Connect with us

Nacionales

Tres claves que debe saber del metro de la 80 en su mes crucial

El intercambio vial de la Avenida 80 con la calle Colombia se construye desde 2019 y será integrado al costo final de la obra. FOTO MANUEL SALDARRIAGA

POR JUAN DIEGO ORTIZ JIMÉNEZ

Luego de superar una parálisis de tres años por litigios con el contratista (entre 1989 y 1992), las obras de la Línea A del metro se reanudaron y el mensaje en la ciudad fue uno solo: “Para el metro solo nos faltan centímetros”.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Visionarios | El Colombiano

Bien podría aplicarse ahora la frase para la línea del sistema masivo que rodará por la 80, luego de que el miércoles pasado logrará el Preconpes, paso previo para ser declarado de importancia estratégica y poder recibir los recursos del Gobierno Nacional.

A continuación le contamos las tres claves que debe saber sobre lo que le falta al proyecto para lograr su cierre financiero, de dónde saldrá la plata y cómo se ejecutará.

Un RESTO DE mes QUE SERÁ a la carrera
El Consejo Nacional de Política, Económica y Social realizó el pasado miércoles el Preconpes, paso previo para otorgar la importancia estratégica del metro ligero de la avenida 80.

Dicho comité se reunirá en pleno el próximo miércoles 16 de septiembre para votar el borrador o documento de discusión y adaptarlo.

De ser aprobado, seguirá la solicitud al Departamento Nacional de Planeación (DNP) para que emita un concepto previo favorable. Con la expedición de ese concepto, la alcaldía someterá a discusión del Concejo de Medellín la aprobación de las vigencias futuras que debe apropiar el Municipio por $1,062 billones.

Según Sergio López, asesor del despacho del alcalde y gerente del Metro de la 80, el trámite ante el DNP es protocolario, por lo que la administración espera radicar el proyecto de acuerdo el mismo 17 de septiembre en el Concejo para que empiece la discusión.

“Estas sesiones las hemos llamado de forma particular con mensaje casi de urgencia sobre este tema”, dijo el lunes el alcalde Daniel Quintero durante la instalación de extras.

Una vez sea aprobado el proyecto de acuerdo, y con la lista de chequeo lista (avales técnico y fiscal, documento Conpes y aprobación de vigencias futuras municipales), el tramité regresará al Ministerio de Hacienda para que el Confis (Consejo Superior de Política Fiscal) le da la bendición al convenio de cofinanciación.

Solo quedaría pendiente la firma protocolaria del alcalde y del presidente Iván Duque.

¿Cuándo se darían todos estos pasos? “Dependiendo de cómo nos vaya en el Concejo. Si se aprueba (el proyecto de acuerdo) en una semana, máximo en 15 días después del Conpes tenemos convenio de cofinanciación. Le vamos a hacer mucha fuerza para tenerlo antes de que termine este mes”, respondió López.

Así será la estructuración financiera
El costo del proyecto asciende a $3,54 billones, de los cuales la Nación aportará $2,47 billones (70 %) y el Municipio el restante $1,062 billones.

Este año Medellín debe consignar la “cuota inicial” de lo que le corresponde, un giro por $110.466 millones que se entregarán una vez se firme el convenio de cofinanciación.

A partir de 2021, el Municipio deberá apropiar $52.603 millones anuales hasta 2034, salvo en 2022 cuando entregará $268.129 millones.

Los dos intercambios viales que se ejecutarán (en las calles Colombia y San Juan) fueron asumidos como aporte en especie por $220.000 millones.

Las vigencias de la Nación, por su parte, se darán entre 2024 y 2029, con seis cuotas de $413.170 millones.

Después de suscrito el convenio de cofinanciación, explicó López, se hace la estructuración técnica, legal y financiera para estructurar el crédito y poder armar los términos de la licitación. El Capex del proyecto (inversión requerida para la construcción del proyecto en su totalidad) es de $2,75 billones, pero se debe bancarizar para traer las vigencias futuras a valor presente y poder ejecutar la obra.

“Ese crédito se respalda con las vigencias de la Nación y del Municipio. El cronograma de la plata no afecta el cronograma de ejecución. La estructuración del crédito se hace con la banca multilateral, en la mayoría de los casos, o con otro tipo de figuras como emisión de bonos, crédito público o banca nacional”, acotó.

Añadió que esa estructuración garantiza que cuando el proyecto salga a licitación pública —prevista para el primer trimestre de 2021— ya la plata esté disponible para arrancar.

El proyecto está en fase dos de diseños y dentro de la licitación se empaquetarán los diseños fase tres para evitar incompatibilidades a la hora de la ejecución en el corredor vial.

En el norte se CONSTRUIRÁ el patio taller
Esta es la obra de movilidad más grande en el Valle de Aburrá después del metro con 13,5 kilómetros de longitud (la Línea A mide 28,5 kilómetros).

Arrancando desde el norte, el trazado pasará por la transversal 73, luego por la calle 65 hasta la Facultad de Minas, donde tomará la 80 hasta la Aguacatala.

Será una línea con doble vía en todo su recorrido entre cabeceras de estaciones terminales, en la que está prevista un total de 17 paradas, de las cuales cuatro de ellas, serán estaciones de integración con el sistema metro en Aguacatala, Floresta y Caribe y con la línea 1 de metroplús en la estación La Palma, en la calle 30. Los 20 trenes que entrarán en operación serán eléctricos, según Mintransporte.

Su implantación en todo el recorrido será a nivel, a excepción del tramo inicial entre la 65 y la Autopista Norte que será elevado y de la parada Robledo que será soterrada. Las estaciones podrán ser centradas (isla) o laterales. El sistema completo tendría una capacidad máxima teórica de 14.000 pasajeros hora/sentido, es decir, movería 179.400 usuarios diarios.

¿Cómo será la reconfiguración de la sección vial? Los andenes, respondió López, serán recompuestos, habrá cicloinfraestructura completa a la par del sistema, dos carriles vehiculares por sentido y el carril central para el metro ligero.

Los recursos garantizan la ejecución de la línea completa entre Caribe y Aguacatala, sin embargo, el primer tramo en terminarse será entre Caribe y Floresta, no solo porque es el más complejo en términos técnicos, sino porque tendrá el patio taller que será el corazón del sistema.

“La ejecución será en paralelo en todos los tramos, pero nos concentramos en la parte uno. Se calcula que empiece en 2021 y vaya hasta 2025. En esta administración se entregaría entre 40% y 50 % de la totalidad del proyecto”, prometió López.

Cabe apuntar que este proyecto de infraestructura deberá cumplir las disposiciones de la Política Pública de Protección a Moradores (acuerdo municipal 145 de 2019), la cual determina que el reasentamiento de los propietarios de predios que requieran las obras debe adelantarse antes de la ejecución .

CONTEXTO DE LA NOTICIA
INFORME
PRIMEROS ESTUDIOS FUERON HACE 10 AÑOS
· Entre 2010 y 2011 se realizaron los estudios y diseño de los corredores de la 80 y Ayacucho. La alcaldía de Alonso Salazar decidió priorizar el tranvía de Ayacucho.

· Después de hacer un estudio de detalle de diversas tecnologías de transporte como BRT (buses articulados), monorriel y tranvía, se concluyó en 2016 que la más adecuada era la última. Como tendrá una sección vial exclusiva, técnicamente se considera un metro ligero.

· En mayo de 2019, el entonces alcalde Federico Gutiérrez radicó el proyecto para que la Nación lo cofinanciara.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE