Connect with us

Internacional

Viuda e hijo de Pablo Escobar y “Chicho” Serna, a juicio en Argentina por lavado de activos

De izq. a der.: Sebastián Marroquín, José Bayron Piedrahíta (detenido en Estados Unidos) y Mauricio "Chicho" Serna.Archivo El Espectador

POR: Agustín Ceruse / Buenos Aires (Argentina) / @aguscerus

El llamado a juicio se da por supuestamente lavar dinero al narcotraficante José Bayron Piedrahita Ceballos, cuyo testimonio fue clave para este proceso.

TOMADO DE: elespectador.comEl Espectador

El juez federal Néstor Barral envió el jueves a juicio oral a la viuda y al hijo de Pablo Escobar y a varios argentinos por lavar en Buenos Aires dinero del narcotraficante José Bayron Piedrahita Ceballos, según la resolución a la que accedió El Espectador. Se trata de María Isabel Santos Caballero y Juan Sebastián Marroquín Santos (Juan Pablo Escobar Henao), identidades con las que los herederos del exlíder del cártel de Medellín se instalaron desde 1994 en la Argentina luego de su muerte a manos del “Bloque de Búsqueda”.

El juez también mandó a juicio al exfutbolista Mauricio “Chicho” Serna y a los argentinos Mateo Corvo Dolcet, María de los Ángeles Verta, María Gabriela Sánchez, Antonio Pedro Ruiz y Esteban Adrián Delrio. El cierre de la instrucción incluyó el acuerdo de juicio abreviado entre Piedrahita y el fiscal antidrogas Diego Iglesias. El narco confesó todo a cambio de una reducción de la pena: cinco años de prisión y una multa de $165 millones de pesos argentinos (2,4 millones de dólares).

Piedrahita declaró como “imputado colaborador” a finales del año pasado: aseguró que todos los investigados por el juez Barral sabían del origen de los fondos que blanqueó en varios negocios en Buenos Aires. Ahora lo selló con el juicio abreviado. El “arrepentido” confesó que lavó en la Argentina $USD 3.081.164 y $1.713.035,15 pesos argentinos que había ganado en los años ochenta con el laboratorio de cocaína desde el que proveía al cártel de Cali de los Rodríguez Orejuela.

(Le puede interesar: La confesión de Piedrahíta Ceballos: “Pablo Escobar asesinó a mis hermanos”)

Como reveló en noviembre El Espectador, Piedrahita confesó: “Yo no tuve vínculo laboral con el cartel de Medellín, pero mis hermanos sí. Por esa razón Pablo Escobar los asesinó. Eso fue en el ‘87. A Sotelo lo desapareció y a Oscar lo colgó de un puente”. “Entonces me llegó la noticia de que Pablo iría por mí para asesinarme. Ahí decidí refugiarme en Cali, donde hice amistad con los Rodríguez Orejuela, con los que trabajé como proveedor de cocaína y con los que combatí a Escobar”, reconoció.

Luego de que la Policía y el Ejército de Colombia abatieron a Escobar, los líderes de Cali se reunieron con la viuda para exigirle que se hiciera cargo de los gastos de la guerra entre los cárteles. Era eso o acabar con su vida y la de sus hijos.

(Le puede interesar: ::“Nunca hicimos negocios con José Bayron Piedrahíta”: hijo de Pablo Escobar::)

Isabel Santos y Sebastián Marroquín se refugiaron en Buenos Aires. Empezaron una vida casi desde cero. Nunca estuvo del todo claro si el gobierno de Colombia les dio plata o se instalaron en la Argentina con ahorros. Eso les costó una primera causa por lavado de activos y varios meses en prisión a finales de los años noventa, pero la fiscalía luego retiró los cargos.

El tiempo pasó, los enemigos firmaron la paz y se hicieron socios: como la viuda y el hijo de Escobar lo contactaron con Mateo Corvo Dolcet, Piedrahita prometió pagarles una comisión del 4,5% de las inversiones que hiciera en los negocios del argentino.

(Le puede interesar:  ::José Bayron Piedrahita aceptó que sobornó a un agente federal hasta con prostitutas::)

El narcotraficante invirtió desde 2008 en “Pilar Bicentenario”, un proyecto de cocheras vip frente a una estación ferroviaria, encabezado por Mateo Corvo Dolcet, y en el bar “Café de los Angelitos”, a cargo de Pedro Antonio Ruiz. Piedrahita también declaró que se quedó con casas y autos de Serna porque, siempre según su versión, en realidad eran de Carlos Mario Aguilar, exjefe de la Oficina de Envigado, brazo armado del cártel de Medellín, que usaba al exjugador como testaferro.

Serna fue el más intentó trabar la investigación. Solicitó el sobreseimiento por prescripción del delito, la anulación del acuerdo de colaboración de Piedrahita con la fiscalía antidrogas y el derecho a réplica ante la acusación del narco. El juez no hizo lugar a esos planteos porque ya había tenido la oportunidad de defenderse.

El juicio se realizará el próximo año. Piedrahita, con cuentas pendientes en Colombia, llegará en libertad al proceso en la Argentina, donde el tribunal solo deberá homologar el acuerdo con la fiscalía. En cambio, la viuda y el hijo de Escobar y sus cómplices argentinos podrían ser condenados a pasar varios años en prisión.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE