Connect with us

Sin categoría

El pueblo minero antioqueño que dejó el asbesto y se pasó al talco

La mina Las Brisas, en Campamento (Antioquia), era la única del país y producía 34 toneladas diarias de crisotilo, explotado comercialmente como asbesto. Foto: Guillermo Ossa / CEET

Por: Alejandro Mercado

Hablar de minería en Colombia sin duda alguna pone a Antioquia en el panorama, una actividad extractiva que hasta aparece en el escudo de este departamento.

TOMADA DE:eltiempo.com

“Antioquia es el único departamento que se desarrolló gracias a la minería. De hecho, era la única mina en el país”, contó Jorge Alberto Jaramillo, secretario de Minas del departamento.

Sin embargo, en esta actividad no todo lo que brilla es oro. Si bien se habla mucho de la minería aurífera, de plata, de carbón y hasta de cobre, poco se menciona la minería de asbesto, en la cual el municipio de Campamento destaca como el único en el país en tener una mina dedicada a ello, convirtiéndose en el polo de desarrollo de esta zona del norte de Antioquia por casi medio siglo.

Pero, tras la prohibición de la comercialización de este compuesto en el país a mediados del 2019, el Gobierno Nacional dio un periodo de transición de dos años para que las diferentes industrias adapten sus procesos a tecnologías más limpias. La meta es que a más tardar en 2021, estas industrias deben estar libres de la utilización del mencionado compuesto.

En el caso de la mina Las Brisas, una gigantesca roca ubicada en la vereda La Solita, la única de este tipo en Colombia, la Gobernación de Antioquia anunció este mes la firma de un contrato de concesión por 30 años entre la Secretaría de Minas y la mina para pasar de producir crisolito a producir silicato de magnesio, talco y materiales de construcción.

“Se trata de la primera mina de reconversión que se establece en Colombia, y por eso se considera la primera mina de economía verde y economía circular, ya que es el aprovechamiento de una explotación que se hizo por unos 60 años y que dejó unas ‘colas’ que son ricas en silicato de magnesio (37 por ciento de magnesio y 44 por ciento de silicio), de manera que la verdadera mina estaba era en las colas”, contó el secretario.

El funcionario resaltó que la firma de este contrato con el Gobierno llega en un momento trascendental para el municipio, por la reactivación económica tras la pandemia de covid-19.

Esta decisión le cae como una bendición debido a lo que puede significar para el desarrollo

“El municipio prácticamente durante medio siglo ha estado trabajando alrededor de esta mina, lo que significó el movimiento de toda su economía, por lo que esta decisión le cae como una bendición debido a lo que puede significar para el desarrollo, no solo para su economía, sino también de los municipios vecinos”, agregó Jaramillo.

Por su parte, Jorge Enrique Gómez, gerente de Minera Las Brisas, explicó que gracias a esta reconversión se podrán mantener los empleos de quienes laboran en la mina.

Inicialmente aspiramos a tener entre 150 y 200 empleos directos, pero con los años esperamos llegar a 500 empleos directos y 500 indirectos. El silicato de magnesio es una materia prima que sirve para muchas cosas: hacer fertilizantes, producir cerámicos de alta resistencia, magnesio metálico, puzolanas. Mejor dicho, son infinitas la cantidad de posibilidades que ofrece este material”, explicó Gómez.

Además, el gerente de la mina añadió que con la firma del contrato con la Secretaría de Minas de Antioquia se finalizó el proceso de reconversión y se inició el proceso de la puesta en marcha de la compañía.

Es economía circular porque cerramos todo el proceso minero anterior, el cual dejó unos desechos que ahora serán la materia prima para el nuevo proceso. Es una especie de ‘reciclaje minero’ y nos vamos a ‘comer’ los desechos de la minería anterior”, explicó Gómez.

Entre los beneficios de esta nueva etapa para la mina Las Brisas está la generación de grandes inversiones en la región, que se traducirán en regalías para el Estado y en beneficios para el municipio de Campamento.

En este municipio habitan unos 8.700 pobladores, de los cuales al menos 3.000 viven en la zona urbana y el resto en la parte rural, distribuidos en 46 veredas, según datos de la Alcaldía.

ALEJANDRO MERCADO

 

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE