RimixRadio, Noticias para latinos
Económicas

Supersociedades ordena la liquidación de Justo & Bueno tras fracaso de fórmulas para salvarlo

Justo & Bueno hizo la solicitud de reorganización en abril pasado. ARCHIVO PARTICULAR

Las tiendas no podrán volver a abrir y será Darío Laguado el encargado de vender los activos de la compañía para pagar las deudas.

La Superintendencia de Sociedades ordenó dar por terminado el proceso de reorganización de Justo & Bueno y enviar a la compañía a liquidación judicial luego del fracaso de las fórmulas para salvar a la compañía.

Según el expediente, hay quejas por el no pago de más de 135.000 millones de pesos en gastos de administración y la SuperSociedades recibió cientos de memoriales: 475 de dueños de locales que piden su devolución y el pago del arriendo, 18 de empresas que le prestaron a Justo & Bueno el servicio de renting de equipos (por ejemplo refrigeradores y congeladores), 25 sobre el no pago de servicios públicos y 112 de empleados que no han recibido su paga.

Todo este panorama “da cuenta del incumplimiento grave de los gastos de administración por la que atraviesa la compañía, la reducción de sus ingresos, el cierre de tiendas (al pasar de tener funcionando 1.118 a 603), este hecho afecta la operación de la compañía y la expectativa de sus ingresos, lo que genera un manto de duda sobre la posibilidad de la atención oportuna de sus gastos de administración y consecuentemente del pago de las acreencias”, señaló el superintendente delegado para los procedimientos de insolvencia, Santiago Londoño.

Londoño admitió que está eligiendo entre el menor de los males, pues en las circunstancias actuales el proceso de reorganización solamente está agravando la situación de los trabajadores y los dueños de los locales y por eso la solución que ‘menos daño causa’ es enviar a la compañía a liquidación.

¿Qué viene para Justo & Bueno tras el inicio de la liquidación?

Las tiendas, que están cerradas en su totalidad desde hace dos días, no podrán volver a abrir sus puertas ya que la compañía no puede seguir operando.

En su lugar, el liquidador, Darío Laguado, tiene la tarea de comenzar el inventario de bienes para ver qué hay, cuánto vale y a quiénes se les puede pagar.

Los arrendadores tienen pendientes varias solicitudes de restitución de los inmuebles, es decir, quieren que les desocupen para volver a arrendar y eso es otro de los ‘chicharrones’ que debe resolver Laguado.

Además, el grueso de los bienes de Justo & Bueno está compuesto por algunos muebles (estanterías) y mercancía que en su mayoría es perecedera.

Según la ley, los primeros en la lista de pagos son los trabajadores, seguidos por el Gobierno (impuestos), y la banca. En último lugar van los acreedores que no tienen prenda sobre sus créditos, por ejemplo, los dueños de los locales o los proveedores.

Related posts

“Después de septiembre no podremos aguantar más”: Zoo de Barranquilla

PaisaEstereo

Fabricato redujo sus ventas 26,4 % en el tercer trimestre

admin

Así serán los alivios en servicios públicos para estratos 3 y 4

admin

Leave a Comment

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE