Connect with us

Entretenimiento

Lo que se sabe de los primeros autocinemas en Antioquia

ILUSTRACIÓN SSTOCK

Ver películas en un carro convertible, en un amplio espacio a cielo abierto y acompañado por la pareja, en una situación bastante romántica, es una escena recurrente que el mismo cine ha vendido a través de los años.

Esa imagen de los amplios vehículos descapotables, con las luces apagadas, perfectamente alineados frente a una pantalla gigante fue real en varias ciudades del mundo (Ver Paréntesis)

TOMADO DE: elcolombiano.comGuillermo Zuluaga renunció a ser director de la Fiesta del Libro

En cuestión de un mes esas secuencias, obvio ya sin los carros convertibles de la época, se vivirán en el Valle de Aburrá y el Oriente cercano, gracias a la ejecución de tres proyectos que pretenden no solo que la industria de la exhibición cinematográfica y el entretenimiento se reanuden, sino revivir la experiencia de los autocinemas.

Juan Carlos Mayungo, director administrativo y financiero de Cinemas Procinal, empresa que opera complejos como Mayorca, Aves María, La Central y Puerta del Norte, contó que actualmente adelantan los protocolos ordenados por el Ministerio de Salud y las medidas dictadas por el Invima para la operación y están a la espera de una última certificación en este proceso.

El proyecto estará ubicado en Sabaneta, Sur del Valle de Aburrá, y tendrá un aforo de 50 vehículos y dos funciones diarias, a las 7:00 y 9:00 de la noche.

“Es un modelo temporal, no es definitivo, es una respuesta frente a lo que está ocurriendo en la industria del entretenimiento. No serán películas de estreno, empezando porque ese tema está paralizado, no hay cintas nuevas, así que estamos diseñando un catálogo con varias opciones, pensando en que sea temático, por ejemplo, jueves de terror o viernes de comedias”, apunta Mayungo.

Cómo funciona

Lo primero es que habrá cero contacto entre la empresa operadora, este caso Procinal, y los espectadores. Las compras todas serán online, tanto boletas como los productos de la confitería. Además de un estricto protocolo de bioseguridad, que incluye la desinfección de los automotores.

La idea es que por vehículo ingresan dos personas y se haría un cobro por persona adicional. Estas no podrán bajarse del automotor durante la función.

La pantalla, al aire libre, mide 14 metros de ancho, y la exhibición se realiza con un proyector profesional, certificado, como los de las salas de cine. El tamaño del telón y la distribución de los autos, que se montan en una especie de rampa, permite una buena visualización desde diferentes lugares.

Mayungo recalca que para este tipo de operaciones se requiere estar inscrito como exhibidor, tener los registros y derechos cinematográficos y de exhibición. “No se trata de poner un video beam y ya”.

El sonido, la parte más compleja del funcionamiento, se realizará a través de una frecuencia de radio en FM, en banda corta, lo que indica que los espectadores, una vez en el sitio, sintonizan desde el carro una determinada emisora, exclusiva para ellos, y tienen acceso al audio.

La otra semana comenzarán pruebas y están atentos a las normativas del Gobierno acerca de la extensión de la cuarentena, para anunciar la fecha en la que comenzará a operar.

Otras dos ideas

Wilson Arango, vocero de Autocinema Belisario, el otro proyecto que se gesta en la región, anota que más que un momento cinematográfico, lo que buscan es entregar una experiencia global, que enmarque conceptos como la gastronomía o el entretenimiento. “Que la pantalla sea un excusa”, dice Arango.

Esta propuesta estará ubicada en Llanogrande, en Zona E, en un espacio para 20 carros, con dos funciones diarias, también a las 7:00 y 9:00 de la noche. La idea es que ingresen por auto máximo dos adultos y dos niños. Entre las novedades que ofrece está una variedad de platos, que van desde hamburguesas hasta sushi. “Estamos preparados para cuando el Gobierno autorice, estamos muy optimistas”, recalca el vocero.

Un tercer proyecto es liderado por la empresa Cine sobre Ruedas que operará en cinco países. En Colombia planean funcionar en Bogotá, Bucaramanga, Cúcuta, Cali y Medellín. “Exhibiremos películas de cartelera con los elementos que hacen parte de la experiencia del cine, como los alimentos y las bebidas, los cuales se entregarán bajo los más estrictos parámetros de bioseguridad”, se lee en el comunicado.

En Bogotá se gesta un autocinema que se abrirá en el parqueadero del centro comercial Megaoulet, que lidera la idea, en la Autopista Norte con calle 197.

¿Y alcanzo a ver?

El docente investigador y cinéfilo Jerónimo Rivera tuvo la oportunidad de asistir a un autocinena hace 4 años en Sacramento, California, y califica la experiencia como entretenida y positiva. Recuerda que era un lote muy grandes en el que cabían muchos carros y había varias pantallas gigantes. “Aunque la mayoría de la personas estaban en sus carros, otros llevaron sillas y vieron la función al aire libre”. Esto no sevpodrá hacer en Colombia por las condicines de bioseguridad.

Considera que esta experiencia puede funcionar muy bien en esta temporada, y que ojalá se mantenga en el tiempo y vivir una experiencia nueva.

Por su parte, Verónica Heredia Ruiz, Jefe del Programa Comunicación y Lenguajes Audiovisuales de la Universidad de Medellín, opina que aunque las condiciones de la proyección no son óptimas, “la gente en este momento necesita más que siempre opciones para salir de la rutina que ha implicado esta etapa que estamos viviendo”.

Así que las salas seguirán cerradas por varios meses, pero la magia del cine busca seguir con la emoción, la comedia, el terror y el drama, ya no desde las butacas de los teatros, sino las sillas de los carros. ¿Se le mide?

EN DEFINITIVA

Los autocinemas se convierten en una opción para reactivar de a poco la exhibición de películas, ante el cierre de los teatros. En Medellín se gestan tres proyectos que esperan abrir en junio.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Las primeras referencias de autocinemas en el mundo datan de 1932, en Texas, Estados Unidos, reseña la publicación especializada Atracción360, que dice que el pico más alto de este formato se vivió entre 1960 y 1980 con más de 4.000 sitios en solo EE. UU. En Colombia hay referencias de autocinemas en Cali (el de mayor capacidad) y Bogotá, que dejaron de operar hace más de 15 años.

En Medellín a principios de este siglo operó, durante corto tiempo, uno muy pequeño en el sector de Las Palmas.

Proyectos como los de Procinal, Belisario y Cine sobre ruedas, en Antioquia, también se están instalando en México, Perú y Argentina. En Colombia hay 1.217 salas de cine, que en 2019 recibieron a más de 74 millones de espectadores, que dejaron $660.000 millones de box office.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE