Connect with us

Nacionales

Que no lo «expriman» en el teletrabajo. El derecho a desconectarse se abre espacio

ILUSTRACIÓN SSTOCK

POR JUAN FELIPE ZULETA VALENCIA |

Para salir de dudas, Silvia María Molina, decidió desde hace varios días contar minuciosamente el tiempo real destinado a sus labores como ingeniera de una agencia contratista con entidades públicas, como la Gobernación de Antioquia.

Las dudas surgieron entre las conversaciones en un grupo de amigos por Whatsapp, en las que compartían experiencias de teletrabajo en estos dos últimos meses y en las que coincidía la percepción de estar trabajando más, incluso de sentir mayor agotamiento.

TOMADO DE: elcolombiano.comPistas para un regreso a clases seguro, en agosto

Al final del ejercicio resultó que, efectivamente, las tareas laborales estaban demandando aproximadamente 10 horas diarias, sumando actividades mínimas y fraccionadas, incluso, en días de descanso, las cuales, precisamente por no considerarlas de alta complejidad, (organizar información en plataformas de trabajo compartidas, contactar a alguien, resolver dudas), sentía el deber de hacerlas inmediatamente.

El caso de Silvia ha sido el factor común en medio del reciente auge del homeoffice. Según datos de NordVPN, un proveedor de servicios de red, en España, Francia, Canadá, Reino Unido y Estados Unidos la jornada laboral aumentó en un 40%.

En Colombia, hace dos semanas, el ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, informó sobre cientos de denuncias llegadas al Ministerio sobre presuntas sobrecargas de trabajo.

De ahí que tuviera tanto eco el proyecto de ley del representante Rodrigo Rojas, radicado el martes y el cual busca garantizar el derecho a la desconexión laboral y “evitar la transgresión de los límites entre el ámbito laboral y los espacios de descanso”.

Sí, toma relieve con la situación actual, pero es un proyecto que veníamos pensando hace tiempo y con el que buscamos que se resalten los límites entre la actividad laboral y el tiempo para la vida familiar”, dice el representante.

De superar esta iniciativa los cuatro debates, los empleados tendrán derecho a no responder correos, whatsapp, atender reuniones ni llamadas fuera del horario laboral, sin recibir amonestación alguna. De hacerlo voluntariamente, la empresa deberá reconocerle pago de horas extras.

Al respecto ya existe jurisprudencia, toda vez que la Corte Suprema falló en 2017 a favor de un grupo de empleados para garantizar el reconocimiento de horas extras y recargos tras demostrar que fueron sometidos a subordinación, de forma sistemática, en horarios extralaborales para atender correos electrónicos.

Por su parte, la Corte Constitucional, mediante la sentencia T-574 de 2017, determinó que emplear herramientas tecnológicas –como Whatsapp–, fuera del horario contractual, para tratar asuntos laborales, no solo debe acarrear pago de horas extras sino que podría llegar a tipificarse como acoso laboral si se logra demostrar que de ello se derivaron estados de angustia, estrés o intimidación.

Para Luis Alberto Torres, quien dirige el Observatorio del trabajo y Seguridad social de la Universidad Libre, es necesario legislar sobre el tema en el país, por una razón elemental, según explica, y es que sin esta todo queda a interpretación particular, como aquellos jefes que imparten tareas sin restricción horaria a través de los chats en los que están sus subalternos, y no lo considera una falla.

Resacas del teletrabajo

Aunque para Silvia es importante la remuneración de ese tiempo adicional lo que más le preocupa es que una vez se retorne a la labor presencial se establezcan responsabilidades implícitas para el empleado, como que deba brindar el mismo tiempo de disponibilidad que tuvo durante el teletrabajo, lo cual podría socavar aún más el bienestar del trabajador en el país si se tienen en cuenta indicadores como los de la OIT, que señalan que uno de cada cinco empleados en Colombia padece estrés, fatiga y síndrome de bournet (agotamiento físico, mental y emocional crónico).

Queda además la posibilidad de que en vista de los buenos resultados del homeoffice, (aumento del 39 % de productividad según cifras de Bloomberg), esta modalidad sea definitiva para muchas empresas, y con ello, habría que redefinir reglas de juego, según expresa la especialista en Recursos Humanos de TyTalent, Astrid Carvajal. “Uno de los aspectos a fortalecer en esta modalidad es mantener la vigencia y cercanía de herramientas como los comités de convivencia, porque como físicamente estamos disgregados tendemos a no recurrir a estos recursos cuando se presenta un problema de índole laboral”.

Así pues, queda trazado el camino para que una parte importante en la dinámica laboral de estos tiempos cambie drásticamente, y que en adelante el empleado tenga el respaldo para quitar la mirada del celular sin temer consecuencias en su trabajo.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Conforme explica Lina Castaño Zea, abogada especialista en derecho laboral y de la seguridad social, en Colombia existe la figura del cargo de confianza y manejo, que configura que el empleado acepta una disponibilidad sin restricción horaria. El proyecto de ley mencionado no aplicaría entonces sobre esta figura. Recalca que con el auge del teletrabajo es pertinente resaltar deberes mutuos. Cuenta, por ejemplo, que entre las empresas que asesora se han presentado reiterados casos de ausencias del puesto de trabajo, es decir, salir de la casa sin pedir autorización, lo cual podría desencadenar eventualidades graves para empresa y empleado como accidentes en horario laboral.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE