RimixRadio, Noticias para latinos
Económicas

Ellos crearon una máquina que revoluciona el sabor del pollo asado en Colombia

De izquierda a derecha Cristian Amaya, Richard Duarte, Ricardo Amaya, Rawad Chammas, emprendedores que le dieron vida a la idea de negocio #Pollos. Foto: Cortesía #Pollos

Redacción Emprendimiento y liderazgo

Una idea de negocio que une la innovación con métodos originarios de cocción, ofreciendo un sabor y presentación incomparables.

“El pollo abierto se cocina lentamente sobre dos niveles de pura brasa de carbón, durante el proceso de cocción, recibe la energía del carbón y junto con el adobo que le ponemos horas antes de subirlo a la máquina, queda con un sabor único y delicioso. Al terminar lo cortamos con cuchillos en diferentes tamaños y le añadimos una pincelada deliciosa de finas hierbas, dándole paso a la revolución del pollo. Al principio las ventas no eran representativas, pero desde el principio tuvimos una buena sensación, pues vendimos 40 pollos el primer día. Las ventas han venido aumentando y hemos aprendido a valorar y a entender el negocio, a partir de las necesidades del cliente. Desde ese momento supimos que habíamos hecho algo diferente con este producto tradicional”. Después de esa presentación, esto fue lo que nos contaron los emprendedores que se abrieron paso en el mercado gastronómico, en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos:

La revolución del pollo asado en Colombia.
La revolución del pollo asado en Colombia.
Foto: Cortesía #Pollos

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Quienes conectamos nuestros deseos e ideas para lograr que este proyecto existiera como la revolución del pollo asado en Colombia:

Ricardo Amaya, 35 años, Administrador de Empresas (Berlín – Alemania)

Cristian Amaya, 33 Años, Ingeniero Mecánico (Berlín – Alemania)

Rawad Chammas, 30 Años, Ingeniero Mecánico (Berlín – Alemania)

Richard Duarte, 34 Años, Psicólogo Esp. Psicología del Consumidor – Imagen & Comunicación – Gestor Gastronómico ( Colombia – Argentina )

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

La idea nació del deseo de poder desarrollar un proyecto que pudiera potencializar nuestras habilidades y generar conocimiento, ayudando a las personas a cumplir sus objetivos generando empleo y vincularlos al sueño de la revolución del pollo asado.

Estando en Berlín en 20,16 identificamos que en Colombia no había sucedido nada especial en torno al pollo asado. Pasaban cosas interesantes en la gastronomía en ese momento, las hamburguesas cada vez más especializadas, pizzas con procesos de elaboración cada vez más similares a las italianas, algunos importaban hornos especializados para generar una experiencia memorable al consumidor final, igual sucedía con el sushi y otros productos, pero el pollo asado estaba quieto.

Sabíamos que el pollo asado es un producto con un anclaje cultural y emocional importante para los Colombianos, existen muchas rituales valiosos alrededor de este producto, así que respetamos y mantuvimos su ADN y lo revolucionamos involucrando métodos ancestrales de cocción e innovación de nuevas tecnologías.

Es así como tomamos la decisión de crear un método de cocción que potencializara la experiencia del pollo asado en Colombia. Creamos una máquina donde el pollo abierto se cocina lentamente sobre dos niveles de pura brasa de carbón. El pollo durante el proceso de cocción, recibe la energía del carbón y junto con el adobo que le ponemos horas antes de subirlo a la máquina, queda con un sabor único y delicioso. Para terminar, lo cortamos con cuchillos en diferentes tamaños y le añadimos una pincelada deliciosa de finas hierbas para concluir con la revolución del pollo.

Cuando aterrizamos en 2017 en nuestro primer punto en el centro de la ciudad de Bogotá en la Calle 19 # 4–29 la gente estaba impresionada de ver girar los pollos de una manera diferente, pues nadie lo había hecho en Colombia. Luego, cuando los clientes entraban por curiosidad y probaban el producto quedaban satisfechos y entusiasmados por encontrar un lugar donde el pollo asado fuera diferente y sabroso, muchos de nuestros clientes atribuían el sabor de este al método de cocción, pues aseguraban que “así sí quedaba bien asado”. Algunos de ellos volvían con amigos y familiares, pues querían compartir ésta experiencia con aquellas personas que querían y que según ellos lo merecían.

Al principio las ventas no eran representativas, pero desde el principio tuvimos una buena sensación pues vendimos 40 pollos el primer día. Las ventas han venido aumentando y hemos aprendido a valorar y a entender el negocio, a partir de las necesidades del cliente. Desde ese momento supimos que habíamos hecho algo diferente con un producto tradicional, revolucionándolo.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Rawad Chammas diseñó la máquina, Cristian Amaya la fabricó y la primera se hizo realidad en Beirut-Líbano, por temas de protección intelectual y practicidad de espacio y costos. Mientras eso sucedía, trabajamos para tener una receta con un toque especial de especias que le gustará al paladar colombiano.

A partir del desarrollo de la primer máquina, supimos que necesitábamos un lugar donde poder realizar el mantenimiento y mejoras a la misma. De ahí surge la necesidad de tener nuestro centro de producción y es donde hacemos todo lo metal-mecánico del proyecto, como el mobiliario del restaurante. La gran mayoría del área de producción la hacemos nosotros y de esta manera tenemos mayor libertad y ser más competitivos en el mercado.

De manera general, indudablemente el apoyo de nuestros padres fue fundamental para este proceso de creación de empresa. Ellos siempre han sido independientes y nos orientaron en el desarrollo, y al final tomábamos las decisiones, según los valores de la empresa.

Cuando aterrizamos y abrimos nuestro primer punto, hubo un integrante vital para el desarrollo de los procesos de estandarización de recetas y de la marca en general, su nombre es Richard Duarte. Gracias a sus conocimientos como Psicólogo especializado en Psicología del Consumidor e imagen y comunicación y Gestor Gastronómico del Gato Dummas, pudimos establecer a #Pollos, puliendo los procesos y generando una experiencia diferente y consistente en el tiempo.

Los clientes que ahora son fans de la marca, fueron quienes nos convencieron y nos ayudaron a tener confianza en el proyecto para empezar a crecer en Bogotá y dar un producto sabroso y diferente.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Mientras estudiábamos en Berlín (Cristian y Ricardo) cubríamos las necesidades trabajando como meseros en un restaurante de comida brasilera, luego, cada uno de los fundadores trabajó en una empresa relacionada con su estudio, lo que ayudó a madurar la visión de empresa y recolectar el capital para empezar. Después empezamos con proyectos pequeños para conocernos mejor, organizábamos eventos para conocer las habilidades de cada uno en un ambiente laboral, desarrollando y reconociéndolas como equipo y como amigos.

Nuestros padres y amigos muy cercanos, creyeron en el potencial del proyecto, así que nos ayudaron invirtiendo en la idea. Ese dinero generaba unos intereses pactados que pagábamos mes a mes, hasta que la inversión de ellos se convirtió en porcentajes para la sociedad.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Hemos logrado construir una marca que empezó como un sueño y hoy es la revolución del pollo asado en Colombia. La evolución es a nivel de producto, comunicación y experiencia al cliente, que al final es el motivo por el cual hacemos lo que hacemos.

Hemos madurado a nivel personal, aprendido a tomar decisiones y experimentar nuestra intuición para movernos en el mercado teniendo en cuenta lo que se conoce de él y escuchando al cliente final. Otra lección es que las personas que hagan parte del proyecto, colaboradores, proveedores, socios y clientes deben compartir los valores con los cuales se fundó, pues son los pilares para la toma final de decisiones. Tambien hemos reconocido que quienes mantienen una idea de negocio, son las personas que están más cerca al cliente, por eso el trabajo con el talento humano es tan importante, transmitirles nuestros valores y métodos de trabajo a nuestros colaboradores para que lo incorporaran en sus roles, es una de las actividades las cuales #Pollos invierte tiempo y energía.

Poco a poco logramos transformar la visión de las personas que han tenido la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente, junto con colaboradores y algunos proveedores trabajamos de la mano, compartiendo nuestra visión y herramientas para que logren por medio de nuestro proyecto, hacer realidad sus sueños.

Decidimos devolver los beneficios del proyecto y aportamos el 1% de las utilidades del mismo a obras sociales a nivel nacional, con las cuales nos sintamos identificados.

6. ¿Soy feliz?

Somos muy felices, hemos desarrollado cada vez, más herramientas a través de la experiencia para tomar las mejores decisiones y hacer que el sueño sea cada vez más real.

Poder ayudar a las personas por medio de un empleo y ver a los clientes felices compartiendo nuestro producto en sus casas o en el restaurante nos motiva a seguir haciendo las cosas de manera sostenida. Ver felices a quienes hacen parte del proyecto nos hace felices.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Las posibilidades están abiertas. Pero todo sucede a su debido tiempo, creemos que el proyecto tiene mucho potencial y queremos crecer junto a él a diferentes niveles.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Siempre hemos tenido como referente a nuestros padres quienes han sido empresarios desde muy jóvenes, han creído en sus proyectos y nos ayudaron a cumplir los nuestros. Emprender hace parte de nuestra formación y seguramente lo más duro es el reto del factor humano, pues tener un equipo alineado con el proyecto no siempre sucede de manera tan natural como tomar la decisión de emprender.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

El sueño se sigue construyendo, pues queremos que la revolución del pollo asado, llegue a diferentes lugares y esperamos que no suceda solo en Colombia. Cada etapa del proyecto lo vemos como un logro compartido con las personas involucradas que nos permite seguir creyendo en nuestra idea. Nos hace falta seguir mejorando como líderes, para ser un ejemplo de nuestros colaboradores y así inspirar con nuestro trabajo a cada integrante de #Pollos.

Esta historia le puede interesar: Crearon una marca de miel de abejas que promueve la apicultura con responsabilidad

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

– Seguir mejorando los procesos para lograr hacer con el mínimo de recursos, el máximo de resultados para mantener la calidad en cada producto.

– Después de equilibrar todo el equipo, queremos seguir desarrollando estrategias para que la marca crezca a nivel físico y digital.

– Queremos llegar a nuevos mercados y no solo en Colombia pues creemos que nuestro producto tiene potencial donde hayan personas que disfruten del Pollo Asado.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Sí, lo es.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Las personas que hagan parte del proyecto deben compartir nuestros valores y maneras de tomar decisiones, todos los que hacen parte y hagan parte del proyecto como inversionistas van más allá de una relación netamente financiera o laboral, son personas que se convierten en amigos del proyecto. Así que si podemos mantener una relación de esa manera, seguramente el futuro inversionista puede hacer parte de todo el proyecto.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volvería a firmar acuerdos de exclusividad con proveedores. Cuando uno es emprendedor necesita poder tomar decisiones conforme las necesidades y cambios del mercado. Muchas veces estos proveedores en lugar de ayudar al crecimiento de la marca, la limitan, pues las soluciones no están centradas en un único proveedor.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Cada uno de los integrantes tiene fuentes de inspiración distintas, sin embargo, hubo una pareja que consideramos que hizo un trabajo con una visión innovadora de producto, maquinaria y de responsabilidad social brindado educación y formación a sus colaboradores en Colombia. Sus nombres son Alfredo Hoyos y Liliana Restrepo de Frisby.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Sí. Durante el proceso de emprendimiento llegan momentos de desequilibrio financiero que tienen consecuencias directas con la estabilidad mental. Algunas de las decisiones durante el desarrollo de la marca, por falta de experiencia e información, nos hicieron apresurarnos pensando en el corto plazo de las consecuencias y no en el largo plazo de las mismas. Pero hemos aprendido que hay que tener estrategias para mantener la calma mental y poder decidir, tratando de generar el mayor beneficio para todos en el proyecto.

En definitiva los clientes de la marca, que en realidad son los fans, nos motivaban a seguir con el proyecto y en ningún momento podríamos defraudarlos. Teníamos que mostrarnos como una marca fuerte en la cual ellos pudieran confiar.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

La comunidad que empieza a gestarse es la que uno conforma con otros amigos emprendedores, con los que comparte información confiable sobre experiencias personales y empresariales, y cómo la experiencia de cada uno permitió tomar la decisión de seguir adelante. Estas comunidades surgen de los cursos o diplomados de actualización que tomamos, también en reuniones de trabajo con nuevos clientes con los que se forma una relación de confianza que va más a allá del interés propio.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Desde nuestra visión de negocio sí. Pues le dimos al mercado la revolución del pollo asado y así mostramos que las cosas se pueden hacer de manera distinta. Actualmente inspiramos a otros negocios en el mercado que han copiado nuestra máquina y modelo de negocio, porque consideran que somos una buena idea de que los pueden ayudar a alcanzar sus metas. Seguramente no lo hicieron de la manera más transparente posible, pues nosotros tenemos un registro de diseño industrial y cuando copian y fabrican la máquina lo hacen de manera ilegal.

Hay otras empresas que son una competencia interesante, pues se dieron cuenta que el pollo asado realmente tenía un potencial inherente que no se había explotado, así que han creado ofertas atractivas con las cuales se beneficia el cliente final.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Hay diferentes propósitos con #Pollos:

– Uno de ellos esta relacionado con el posicionamiento de la marca en el imaginario de los colombianos. Que cuando piensen en pollo Asado piensen en #Pollos. Cuando vean el símbolo “#” piensen en #Pollos y que cuando quieran un pollo diferente el punto de referencia seamos nosotros: #Pollos.

– Otro de los propósitos es generarle estabilidad económica a todos los integrantes del proyecto, tanto a los colaboradores como inversionistas y socios de la marca.

– Queremos por medio de nuestra calidad del producto, aumentar las ventas de manera sostenida.

– Queremos ser una marca reconocida por su manera distinta de hacer las cosas, y poder crecer como un negocio que hace parte de los hábitos de los colombianos en torno al pollo asado.

Esperamos que en 10 Años la experiencia recolectada nos ayude a ser mejores lideres y poder con nuestro ejemplo, influenciar de manera positiva en las personas y ayudarlos a crecer y a cumplir sus sueños. Siempre es momento de agradecer y devolver lo que hemos recibido de las personas que nos rodean.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Han sido un apoyo incondicional en todo este proceso. Nos han ayudado por medio de su experiencia a confiar en este proyecto, compartiendo historias de los proyectos de los que han hecho parte.

Le puede interesar: Él creó una marca de moda con hilos de tradición y diseños artesanales

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Por supuesto. Creemos que la información y la experiencia hay que compartirla pasa así poder lograr que otras personas eviten cometer errores que son innecesarios por falta de información. Al final, cada emprendedor necesitará tener confianza de sus decisiones, a través de su experiencia como líderes de sus proyectos.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

El equipo ha jugado un papel vital para el crecimiento de nuestro proyecto. Hemos comprendido que cada integrante debe fusionarse al equipo por medio de los valores de la marca y así lograr que ellos cumplan sus sueños a través del trabajo en equipo en #Pollos.

El equipo es diverso pues consideramos que no es necesario tener una experiencia muy profunda en gastronomía, los procesos son sencillos y lo que queremos son personas críticas que mantengan la visión del negocio y que entiendan el por qué y por quién hacemos lo que hacemos. Lo más importante es que cada integrante del equipo se sienta confiado en su rol y que sepa que disfrutar del trabajo en equipo, así todos vamos detrás del mismo objetivo.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Tener un equipo joven mentalmente, que esté abierto a seguir aprendiendo. Adaptarnos al mercado y pensar que las cosas siempre se pueden hacer de manera diferente.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

El sector gastronómico se trata de dedicar tiempo y energía para diferenciarse por medio del producto. Lo demás son “ingredientes” que hacen parte del proyecto que ayudan a potencializar la idea.

No solo basta en creer en la idea de negocio, hay que alinearse según los valores del mismo y generar un comportamiento que desarrolle confianza en el equipo de trabajo. Cada vez que la responsabilidad aumenta, se vuelve más importante tomar decisiones para el mayor beneficio de todo el proyecto, no solo el personal.

El cliente es la clave del crecimiento, hay que observarlo y aprender de sus hábitos y necesidades, ellos tienen información valiosa cuando no sepamos como dirigirnos y tomar una decisión, pues en realidad lo hacemos por ellos.

Hay que adaptarse y no se puede pensar que una sola manera de solucionar un problema va a funcionar durante el tiempo, pues las necesidades y condiciones del entorno, del cliente y de la marca van cambiando.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Ellos crearon una máquina que revoluciona el sabor del pollo asado en Colombia
Foto: Sara Builes

Related posts

Ocho de cada diez personas piden comida preparada a domicilio

PaisaEstereo

Que la covid motive a formalizar a las empleadas domésticas

admin

Piden a la Corte Constitucional acelerar trámite de borrón y cuenta nueva en centrales de riesgo

PaisaEstereo

Leave a Comment

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE