RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional Lo último Política

Un día tempestuoso en múltiples tribunales profundiza el embrollo legal de Trump

(CNN) — Cada día, Estados Unidos va siendo arrastrado más profundamente hacia el pantano legal, político y constitucional de Donald Trump.

TOMADO DE: cnnespanol.cnn.comNoticias de Latinoamérica: última hora y actualidad de la región

Por Análisis De Stephen Collinson

Esta difícil situación se vio exacerbada por un día de crudo drama el jueves en un puñado de ciudades, en múltiples casos que involucraron a personalidades desafiantes que a menudo intercambiaban difamaciones personales que estrecharon el fatídico nudo entre las elecciones de 2024 y la asombrosa batalla legal del expresidente.

Al caer la noche, habían surgido nuevas verdades sobre la lucha de Trump por su fortuna y su carrera política y los meses que se avecinan seguramente dejarán a la nación aún más distanciada, especialmente porque millones de sus partidarios creen en sus afirmaciones de persecución política.

  • Un juez de Nueva York desestimó el último obstáculo para el primer juicio penal contra un expresidente. La selección del jurado comenzará el 25 de marzo en el juicio por dinero secreto de Trump. Un veredicto de culpabilidad podría significar que el potencial candidato republicano de este año será un delincuente convicto. Pero si un jurado de sus pares lo declara inocente, eso también podría transformar las elecciones.
  • El caso de interferencia electoral del expresidente en Georgia está en el filo de la navaja después de un día vertiginoso en el que dos fiscales fueron efectivamente juzgados por una relación romántica que, según los acusados, debería descalificarlos y poner fin al caso. Incluso si sobreviven, Trump y sus coacusados podrían haber ganado el día después de aprovechar la oportunidad para difamar a los fiscales y tildarlos de corruptos y poco éticos.
  • Los abogados de Trump hicieron un último pedido a la Corte Suprema para que detuviera el reloj en un juicio federal por su intento de anular las elecciones de 2020. Los jueces ahora deben decidir si aceptan uno de los casos más profundos en la historia del organismo.
  • Un fiscal especial acusó a un exinformante de mentir sobre el papel de la familia Biden en Ucrania, lo que podría suponer un duro golpe a testimonios vitales que los republicanos han utilizado para justificar una investigación de juicio político contra el presidente Joe Biden.
  • Trump se prepara para un resultado potencialmente devastador en un juicio por fraude civil el viernes. Una gran parte de la fortuna del expresidente está en riesgo junto con su capacidad para hacer negocios en la ciudad donde construyó rascacielos y su mitología del arte de los negocios.

El expresidente se declaró inocente y negó haber actuado mal en todos los casos. Pero al final de un día tempestuoso, su estrategia legal quedó más clara que nunca. Primero, tratar de retrasar cualquier juicio o posible condena hasta después de las elecciones. En segundo lugar, alegar criminalidad por parte de quienes le piden cuentas. El último recurso de Trump es un esfuerzo coordinado para impugnar a fiscales, jueces y tribunales para protegerse contra posibles veredictos de culpabilidad y destruir su credibilidad entre los votantes indecisos.

Testimonio apasionante y humillante en Georgia

Todo lo que involucra a Trump se convierte en un circo. Así, pues, acorde con los tiempos que corren, la confirmación de que un expresidente enfrentará por primera vez un proceso penal terminó siendo eclipsada.

La distracción fue una batalla judicial televisada sobre las afirmaciones de Trump y los coacusados de que la fiscal de distrito de Fulton Country, Georgia, Fani Willis, y un fiscal especial que ella nombró acumularon ganancias financieras durante un romance.

Uno de los coacusados de Trump, Michael Roman, ha pedido que se desestime a Willis y que se desestime el caso, alegando que ella y el fiscal especial Nathan Wade, con quien tuvo una relación anterior, están en conflicto de interés.

Lo que está en juego es enorme. Si Willis es desestimada, el caso se enviará a una jurisdicción fuera del condado de Fulton, un proceso que podría llevar meses, cambiar la naturaleza del procesamiento y ciertamente retrasarlo hasta después de las elecciones de noviembre. Al igual que el proceso por dinero secreto en Nueva York, el caso de Georgia es significativo porque, como asunto estatal, está fuera de la capacidad potencial de Trump para detenerlo si gana la Casa Blanca. Y los poderes de indulto presidencial no se extienden a tales casos.

“Este caso nunca deja de sorprenderme”, dijo a Erin Burnett de CNN Darryl Cohen, ex asistente del fiscal de distrito en el condado de Fulton que conocía a figuras clave en el caso.

“Vi a Fani entrar a la sala del tribunal, caminaba caliente. … Pensé que estábamos viendo una pelea de peso pesado”, dijo Cohen. “La conclusión es: ¿importa? ¿Esto quita algo de los hechos del caso? Mi respuesta es que no. Es un espectáculo secundario que por el momento tiene piernas”.

En un dramático testimonio, Willis negó haberse beneficiado de miles de dólares en fondos de los contribuyentes pagados a Wade mientras la entonces pareja estaba de lujosas vacaciones y en cruceros. Ella dijo que le reembolsó en efectivo los gastos de viaje, y dijo que esa era una práctica que aprendió de su padre. Esto también explica por qué no había ningún rastro documental de las transacciones.

La carga de demostrar que Willis y Wade se equivocaron recae en la defensa. Al final de un día de intensos intercambios no quedó claro si alguno de los abogados presentados contra ella había demostrado alguna prueba de corrupción. De manera similar, sería difícil argumentar que cualquiera de los detalles que surgieron perjudicaron la capacidad de Trump y sus coacusados en el vasto caso de extorsión para obtener un juicio justo.

Eso deja la conducta ética de Willis y Wade y la percepción de que enfrentaron un conflicto de intereses.

Una analista legal, la abogada defensora Caroline Polisi, argumentó que el testimonio de Robin Yeartie, excompañero de trabajo y amigo de Willis, de que la relación comenzó mucho antes de la fecha de 2022 nombrada tanto por el fiscal de distrito como por Wade podría significar que habían engañado al tribunal.

«Un abogado que miente al tribunal no es bueno», dijo Polisi a Anderson Cooper de CNN. Varios otros observadores, sin embargo, advirtieron que Yeartie, como exempleado descontento, no parecía un testigo creíble.

Pero incluso si Willis y Wade no son descalificados, la audiencia del jueves, en la que ambos fueron obligados a responder preguntas humillantes en televisión sobre su vida sexual y afirmaciones de que eran culpables de mala conducta grave, sirvió a los propósitos de Trump al tratar de manchar su reputación y su potencial credibilidad en un juicio futuro. La audiencia, que se transmitió por televisión durante horas, puede incluso haber influido en el futuro jurado y es probable que el testimonio de Yeartie alimente días de relatos conservadores en los medios.

Y como señaló Willis, el espectáculo tuvo el impacto de desviar la atención de Trump y sus coacusados sobre un presunto intento de robar los votos de miles de georgianos.

“Creen ustedes que estoy en juicio. Estas personas están siendo juzgadas por intentar robar una elección en 2020”, dijo Willis, señalando a los abogados de Trump y sus coacusados. “No estoy siendo juzgada por mucho que intenten someterme a juicio”.

La historia se escribirá el 25 de marzo

A pesar del drama en Georgia, la historia tal vez recuerde mejor el momento del jueves por la mañana cuando el juez Juan Merchan rechazó los pedidos de Trump de demoras y destitución y confirmó que el país cruzará un punto decisivo constitucional y legal el 25 de marzo. La fecha significa que la posibilidad hipotética de que un candidato favorito sea juzgado meses antes de las elecciones se convertirá en una sombría realidad.

Muchos expertos legales consideran que el caso es el más débil de los cuatro juicios penales que enfrenta Trump y se basa en una teoría legal algo novedosa. Incluso si es declarado culpable, Trump probablemente no enfrentaría pena de cárcel. Pero el espectáculo de Estados Unidos juzgando a su líder pasado y posiblemente a futuro paralizará al mundo. En sí mismo, representa una profunda prueba política y legal para la democracia estadounidense y el Estado de derecho, incluso si es solo una de las amenazas legales de Trump.

Trump no perdió el tiempo en dejar en claro cómo piensa pelear el caso, saliendo de la sala del tribunal para desahogarse con los periodistas en un corral de barreras protectoras, generando una inquietante imagen metafórica de un expresidente que casi parecía estar tras las rejas.

Trump acusó a Biden de “interferencia electoral” por el caso, calificándolo como “la única forma en que puede pensar para ser elegido porque no ha logrado nada”. No hay pruebas de que la Casa Blanca haya intervenido de alguna manera en el procesamiento del fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg. El abogado de Trump, Todd Blanche, dijo a Merchan que el juicio fue injusto porque el expresidente necesitaba hacer campaña antes de las elecciones de noviembre y pidió un retraso.

“¿Cuál es su argumento legal?”, preguntó Merchan.

«Ese es mi argumento legal», respondió Blanche, antes de que el juez añadiera: «Ese no es un argumento legal» mientras aplazaba la audiencia.

Para cuando llegue el 25 de marzo, es posible que Trump haya acumulado la mayoría de los delegados que necesita para ganar la candidatura republicana. Si aún no es el presunto candidato, podría serlo antes de que se emita un veredicto en un juicio que podría durar de un mes a seis semanas.

En unas elecciones normales, Trump estaría dispuesto a disparar contra su probable enemigo en las elecciones generales, Biden, a finales de marzo. Pero se verá obligado a pasar día tras día en los tribunales de Nueva York. Cuando se le preguntó cómo podría hacer campaña, respondió: «Lo haré por la noche».

No hay forma de saber cómo reaccionarán los votantes si el expresidente es condenado, a pesar de que algunas encuestas recientes sugieren que es menos probable que algunos republicanos lo apoyen después de un veredicto de culpabilidad. Nadie quiere ir a juicio, pero si hay un caso que el expresidente preferiría afrontar antes de las elecciones es el de Nueva York. Y a pesar de sus afirmaciones de que nunca obtendrá un juicio justo en Manhattan, un veredicto de inocencia podría causar sus propias conmociones en el electorado.

Es probable que las afirmaciones politizadas del expresidente de que es víctima de persecución política solo se vean reforzadas por la noticia de un acontecimiento importante el jueves que podría socavar los objetivos de juicio político del Partido Republicano en la Cámara de Representantes.

El fiscal especial David Weiss acusó a un e informante del FBI de mentir sobre la participación del presidente y su hijo Hunter Biden en negocios con la empresa energética ucraniana Burisma Holdings.

Alexander Smirnov, de 43 años, fue arrestado el jueves en el Aeropuerto Internacional Harry Reid de Las Vegas, tras su llegada a Estados Unidos procedente del extranjero. Como cualquier otro acusado, Smirnov tiene derecho a la presunción de inocencia. Pero debido a que sus pruebas han sido citadas con frecuencia por los investigadores republicanos de la Cámara de Representantes, su arresto tiene importantes implicaciones políticas.

Related posts

Presunto ladrón muere abatido por un policía a la salida de Bogotá: lo que se conoce

PaisaEstereo

CHILE: Emiten alerta meteorológica por «precipitaciones fuertes en corto periodo de tiempo»

admin

GUATEMALA: Salud confirma 181 casos más de coronavirus en Guatemala y dos decesos

admin
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE