Connect with us

Vida

S.O.S: 1.200 indígenas confinados y con brote de paludismo

Los Emberá Eyavida denuncian que están confinados, sin alimentos, con un brote de paludismo y asustados por el coronavirus.

TOMADA DE:.canalrcn.com

Archivo:Canal RCN logo.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Los enemigos de siempre se unieron al miedo que sienten por el coronavirus las 344 familias del resguardo Uradá Jigumiandó, en el Darién Chocoano. Los actores armados que operan en el territorio les prohiberon a los cerca de 1.236 indígenas Emberá Eyavida movilizarse durante las noches y salir de la zona. Con esto, las comunidades están confinadas, no por la cuarentena nacional sino por la amenaza armada, y ello las tiene sin víveres y enfermos.

El mensaje llegó hace ya diez días, los armados ilegales hicieron la advertencia a los pobladores con requisas en algunas viviendas y las amenazas directas a los líderes.

En la zona, desde hace más de un año, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, y el Eln se disputan el territorio por el control de caminos que utilizan para mover la coca. El Eln anunció cese al fuego a partir del primero de abril en todo el territorio nacional.

El terror causado por la presencia de los armados moviéndose a través de las fincas se ha vuelto una constante durante los últimos años y por ello los indígenas abandonaron sus parcelas, se concentraron en unos pocos lugares y hoy es muy poco lo que cultivan.

La comida para las 344 familias llega desde afuera, Mutatá ó Dabeiba principalmente, pero el aislamiento social preventivo evita la entrada de vehículos y embarcaciones y hoy se está generando un desabastecimiento que obligó a los representantes indígenas a lanzar su voz de alerta.

El brote de paludismo

Las autoridades indígenas denuncian además que hay un brote de paludismo que el domingo 22 de marzo dejó a una niña muerta en la comunidad indígena de Nuevo Cañaveral. Los síntomas de esa enfermedad ya han sido identificados en las comunidades Buenos Aires, Alto Guayabal, Bidoquera-Ancadia y Dearade.

Por eso solicitan atención de los gobiernos nacional y departamental, pues hasta hoy no han llegado los médicos a atender la emergencia.

Hace un año, por lo menos ocho menores murieron por la falta de atención.

Le puede interesar: Chocó: a combates entre ilegales se suma emergencia por paludismo

Las comunidades en peligro:

1. Alto Guayabal 117 familias y 366 personas.

2. Jaibia-Coredocito 22 familias y 59 personas.

3. Bidoquera- Ancadia 16 familias y 80 personas.

4. Dearade 21 familias y 55 personas.

5. Ibudo 27 familias y 108 personas.

6. Padado 18 familias y 65 personas.

7. Nuevo Cañaveral 65 familias y 279 personas.

8. Urada indígena 58 familias y 224 personas

Dora Montero / NoticiasRCN.com

 

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE