RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

“Solo pude gritar: ¡avalancha, avalancha!”: el testimonio de sobreviviente de tragedia de Abriaquí

La creciente de la quebrada El Porvenir se llevó consigo parte de las instalaciones de la mina. Sus trabajadores estaban culminando las labores diarias para salir hacia sus hogares cuando ocurrió la tragedia. FOTO MANUEL SALDARRIAGA

POR CRISTIAN ÁLVAREZ BALBÍN Y MANUEL SALDARRIAGA

Dos sobrevivientes de la tragedia en Abriaquí cuentan cómo lograron salir del campamento minero.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Wikipedia, la enciclopedia libre

Para Hernán Darío Carvajal Urrego, los minutos que vivió la noche del pasado miércoles, justo después de comer, fueron los peores que haya tenido en su vida. Nada volverá a ser igual. Recuerda que vio una ola de más de cuatro metros que arrastró a sus compañeros en el campamento minero de la vereda La Antigua, en Abriaquí. “La corriente se los llevó porque no hubo tiempo de nada”, cuenta.

La tregua que dio la naturaleza ayer trajo nuevas esperanzas a los rescatistas y habitantes del sector que siguen en la búsqueda del último desaparecido que dejó la emergencia. Por lo pronto, la cifra de muertos llegó a 13.

En la tarde la tregua dada por la madre naturaleza terminó. Los gruesos chubascos volvieron a hacer sonar la tejas en Frontino y Abriaquí y preocuparon a todos, pues ya se contabilizan 30 derrumbes en la zona, 10 de ellos en jurisdicción de la vereda La Antigua. Sin embargo, las labores de búsqueda de Jesús Cruz, el último minero que falta por encontrar, se mantendrán en el lecho de la enfurecida quebrada.

Mientras tanto, los recuerdos afloran en los sobrevivientes de la tragedia. Dos de ellos le contaron a EL COLOMBIANO cómo fue esa horrible noche que tuvieron que padecer.

“Era mi primer día de trabajo en la mina”

Paola Andrea Caro es una joven de 31 años, madre de una niña de 11 que, buscando mejores oportunidades económicas para ella y su familia, había comenzado a laborar en la mañana del día de la emergencia. Hoy aparte de sus varios tatuajes tiene en su cuerpo las marcas y cortes que le dejó la tragedia. Milagrosamente salió ilesa.

“Era mi primer día. Yo estaba conociendo a los compañeros. Recuerdo que después de las 3:00 p.m. comenzó a caer una lluvia que se fue volviendo más dura”, agregó.

Paola recuerda que hubo un momento en el que la quebrada comenzó a comportarse “rara”, es decir, que aumentaba y disminuía su caudal en intervalos de tiempo muy cortos, por lo que varios mineros se retiraron de la zona.

“Me quedé y más o menos a las 6:00 p.m., comenzamos a servir la comida. Un rato después yo estaba lavando platos cuando la auxiliar contable comenzó a gritar y cuando voltié a mirar ya venía una avalancha de pantano, piedras, palos y de un montón de cosas”.

Ella no sabe muy bien cómo en esos pocos segundos en que sucedió todo, el personal de la mina huyó de la corriente pero solo ella y otro obrero pudieron hacerlo hacia un costado de la edificación, lo que a la postre les salvó la vida, pues pese a quedar atrapados por palos, rocas y tejas de zinc, la fuerza del agua, que fue capaz de llevarse el enclave y varios equipos de varias toneladas de peso, no llegó hasta su posición.

“Don Hernán y yo quedamos aprisionados contra la montaña por los escombros. Él oraba mucho, luego de un rato comenzamos a relajar el cuerpo para desaprisionarnos. Yo le grité a él que por favor me ayudara que no me fuera a dejar ahí. Él como pudo me ayudó a salir e intentamos refugiarnos en una parte de la montaña pero esta comenzó a desmoronarse también, así que nos tocó movernos porque podíamos quedar ahí sí sepultados”.

Mientras continúa su relato, Paola se sumerge en una tristeza profunda para mencionar cómo, en medio de la oscuridad, ella y su compañero comenzaron a caminar sobre lo que segundos antes era El Porvenir.

Aún aturdidos comprendieron la magnitud de lo que había acabado de suceder.

“Empezamos a movernos y a buscar a quién más ayudar. Vimos a la compañera Erika y cómo su pierna estaba casi amputada. Los que estábamos ahí sabíamos que ella no iba a sobrevivir porque perdió mucha sangre durante las cuatro horas que demoramos en sacarla. En cambio Fátima murió instantáneamente. Increíble que tantos compañeros se fueran en cuestión de minutos”.

“Me voltié y vi una ola de cuatro metros”

Hernán Darío Carvajal desde hacía tres meses era el encargado de vigilar las motobombas de El Porvenir y el jueves en la noche fue el hombre que le salvó la vida a Paola.

Pese a su hablar pausado y a su “pinta”, que aparte de darle el apodo de “El Peludo” le otorga un aura de apóstol renacentista, se le nota la tristeza. Al igual que su compañera y muchos otros mineros, Carvajal llegó a El Porvenir buscando estabilidad económica.

Hernán recordó que para ese día tenía un presentimiento de que algo iba a pasar, basado en la observación que hacía de la inconstancia del cauce de la quebrada. Su vaticinio se cumplió al atardecer, justo a la hora en que los mineros cambiaban de turno o se alimentaban.

“De un momento a otro sentí como las piedras chocaban unas con otras arrastradas por el agua y cuando voltié a mirar vi como una ola de cuatro a cinco metros. Ahí fue cuando salí a gritarles a los compañeros ‘¡Avalancha, avalancha!’, pero ahí se me vino el techo encima y no pude hacer más nada”.

Al sentirse aprisionado Hernán solo atinó a encomendarse a Dios y a pedirle fuerza para salir de su encierro. Hoy contando la historia sabe que sus oraciones fueron escuchadas pues gracias a una fuerza sobrehumana pudo liberarse de los palos que lo apretaban, mover la sección del techo que se le vino encima y además salvar a Paola. Lo que si no pudo lograr, y esa es la tristeza que hoy lo embarga, es que no pudo hacer nada por un compañero y esa imagen siente que lo va a perseguir toda su vida.

Cuenta que llegó hasta donde estaba el compañero, que no se cansaba de decirle que solo lo aprisionaba un palo, pero resultó que tenía un bloque de escombros muy grande encima. Entre ambos lograron quitarlos pero cuando iban a terminar la maniobra, sobre el hombre cayó otro palo más pesado.

“Él perdió toda la esperanza, solo me alcanzó a decir, ‘Hernán, ya hiciste todo lo que podías hacer por mí. Gracias y ahora por favor retírate’. Luego sacó una navaja y se la clavó en el cuello. Yo solo pude encomendarle su alma a Dios”, relata con la voz quebrada por el llanto y el dolor de una escena tan desgarradora.

En medio de la situación, Paola y Hernán siguieron ayudando a sus compañeros hasta que las heridas, el frío y el miedo se los permitieron. Por caminos separados ambos tuvieron que bajar a oscuras, durante ocho horas, los tres kilómetros que separaban la mina y una casona a donde llegaban los heridos. Durante el descenso, el miedo a una otra creciente nunca desapareció y cada tanto miraban atrás.

En la casa de una vecina recibieron ayuda y una aguapanela que les devolvió el calor que el frío de la muerte por poco les arrebata: “después de esta experiencia me siento agradecido con Dios. Es como volver a vivir, le agradezco por ese valor que me dio. Dios existe, así no lo veamos”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
“TENEMOS TODOS LOS PERMISOS AL DÍA”: MINA

De acuerdo con Leonardo Méndez, representante legal de R y C Gold, empresa que explota El Porvenir, la mina tiene más de 50 años de historia en los que ha pasado por varias manos y empresas hasta que en 2010 R y C se hizo con los títulos mineros para su explotación. Según le contó Méndez a este diario, por asuntos internos la mina paró su actividad entre 2015 y 2020. Con su reapertura, dio trabajo directo a 65 personas e indirecto a otras 40, en su mayoría de Abriaquí y Frontino, mientras que las demás eran de otros municipios e incluso de otros departamentos. Estas laboraban 16 horas entre las 7 a.m., y las 9 p.m. “Tenemos póliza minera y ambiental, así como planes de obras. Antes del evento estábamos invirtiendo en maquinaria, en obras civiles y de infraestructura”, explicó sin atreverse a comentar cuál será el futuro de la mina. En la visita a la zona, EL COLOMBIANO constató que la mina se encontraba muy cerca del afluente, además, un minero le indicó a este diario que para él la ubicación del yacimiento de oro se hallaba en zona de alto riesgo. Esto mismo fue indicado por el sobreviviente Carvajal.

Sin embargo, de acuerdo con Méndez, El Porvenir cuenta con permisos otorgados por Corpourabá, así como otros expedidos por la Secretaría de Minas de Antioquia que desmienten lo dicho por los mineros.

“El evento fue un caso fortuito. Nosotros hacíamos monitoreo de la quebrada cada mes. Lo más trágico es que el día anterior habíamos hecho una extracción de troncos y escombros que estaban en el lecho”, explicó Méndez.

Y aunque el representante legal admitió que antes ya se habían presentado desvíos leves en el cauce de la quebrada y que en 1998 había ocurrido una avenida torrencial, mucho más pequeña que la de hace tres días, señaló que tampoco habían recibido por parte de autoridad alguna una alerta sobre riesgos.

Related posts

Bebé de pocas horas de nacida fue robada por desconocida en hospital de Buenaventura

PaisaEstereo

Este es el rostro de alias ‘Manolo’, señalado de abuso sexual de 15 niños en jardín infantil

admin

Piden a Aerocivil y Migración información sobre protocolos de bioseguridad

PaisaEstereo

Leave a Comment

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE