RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Incendio que consumió 60 hectáreas en la loma del Seminario tuvo mano criminal

Este fue uno de los galones de gasolina encontrado en la zona del incendio. Al menos 60 hectáreas fueron consumidas por las llamas de hasta 12 metros que calcinaron parte de la ladera del Seminario Mayor y del Túnel de Oriente. FOTOS MANUEL SALDARRIAGA

Encontraron bidones de gasolina cerca de una zona de senderismo. Investigan quién originó la emergencia. Ayer había 7 incendios activos en Antioquia.

TOMADO DE: elcolombiano.com

Seis bidones de gasolina fueron encontrados dentro de las 60 hectáreas de bosque consumidas durante dos días y medio en las montañas del Seminario Mayor y del Túnel de Oriente, en Medellín. Este material recolectado por las autoridades, además de testigos que aseguran haber visto a un grupo de hombres con chalecos transitando por la zona antes del desastre, parecen suficientes para decir que tal como ocurrió en 2015 en la misma ladera suroriental, este fue un incendio provocado por manos criminales.

Fuentes consultadas por EL COLOMBIANO señalaron que los bidones utilizados para transportar gasolina estaban ubicados en puntos cercanos a los senderos utilizados por los caminantes para sus recorridos dentro de esta montaña que conecta con Santa Elena. Se desconoce hasta ahora la cantidad de personas que habría provocado la conflagración que afectó la fauna y la flora de esta cordillera.

Los organismos de emergencias, que trabajaron en sofocar las llamas entre el viernes y el domingo, contaron que fue tal la voracidad del fuego que hubo llamaradas de hasta 12 metros de altura, lo que provocaba que las llamas pasaran con rapidez entre las copas de los árboles, los cuales se consumían como si fueran astillas. Las condiciones de la zona —un terreno agreste, de difícil acceso para las unidades en tierra, con sitios rocosos y empinados— dificultaron las tareas de los bomberos.

Incendio que consumió 60 hectáreas en la loma del Seminario tuvo mano criminal
60 hectáreas de bosque se vieron afectados con este incendio en el sector del Seminario Mayor.
3 frentes fueron necesarios trabajar para controlar la emergencia.

Por esta razón se requirió el apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, que utilizó más de 7.000 litros de agua lanzados desde un helicóptero Black Hawk que utilizó el sistema Bambi Bucket para hacer las descargas en los puntos estratégicos, esto con el fin de ganarle la carrera al fuego.

El trabajo de las unidades y la experticia de los equipos que realizaron la atención permitió el domingo, después de 56 horas, controlar los tres frentes que permanecían activos. Sin embargo, ayer a las 11:55 a.m. el Dagrd reportó que se había reactivado uno de los focos y que el cuerpo oficial de bomberos trabajaba desde temprano para que no se extendiera de nuevo.

La zona, detallaron las autoridades, seguirá bajo monitoreo constante porque las altas temperaturas mantienen latente la posibilidad de que el fuego se reviva.

Lo que relataron algunos testigos, que realizan recorridos habituales por este sector como parte de su actividad deportiva, fue que las primeras llamas que se reportaron el viernes comenzaron después de ver circular hombres por el sector, aunque no especificaron su cantidad ni alcanzaron a percibir características de los chalecos que portaban.

Lo cierto es que después las llamas se fueron propagando con la ayuda del combustible, las altas temperaturas y los vientos, hasta consumir gran parte de la montaña.

Le preguntamos a la Policía Metropolitana si ya tenían investigaciones activas para dar con los responsables de este nuevo desastre ambiental en las montañas del Valle de Aburrá. La entidad respondió que si bien ellos apoyaron el control de la emergencia, aún no han hecho seguimiento de los presuntos implicados y que remitieron el caso al Dagrd.

Pérdida ambiental invaluable

Según la ONG canadiense Greenpeace, experta en el cuidado del medio ambiente, estas conflagraciones pueden ocasionar siniestras consecuencias en los suelos.

“La pérdida de suelo por erosión es el daño ecológico más grave ocasionado por los incendios. Este es un bien difícilmente recuperable, de modo que la degradación de sus características iniciales —físicas, químicas y biológicas— hacen que tenga un proceso de regeneración extremadamente lento”, dijo la ONG.

El biólogo David Echeverri, jefe de gestión ambiental de Cornare, explicó que la exposición de un zona vegetal a un incendio puede conllevar a que los suelos presenten problemas y esto en el futuro pueda ocasionar deslizamientos y agrietamientos, porque son muchos los nutrientes que se pierden por estos incendios forestales.

Esta ladera, considerada como suelo de protección ambiental, fue noticia en los últimos días por cuenta del interés manifestado por un privado para construir un proyecto de vivienda en el costado sur de la loma de El Seminario. Incluso, el trámite del proyecto en Planeación habría sido uno de los detonantes de la renuncia de la exdirectora Jasblleidy Pirazán García en junio pasado.

Incendio que consumió 60 hectáreas en la loma del Seminario tuvo mano criminal

Una temporada crítica

Pero no solo arden algunas zonas montañosas del Valle de Aburrá, el problema es regional. Según reportó ayer el Dagran, solo en las últimas horas se registraron siete incendios forestales en Antioquia. Hasta anoche permanecían activas las llamas en Santa Fe de Antioquia, Abriaquí, San Luis, El Peñol, Marinilla, Caramanta y Guarne. En el caso de El Peñol, desde la Gobernación se activaron los protocolos para el apoyo helicoportado de la Fuerza Aérea Colombiana. En lo corrido del año se han presentado en Antioquia 439 eventos entre incendios y quemas de cobertura vegetal.

“La mayoría de incendios son antrópicos, es decir, por la mano del hombre. Acaban con la calidad del aire y nuestros ecosistemas, incluso se pone en peligro la vida”, manifestó el director del Dagran, Jaime Enrique Gómez Zapata. En días pasados, la entidad envió una circular con el marco de actuación a los 125 municipios del departamento, además, mañana se realizará un consejo departamental del riesgo para definir acciones frente a la influencia de los días más críticos, los que vienen con el fenómeno de El Niño.

Infográfico

Ladera suroriental ardió una semana en 2015

Un incendio de similares proporciones se presentó hace ocho años en la misma ladera suroriental de Medellín, entre las comunas de Buenos Aires, El Poblado y parte del corregimiento de Santa Elena. Las columnas de humo se vieron por una semana, reavivadas cada tanto por los vientos, las altas temperaturas y, de nuevo, por manos criminales que provocaron las llamas que calcinaron cerca de 80 hectáreas de vegetación y áreas naturales.

Tal como ocurrió esta vez, las autoridades hallaron en varios puntos galones con gasolina, estopas impregnadas de Acpm, mecheros caseros y botellas plásticas con velas, lo que dio cuenta de que se trataba de una acción premeditada.

Incendio que consumió 60 hectáreas en la loma del Seminario tuvo mano criminal

El megaincendio consumió grandes cantidades de árboles nativos, claves en ese ecosistema por conservar los nacimientos de agua y por ser hábitat de zarigüeyas, zorrillos y puercoespines. La Mesa Ambiental de Santa Elena alertó en ese entonces que en la zona que quedó convertida en cenizas nacían 30 quebradas. El incendio se generó en gran parte dentro de un lote privado.

Corantioquia explicó que la recuperación, sin intervención, duraría diez o más años, mientras crecía una nueva cobertura vegetal significativa que protegiera los nacimientos de agua de la zona. Con siembra y protección de suelos, la recuperación sería de la mitad del tiempo, es decir, unos cinco años.

Más de 130 personas, entre bomberos, socorristas, policías y efectivos de la Fuerza Área, fueron necesarios para controlar los focos del incendio. Una de las críticas durante los operativos de sofocación de las llamas fue que la concesión que construía el Túnel de Oriente no tenía planes de contingencia para monitorear las zonas de las obras que tenían riesgo de incendios forestales. La vía industrial del túnel pasaba por la zona afectada por la conflagración.

La Concesión respondió en ese momento que los había tomado con sorpresa la crítica que habían hecho los bomberos y que sí tenían planes de contingencia, pero que un incendio de esa magnitud no era previsible.

Esa fue una de las temporadas más críticas por incendios forestales en el Valle de Aburrá. Las autoridades tuvieron que declarar la emergencia ambiental en la región metropolitana, después de que en solo 10 días se registraran 122 emergencias por llamas en zonas vegetales.

Las comunas más afectadas ese año fueron las comunas de Robledo (19 casos); Buenos Aires (19 casos); San Antonio de Prado, (18 casos); San Javier (13 casos); Belén (12 casos); Santa Elena (9 casos) y Villa Hermosa (9 casos).

Juan Diego Ortiz Jiménez
Juan Diego Ortiz Jiménez
Santiago Olivares Tobón
Santiago Olivares Tobón

Related posts

Esclarecido asesinato de docente de Hogares Claret

admin

Liberan al cantante vallenato que estaría implicado en millonario robo

admin

Policía halló 13 kilos de base de coca en un bus que se movilizaba por la Autopista, a la altura de Guarne

admin