Connect with us

Nacionales

Se incrementaron los asesinatos en Suroeste y Nordeste antioqueños

Las autoridades incrementaron los operativos en los puntos más críticos de Antioquia, esperando reducir los asesinatos. FOTO ARCHIVO

NELSON MATTA COLORADO |

A pesar del encierro obligatorio y las restricciones a la movilidad provocadas por la cuarentena, en dos subregiones de Antioquia se incrementaron los homicidios con relación al mismo periodo de tiempo de 2019, cuando no había pandemia.

Se trata del Suroeste y el Nordeste, donde la mayoría de crímenes están relacionados con las operaciones del crimen organizado, el narcotráfico y la minería ilegal.

TOMADO DE: elcolombiano.comCoronavirus

Según el informe presentado por la Gobernación, después de un consejo de seguridad realizado este miércoles, entre el primero de enero y el 31 de mayo, el Suroeste registró 132 homicidios frente a 91 del año pasado; y el Nordeste, 64 frente a 59.

“El tema al que tenemos que ponerle un énfasis muy especial y voltearlo como lo hicimos con el Bajo Cauca, es el Suroeste. La única subregión que ha crecido (en asesinatos) es el Suroeste y eso no puede ser, que crezca en medio de un control de movilidad tan fuerte como obliga la cuarentena”, comentó el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria.

Fuentes judiciales explicaron que en el Suroeste hay una disputa entre bandas delincuenciales, en varios municipios como Ciudad Bolívar, Salgar y Andes. Pelean los territorios y rutas para la venta de estupefacientes. Entre los contendores están el frente Suroeste del cartel criminal Clan del Golfo y combos locales que se oponen a su penetración en el área.

En los pueblos más alejados de la subregión, como Urrao, la presencia de la guerrilla del Eln es uno de los principales factores de inseguridad.

Puede leer: Sicarios del Suroeste adquieren armas traumáticas adaptadas para matar.

En cuanto al Nordeste, los actores criminales son el frente Jorge Iván Arboleda del Clan del Golfo y una disidencia suya, que se volvió enemiga, autodenominada “Libertadores del Nordeste”. También se disputan el territorio para las rentas ilegales, especialmente en Segovia.

En localidades vecinas, como Amalfi y Anorí, se suman otras organizaciones clandestinas: el Eln y las disidencias de las Farc, interesadas en los corredores de movilidad para sus fines ilícitos. La situación se complica por la presencia, en las áreas urbanas, de redes de traficantes que trabajan para las bandas de Bello y Medellín.

A pesar de este panorama, en las otras siete subregiones antioqueñas se observan reducciones en las muertes violentas. “La tendencia en el departamento continúa a la baja. En lo corrido del año, la disminución de este delito es del 22,2 %, equivalente a 797 homicidios menos con relación a los cinco primeros meses del año anterior, cuando se presentaron 1.025 muertes, es decir, una diferencia de 228 casos”, informó la Gobernación.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE