Connect with us

Vida

El cacaotero paisa que sueña con recuperar lo que la guerra le quitó

En el pueblo que fue lugar de enfrentamientos, ahora los campesinos renacen. Foto: Melissa Álvarez

Mario de Jesús es uno de los 25 campesinos que tiene un proyecto productivo en San Roque.

Por: Melissa Álvarez

“Pregunte en el pueblo por el cacaotero de San Antonio y ahí mismo le dicen”, dice Mario de Jesús Osorio Pino, un campesino de Maceo que vive en la vereda San Antonio, a un kilómetro del corregimiento de Cristales en San Roque (ambos municipios en el nordeste antioqueño).Con orgullo, narra que no solo ha sacado adelante su proyecto productivo, parte de los 25 que tiene este municipio en personas que hacen parte del programa de Restitución de Tierras, sino que ha asesorado a otros campesinos en sus cultivos de cacao.

TOMADO DE: eltiempo.comResultado de imagen de eltiempo.com

Al hacer un recorrido por la tierra que él mismo trabaja y sus cultivos, explica que sembró 1.200 árboles de cacao en los que tiene variedad caucasia “y tengo de este morado, regional e híbrido”. De ellos sacó el pasado mes 176 kilos de cacao seco.

En su casa, de cinco hectáreas, también tiene una pecera, una marrana y gallinas; y vive con dos de sus hijos, aunque cuenta, solo su segunda hija le heredó el gusto y berraquera para trabajar por la tierra. “Hasta el momento sí tenemos tranquilidad gracias a Dios, porque hasta el momento no se han vuelto a oír por ahí cosas raras no. Nosotros estamos en el campo, y hasta aquí gracias a Dios no llega eso. Estamos viviendo bueno”, dice don Mario.

Pero en el pasado, no siempre se sintió así de tranquilo. Recuerda muy bien el día en el que le tocó huir de su casa porque no era del pueblo. Fue en 1996, cuando en San Roque hacía presencia el Frente Bernardo López Arroyave, del Ejército de Liberación Nacional (Eln).

Eran las 10 de mañana del sábado y —recuerda— salía para el pueblo (casco urbano de San Roque) a misa, y también a jugar billar porque era el día “de recrearse”.

“Mario, ¿para dónde va?”, le preguntó un vecino suyo muy cercano. Al contarle sus planes, el hombre del sector lo alarmó: “No vaya por allá que lo van a matar, que porque usted no es de aquí”, rememora, lo que le respondió: “¿Y por qué me van a matar si yo no he hecho nada? Además, si lo van a hacer, ya saben donde vivo”.

En su relato, el campesino recuerda que le decían no ser de allí porque había nacido en el municipio de Maceo, a 50,4 kilómetros de distancia y en la misma subregión antioqueña.

Restitución de tierras en Antioquia

En el pueblo que fue lugar de enfrentamientos, ahora los campesinos renacen. Foto: Melissa Álvarez

“En el pueblo, se me acercó una muchacha y un muchacho. Y me dijeron que los acompañara  allí. Ahí estaba el anterior dueño de la casa, y le dijeron delante de mí a usted quién le dio permiso de vender, devuélvale la plata que le dio por la casa y usted (dirigiéndose a don Mario) tiene hasta mañana a las 6 de la mañana para irse del pueblo”, relata el hombre. Al exdueño de la casa le habían quedado debiendo un millón de pesos por la tierra, que esperaba pagarle cuando saliera la cosecha de café.

De su casa tuvo que partir a la hora pactada, escoltado por los guerrilleros que hacían presencia en el territorio hasta San José del Nus, tras una noche en la que no durmió y que junto a su familia (su esposa y dos hijos, una con 2 años de edad), tuvieron que empacar y sacar los corotos. Partió rumbo a Maceo.

El retorno

– ¿Y cuándo volvió a su casa?
– Yo aquí llegué en el 2001. A jornalear, a trabajar muy duro y todo. Trabajé muy duro por ahí hasta el 2012, desde el 2012 pa’ delante ya se me ha compuesto un poco la vida porque ya volví y planté cacao, y ahora con este programa estoy muy contento y me está yendo muy bien. Ya no tengo que madrugar a las 3 de la mañana para ningún lado, entonces no muy contento, ¡uhhh avemaría!- Aunque volvió en una época de conflicto con los paras en el territorio, que se prolongó hasta las desmovilización de 2.018 hombres en el 2003, se quedó en su casa. Hace dos años se la devolvieron oficialmente, a través de un fallo de restitución de tierras que estuvo en trámite durante cinco años.

El proceso estuvo rodeado de mucha desinformación. En las reuniones a las que sus vecinos asistían, había rumores de que el proceso los perjudicaría. “Algunos conocidos nos decían que a nosotros nos iban a quitar estas tierras porque estas tierras fueron así cogidas”, dice, y agrega que de 34 personas que se inscribieron, solo ocho continuaron el proceso.

De esta forma, su caso comenzó a hacer parte de los 25 proyectos productivos de personas que como él en San Roque fueron despojadas. El municipio fue priorizado por la Unidad de Restitución de Tierra.

Durante los últimos años han sido resueltas 157 solicitudes en San Roque, de los cuales se han emitido 68 sentencias de restitución y 12 demandas más esperan fallo en los estrados judiciales.

Panorama de la restitución en Antioquia

En Antioquia, la Unidad de Restitución de Tierras ha recibido 21.319 solicitudes, de las cuales 75 por ciento están habilitadas y 10.000 han sido resueltas.

En términos de extensión de la tierra, 14.000 hectáreas han sido restituidas, beneficiando a cerca de 5.000 personas. Además, han emitido 4 sentencias de restitución a 614 familias indígenas. Entretanto, se espera que la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras se prorrogue, asunto que estará en discusión en este periodo legislativo.

MELISSA ÁLVAREZ CORREA
Redactora de ADN – EL TIEMPO@Melissalvarez3

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE