RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Olor de aguas negras no deja ni estudiar a los niños en Arboletes

La contaminación de las aguas del río Volcán no solo está afectando la calidad de vida, sino también el funcionamiento del colegio José Manuel Restrepo, que ha suspendido clases. FOTOS CARLOS VELÁSQUEZ
ALEJANDRO ARBOLEDA HOYOS

Habitantes de este municipio del Urabá denuncian que los malos olores causan problemas de salud y contaminación. Las autoridades dicen que se alistan obras.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Archivo:ElColombiano.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Desde hace más de dos décadas el río Volcán dejó de ser un atractivo ecoturístico para propios y extraños en Arboletes. A pesar de que se trata de uno de los principales afluentes de este municipio del Urabá antioqueño, ya solo quedan recuerdos de sus aguas cristalinas y de la fauna que en él habitaba, ya que ahora tiene un color verdoso y un insoportable olor emanado por las aguas residuales.

Dairo Martínez, líder comunitario local, recuerda con nostalgia que este río que atraviesa a Arboletes por su zona céntrica fue epicentro para las reuniones de amigos, ya que en él se podía hasta nadar, pero la contaminación que generan las aguas residuales que en le vierten a diario lo convirtieron de un paraíso natural en un vertedero de aguas negras. “Ahora no me metería ahí ni loco, el nivel de contaminación del río Volcán es preocupante”, advirtió.

Además de ahuyentar a los visitantes y a la fauna local, esta problemática de deterioro ambiental está provocando afectaciones en la calidad de vida y en la salud de quienes habitan y desarrollan actividades a lo largo del cauce de este afluente. El considerado caso más grave es de la Institución Educativa José Manuel Restrepo, en donde se forman 1.600 estudiantes de primaria, secundaria y jornada sabatina.

La rectora de la institución, Daniris Lucía Obregón, le aseguró a EL COLOMBIANO que especialmente en la temporada de verano los olores de este río suelen afectar la salud de la comunidad educativa e incluso se vulnera el derecho a la educación de los alumnos, ya que en ocasiones esta problemática obliga a mandar a los menores de edad de regreso a sus hogares.

“En el verano el río levanta fuertes olores y cuando abren la desembocadura hacia el mar, los gases que se emanan generan malestar en los estudiantes. A veces les dan vómitos y mareos, y si la situación es muy grave, tenemos que desescolarizar a toda la jornada para que esto no afecte la salud de nuestros estudiantes”, expuso Obregón.

Acostumbrados a malos olores

Pese a la contaminación, a orillas del río Volcán viven decenas de personas a quienes se les hicieron habituales los malos olores. Una de ellas es María Emperatriz Navarro, quien asegura que ha recibido en su casa a expertos de Medellín, pero no han logrado darle una solución definitiva a esta problemática ambiental.

“Por aquí abundan los niños y los adultos mayores, y a todos los vecinos nos toca convivir con esos malos olores día y noche. Antes uno podía saltar al río desde el puente, y sus aguas eran tan claras que se veían los peces, pero desde que pusieron ese alcantarillado hacia acá, se murió el río Volcán”, planteó Navarro.

A esta incertidumbre de la comunidad respondió Ruben Darío Londoño, secretario de Planeación, Vivienda y Servicios Públicos de Arboletes, quien le detalló a este diario que desde 2012 se diseñó un Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado, que se encuentra en la tercera etapa, en la que se planea optimizar el proceso de tratamiento de aguas residuales, pero advirtió que esta iniciativa pública se ha tardado porque Arboletes es un municipio de sexta categoría y no cuenta con dineros suficientes para desarrollar este tipo de obras por sí solo.

El funcionario detalló que la administración municipal le sugirió a la Gerencia de Servicios Públicos de la Gobernación de Antioquia una mesa técnica con la Universidad de Antioquia para analizar qué tipo de Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) se puede implementar.

“Nosotros invertimos en los diseños, pero se tiene que evaluar en esa mesa técnica la sostenibilidad de esta Ptar, porque para el municipio una planta de estas tan moderna generaría muchos gastos y requeriríamos ayuda”, expuso el secretario, quien aclaró que recientemente no se han reportado casos de desescolarización por malos olores de las aguas residuales.

La problemática de manejo de aguas residuales en el río Volcán solo es la ‘punta de lanza’ de una afectación ambiental mayor en este municipio del Urabá antioqueño, pues hay otros sectores como El Campano y Las Marías donde se vierten las aguas residuales directamente a los ríos y quebradas, y hay afluentes con afectaciones como las quebradas Pambelé y el Cementerio.

Una de las personas más afectadas por esta situación es Esperanza Salgado, una adulta mayor que sufre por la contaminación de la quebrada Pambelé, pues asegura que no soporta los malos olores en su casa en el barrio también llamado Pambelé.

Según Salgado, la peor parte se registra cuando aumenta el cauce del afluente, en ese caso tiene que limpiar su casa porque se le devuelve el agua del sanitario y lavamanos. “Mi hijo ha tenido que ir varias veces a la Alcaldía para que nos solucionen eso, porque afecta la calidad de vida de mi casa”, planteó la mujer.

Frente a estos reclamos, Londoño señaló que para estos barrios está previsto “construir una Estación de Bombeo de Aguas Residuales (Ebar) para elevar esas aguas a partes más altas que se conecten con el sistema de alcantarillado que va a dar a la laguna de oxidación. Nada haríamos construyendo una Ptar si no se adecua este sistema de bombeo”, explicó el secretario.

Esa laguna de oxidación a la que se refiere el funcionario es a donde van a parar la mayoría de las aguas residuales del municipio. Según Juan Fernando Gómez Cataño, coordinador de la Unidad de Agua, Aire y Licencias Ambientales de Corpouraba, allí las aguas residuales pasan por un proceso de filtración y asentamiento de los residuos sólidos, lo que reduce su contaminación.

El líder comunitario Martínez advirtió que esta laguna no opera de forma 100 % eficiente porque devuelve el agua al río Volcán con altos niveles de contaminación, lo que considera que pone en riesgo a la fauna y los habitantes del municipio.

Infográfico

Related posts

Fuertes lluvias en el Magdalena llevan a declarar la calamidad pública

admin

Más de 200 niños víctimas del conflicto de Santa Marta reciben becas de estudios superior

admin

Conductor de plataforma de transporte terminó secuestrado en Los Colores

PaisaEstereo
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE