Connect with us

Nacionales

Recuperada de COVID-19 en Córdoba duda de la prueba que la dio positiva

Yuliana Álvarez, la primera paciente recuperada de COVID-19 en Córdoba.

Ese 23 de marzo cuando Yuliana Álvarez bajó del avión que la traía de vuelta a las tierras del Sinú, sentía una extraña sensación de miedo y felicidad.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

Heilessence | EL UNIVERSAL DE CARTAGENA- NOTICIA CREAN JABÓN PARA ...

Pocas horas antes en Bogotá, le habían practicado una prueba para determinar si estaba afectada por el coronavirus, ese del que venía huyendo desde Barcelona, España, pero también estaba a pocos minutos de ver a las personas que amaba.

A la Madre Patria había llegado el 2 de febrero. Desde ese día empezó a trabajar con el fin de alcanzar nuevos sueños y propósitos, pero la pandemia la obligó a devolverse. El cierre de las fronteras le causó angustia y por ello, sin pensarlo, dos veces, compr{o su tiquete de vuelta, con el único fin de dejar atrás el terror que le producía la enfermedad.

Al llegar al aeropuerto de Montería abordó un taxi expreso para que la llevara hasta la finca, ubicada en zona rural de Sahagún, donde residían sus familiares. Pese a que su corazón y el de sus padres estaba que explotaba de felicidad, ese reencuentro fue más frío de lo esperado.

No hubo abrazos, no hubo besos, no hubo estrechón de manos. Simplemente, hubo una carrera contra el tiempo para quitarse la ropa que traía, para darse un baño y para correr a su habitación donde debía permanecer aislada.

Esa fue justamente la recomendación que le dieron las autoridades a su llegada al aeropuerto El Dorado de Bogotá, la noche antes de abordar el vuelo que la trajo a Montería. “Para evitar cualquier cosa con mi familia, debo cumplir con todas las recomendaciones”, pensó.

Los días pasaron en medio de la frescura del campo y la ardentía de una larga espera. La noticia que tanto había temido llegó. Su resultado era positivo para COVID-19.

Lo que siguió a continuación fue su peor calvario. Con lágrimas en los ojos y con una valentía que aprendió, luego de la adversidad, narró cada detalle al periodista William Caldera, sobre lo que le había tocado vivir.

No coinciden fechas

La mujer de 29 años, luego de ser considerada por las autoridades de Salud de Córodba, como el primer caso curado de COVID-19 en Córodba, ahora tiene serias dudas sobre los resultados de su examen.

La primera razón que da es que a ella le practicaron dos pruebas. La primera de ellas fue un hisopado faringeo y la otra, la tradicional prueba en sangre. Sin embargo, esta última nunca llegó a sus manos.

Con el hisopado faringeo, la diagnosticaron como positiva, pero ella nunca presentó el más mínimo síntoma. “Ni una simple gripa me dio”, relata señalando que es conciente que hay pacientes asintomáticos.

Advierte además que no hay coincidencias en algunas fechas, situación que la hace dudar en torno a que la prueba enviada corresponda exactamente a la de ella. Tampoco hubo ningún miembro de su familia contagiado y, por fortuna, tampoco el taxista que la transportó durante más de una hora desde el aeropuerto Los Garzones hasta la zona rural de Sahagún.

Temor permanente

Dentro de las cosas más duras que recuerda de este proceso, está la falta de tolerancia con las personas que resultan con la enfermedad, como si ellas tuvieran la culpa. “Me decían que iban a quemar mi casa. Siempre temí por mi integridad y la de mi familia. Eso me mantuvo varias noches en vela”, relata.

Piensa ahora, que en estos procesos de la vida lo importante es ser agradecido y por ello exalta la calidez de la profesora de la Institución Educativa Las Llanadas. Pronuncia su nombre con profundo respeto y cariño: Sol María Flórez fue la única que le ayudó en ese tortuoso camino.

Le dio el ánimo y la valentía que se necesita para enfrentar el odio, que despierta en las personas el hecho de tener cerca a un contagiado con COVID-19. Le infundió valor para enfrentar cada episodio difícil, le habló también de la necesidad de luchar y de seguir hasta encontrar la plena recuperación.

Los días pasaron y su tormenta se fue calmando. Las nubes grises dieron paso al esplendor del sol y la enfermedad que le habían diagnosticado, jamás hizo mella en su vida.

Los exámenes que le practicaron después resultaron negativos. Justamente por eso, la consideran la primera paciente recuperada en el departamento de Córdoba, pero a ella aún la asalta la duda en torno a que realmente hubiera padecido la enfermedad.

De todas formas, hoy ríe feliz. Seguirá en su casa, encerrada como el primer día, hasta que este mal sueño, como ella lo llama, haya pasado.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE