Connect with us

Nacionales

La suerte de los aviones parqueados en Rionegro por la cuarentena

Avianca aprovecha la cuarentena para mejorar los detalles y corregir defectos en el interior de las aeronaves. FOTO CAMILO SUÁREZ

POR DIEGO ZAMBRANO BENAVIDES

En condiciones normales, es decir, sin una pandemia de por medio, una terminal aérea como la del José María Córdova (JMC), en Rionegro, puede registrar poco más de 200 operaciones al día, entre despegues y aterrizajes.

TOMADA DE: https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano

No obstante, luego de la cancelación de vuelos nacionales e internacionales por la covid-19 al menos hasta el 30 de mayo, el aeropuerto no pasa de cinco salidas o llegadas diarias (de carga y muy pocas veces humanitarias).

Ayer, por ejemplo, mientras en Bogotá un par de pilotos pedían pista para despegar hacia o llegar desde Miami (EE.UU), por el JMC no sobrevolaba ninguna aeronave en horas de la tarde, según la página Flighradar, que monitorea en tiempo real el espacio aéreo del mundo.

La actividad central, por decisión de la Cancillería, la concentra El Dorado. A contramano, y de acuerdo a la información de la concesionaria Airplan, en Rionegro hay 47 aeronaves estacionadas. ¿Qué se hace con ellas? ¿Pueden dañarse si permanecen mucho tiempo apagadas?

No son para estar en tierra
“Ver los aviones en tierra da mucha nostalgia. Aunque a algunos pueda parecerles bonito, las aeronaves son bellas en el aire. El impacto en la economía es fuerte”, expresó Fredy Jaramillo, gerente del JMC.

Un 60 % del personal de la terminal trabaja desde casa durante el aislamiento, pero hay operadores y empleados que continúan yendo todos los días para encargarse de la limpieza del edificio, del mantenimiento de la pista y de las aeronaves.

Estas son como el resto de vehículos, subrayó Jaramillo, que requieren inspecciones para tenerlas a punto y que luego puedan volar con normalidad.

Nicolás Takahashi, director de Ingeniería y Mantenimiento de Viva Air, dijo que la compañía sigue un protocolo estricto para cuidar de los ocho Airbus 320 que están parqueados en Rionegro.

La guía de la aerolínea indica que las revisiones y chequeos se deben llevar a cabo cada siete y quince días, de acuerdo al nivel de complejidad, y cada 29 días se hace un vuelo corto, en círculos alrededor del JMC para garantizar que todo funciona correctamente.

Esto último, observó Takahashi, ya se hizo con los ocho aviones que Viva Air tiene en el aeropuerto. Además, agregó, la limpieza se hará cada mes procurando evitar la corrosión y las manchas en la parte externa.

“También ponemos elementos que absorben la humedad para proteger los motores. Y, aunque no es el caso todavía, estamos preparados para saber cómo proceder en caso de que la flota esté quieta tres meses, seis o un año”, manifestó.

José Luis Quiros, vicepresidente Ingeniería y Mantenimiento de Avianca, reveló que la aerolínea tiene 23 aeronaves en el JMC, entre Boeing 787 y Airbus 320, y tres de ellas están en etapa de mantenimiento mayor porque así les correspondía en el calendario. Es decir, no están a la intemperie sino sometidas a profundas revisiones en hangares.

“Con las otras la preservación tiene que ver con tapar o proteger entradas y salidas de motores, sondas, y revisiones periódicas (…) Cada semana se da vuelta a la ruedas para que no se queden planas”, indicó.

Quiros expresó que con las verificaciones que hace Avianca no es necesario hacer vuelos cortos, pues las tareas permiten llegar a ese caso. Solo se harían, dijo, si el periodo de quietud sobrepasa los seis meses.

El tiempo de la cuarentena, agregó, sirvió para revisar los interiores de las aeronaves, para mejorarlos y quitar todos los defectos que puedan encontrar y que es imposible lograr cuando la mayoría de la flota está operando.

El gerente Jaramillo confesó que, una vez pase la contingencia, la recuperación de la actividad aérea va a ser paulatina, pero eso sí, “las cosas no serán como antes”, los ciudadanos tendrán que acostumbrarse a llegar a los aeropuertos con más tiempo, porque la enseñanza que está dejando el virus es que los controles deben ser más estrictos.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

PARÉNTESIS

EL MANTENIMIENTO EN TIERRA

El protocolo es claro, explicó Juan Carlos Perafán, docente de Ingeniería Aeronáutica de UPB. Es una guía que definen los fabricantentes referida “al aparcamiento, amarre, almacenamiento y vuelta al servicio” de una aeronave. El docente señaló que hay unas entradas y salidas, conocidas como puertos estáticos, que se deben tapar cuando un avión va a estar mucho tiempo en tierra. Eso evita, por ejemplo, que los pájaros puedan hacer nido en algunas partes del vehículo aéreo. También se protege la cabina con pantallas antisolares y, subraya Perafán, se recomienda girar las ruedas para que no se dañen por el peso.

Si el avión va a estar quieto por un tiempo mayor a seis meses, el docente agregó que es preferible dejarlo sin combustible y aplicarle líquidos hidráulicos que pueden mantenerlo parqueado, sin riesgos hasta dos años, pero eso es un caso extremo.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE