamos tratando de que el Gobierno encuentre una solución para estos independientes, que no tienen las posibilidades que tienen las empresas medianas y grandes que se están transformando”, manifestó Duque.

Hay muchos que creen que hacer tapabocas es tomar trozos de tela de 18 por 26 centímetros y ponerles una tira para ponérselos en la cara

Otra de las problemáticas de este sector es que, para él, el país no tiene la capacidad de producción de telas no tejidas o anti fluidos, las cuales tienen unos procesos especiales y que son producidas en el exterior pues en Colombia no hay capacidad por la escasez en el algodón nacional y otros productos como la hilaza y otra materia prima necesaria.

De igual forma, porque las textileras y otras empresas encargadas, están trabajando al 30 por ciento de su capacidad producto del aislamiento.

“Hay muy pocas empresas que hacen este tipo de telas. Así todos quisiéramos, también se encarecen los insumos. Una tela anti fluido no tejida, que estaba costando 750 pesos el metro, hoy están pidiendo 2.400 pesos. Es el colmo que haya gente que abuse y se aproveche de la situación para cobrar las telas tres o cuatro veces más costosa”, denunció.

Panorama en Antioquia

El impacto en este sector, así se levante la cuarentena, se sentirá durante todo el año y para algunos será fatal. Duque indicó que de los 1,8 millones de empleos que genera el sector el país se perderá el 30 por ciento (aproximadamente 540.000 unidades).

“Calculamos que el desempleo en el sector quedará en el 26,8 por ciento y el 30 por ciento de los locales en centro comerciales tendrán que cerrar”, puntualizó Duque.

En Antioquia, la situación sería peor. El vocero de la Cámara de la Confección vaticinó que de las 25.000 empresas que tiene el sector, 7.500 desaparecerán por la actual situación.

Cifras del Cluster Moda y fabricación avanzada de Antioquia indican que este sector equivale al 3,2 por ciento del PIB departamental, representando el 29,6 por ciento del empleo industrial de Antioquia y generando 189.000 empleos en el valle de Aburrá.

Calculamos que el desempleo en el sector quedará en el 26,8 por ciento y el 30 por ciento de los locales en centro comerciales tendrán que cerrar

Por su parte, Rubén Valencia, director del Cluster, también expresó que estas telas anti fluidos sí se consiguen, asegurando que textileras como Fabricato retomaron actividades, aunque no con todo su personal.

“Son unos costos fijos muy grandes para ellos, pero están haciendo un esfuerzo en producir telas no tejidas”, explicó Valencia.

Aunque en un principio habrá escasez mientras las textileras retoman sus labores al 100 ciento de su capacidad, en unas tres semanas la demanda se estaría atendiendo, lo que permitirá, en el campo de los tapabocas, por ejemplo, estar entregando entre millón y medio y dos millones de tapabocas por día, aseguró el director del Cluster.

“Muchas de las grandes empresas están apoyando a las pequeñas en este espacio, pero hay que entender que no hay para 120.000 empleos en el sector”, indicó Valencia.

Algunas salidas
La Cámara Colombiana de la Confección propuso a las empresas y a quienes tengan la tela anti-fluido, que la traigan a ellos.

“Nosotros solo cobramos la mano de obra. Tenemos más de 500 empresas que solo piden que les paguen la nómina y que ellos producen lo que haga falta”, opinó Jorge Duque, vocero en Antioquia, quien advirtió que en la ciudad están vendiendo tapabocas caseros sin tener las condiciones fitosanitarias exigidas por el Invima, lo que genera un riesgo para quien las use.

De otra parte, desde el Cluster Textil propusieron a los gobiernos lanzar una campaña de concientización de comprar producto local, para valorar la calidad del producto colombiano y dejen a un lado tanta confección importada, mucha de dudosa calidad y procedencia. “El impacto negativo sería rápidamente compensado. Hay estudios que muestran que cuando se compra una prenda totalmente hecha en Colombia, se generan cuatro veces más empleo que cuando se compra una prenda importada”, dijo Valencia.

DAVID ALEJANDRO MERCADO

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE