Connect with us

Negocios

Pistas de cómo sería el agro postpandemia

El campo Colombiano, según el Dane, tiene hasta 80 % de informalidad laboral. Mientras que el promedio a nivel nacional es del 48 %. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

POR SERGIO RODRÍGUEZ SARMIENTO

Asegurar la demanda de alimentos de primera necesidad es uno de los puntos más importantes sobre los que trabajan varios organismos multilaterales.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano

El Banco Mundial (BM), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han dado a conocer una serie de recomendaciones para tener en cuenta en políticas públicas que garanticen las oportunidades de trabajo para los productores del campo.

Y si bien esa es la urgencia, el reto más grande que plantean esos organismos, y gremios, es imaginar el cambio que experimentará esa industria y el segundo aire que podría tomar la producción de alimentos, una vez el virus sea controlado.

Cambiar los modelos de negocio significativamente debe ser prioridad para gobiernos y productores. Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), afirmó que es momento de que los productores tengan la posibilidad de eliminar intermediarios y de esta manera conectar, de primera mano, la demanda con el consumo. Los canales digitales serán muy útiles.

“Desde ya se tiene que mirar cuál es la mejor manera de llegar a canales de distribución sin pasar por intermediarios. Para ver cómo el productor puede eliminar un intermediario se necesitará más asociatividad. No depender de las mayoristas será fundamental en la pospandemia”, le dijo Bedoya a EL COLOMBIANO.

No cabe duda de que el consumo de alimentos se transformará cuando termine la crisis. El auge de los domicilios y las restricciones o miedos por visitar sitios concurridos serán razones del cambio.

El pasado viernes el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, aseguró que los colombianos están demandando más huevos de lo normal por ser la proteína más económica, lo que está elevando su precio, fenómeno que empieza a generar que otros alimentos, como el pollo, ahora sean “indispensables” dentro de la canasta básica.

Movimiento de precios
Oviedo explicó que en vista de que los pequeños asaderos de pollo no funcionan hay una sobre oferta de ese alimento en supermercados con precios competitivos, frente a los 350 o 500 pesos que puede valer un huevo. En este punto es en donde Bedoya explica que es necesaria una mayor especialización de los productores del campo: que sepan cómo leer esos movimientos del consumo pues será importante para que se concentren en saber alimentos pueden ser más demandados por los colombianos en las próximas semanas de cuarentena.

En ese sentido, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) estudió el cambio en el comportamiento de las exportaciones y encontró que la agroindustria descendería 5 % a cierre de año en ventas internacionales, lo que comprende una caída del 2,4 % en volúmen y 2,5 % en precios (ver Paréntesis).

“Es muy posible que, así como va a ocurrir con industrias como la de la salud, la de alimentos empiece a cerrar sus envíos al extranjero para atender las necesidades que existan de puertas para adentro. De ahí que sea tarea para el segmento entender más los gustos o necesidades de los colombianos. Se requerirá gestión gubernamental para mantener el comercio abierto”, explicó Raúl Ávila, profesor de Economía en la Universidad Nacional.

Gestiones que según datos de la FAO ya superan las 10.000 al rededor del mundo, junto con otros 2.000 marcos normativos en 100 países. El organismo insiste en que hay que darle la tranquilidad a los productores del campo de que, con la venta de sus bienes, tendrán el capital suficiente para subsistir y seguir trabajando.

“No hay una solución única, pero existen numerosas iniciativas para inspirar políticas adaptables que pueden acelerarse y ponerse en práctica para ayudar a la gente”, dijo el economista jefe de la FAO, Máximo Torero.

Mejorar las oportunidades de la agricultura urge por dos cosas: primero porque la relevancia que se le vuelve a dar al agro ayudaría a reducir significativamente el 80 % de informalidad laboral que hay en ese sector, según reportes conjuntos del Dane y la SAC. Y en segundo lugar porque 135 millones de personas en el mundo, según la FAO, sufren del golpe de la hambruna y requieren, más que nunca, de alimentos .

CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARÉNTESIS

MOMENTO DE LA TECNIFICACIÓN

En agosto del año pasado, cuando Alicia Arango aún era ministra de Trabajo, aseguró en entrevista con EL COLOMBIANO que se necesitaba mejorar la mano de obra del campo, y empezar a tener perfiles más especializados, así como trabajadores más jóvenes. Bajo ese contexto, y según Bedoya, la coyuntura podría acelerar parte de algunas de las necesidades del segmento en mano de obra, pero se necesitará de inversión en educación y más dinero para automatizar algunos procesos, teniendo en cuenta que es un plan más integral y que igual necesitará de mano de obra tradicional.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE