RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Conductores de Metroplús están rebotados por contratación

Foto: MANUEL SALDARRIAGA
Cristian Álvarez Balbín

Alegan que la vinculación con una fundación estaría viciada. Los implicados responden.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.co

Archivo:ElColombiano.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Los conductores de buses de Metroplús le están exigiendo al Metro de Medellín que los vincule de forma directa a la planta de la entidad, pues indican que llevan 10 años contratados en un esquema de tercerización, que consideran ilegal.

John Freddy Quinchía, presidente de Sintrasertra, explicó que los 372 conductores de las líneas 1, 2 y O del Metroplús están vinculados bajo un acuerdo de formalización laboral entre la Fundación Pascual Bravo y el Metro de Medellín, que rige desde abril de 2013 y que fue avalado por el en ese entonces ministro del Trabajo, Rafael Pardo, el gerente del Metro Ramiro Márquez y el alcalde de Medellín Aníbal Gaviria, pese a que los conductores no eran estudiantes como lo establecía ese documento.

“El Metro y la Alcaldía asumieron la operación y la compra de los buses; mientras que la capacitación y la contratación de los conductores le fue cedida a la Institución Universitaria Pascual Bravo a través de la Fundación que, si bien tiene el nombre de la institución, es un ente externo. Este tipo de contrato es copia del de los estudiantes-conductores del metro y del tranvía vinculados con la Fundación Universidad de Antioquia. El asunto aquí es que nosotros no somos estudiantes en formación, somos profesionales certificados”, agregó Jhon Pulgarín conductor y abogado del Sindicato.

A los conductores les llamó la atención que el Ministerio en ese entonces haya avalado el acuerdo entre el Metro y la Universidad, pese a que quien lo firma es la Fundación, la cual no estaría habilitada para hacerlo según el artículo 63 de la Ley 1429 de 2010

“Ese artículo 63 dice textualmente que el personal misional como nosotros no podrá estar vinculado bajo ninguna otra modalidad que haga intermediación laboral. Ese pedazo ellos lo quitaron intencionalmente del acuerdo porque saben que en esas otras formas de intermediación está la Fundación. Por eso el Metro y la Fundación no podían firmar el documento”, apuntó Pulgarín.

Ante lo que los conductores catalogan de incumplimientos del actual contrato, estos elevaron la petición de obtener una vinculación directa con el Metro de Medellín.

“Somos prestadores de un servicio público a través de una actividad misional del Metro. Por eso no aceptamos ningún otro tipo de acuerdo de formalización con la empresa”, apuntó Quinchía.

¿Mintrabajo les dio la razón?

Los reparos de los conductores han sido respaldados por los entes de control. Por ejemplo, en el proceso de anulación del acuerdo de formalización elevado por los conductores desde hace dos años, el Ministerio del Trabajo indicó que la contratación de los conductores debió haberse hecho de forma directa.

“Si lo que se pretendía era suministrar personal conductor para labores que representan la esencia de las empresas de transporte, se debió beneficiar la contratación de los conductores por Metro de Medellín y Metroplús de forma directa (…) sin necesidad de recurrir a (…) fundaciones por cuanto este tipo de organizaciones no están autorizadas por la ley laboral para suministrar personal que ejecute actividades misionales y permanentes (…)”, se lee en un comunicado del Ministerio de mayo de 2023.

De otro lado, en una actuación especial de fiscalización hecha por la Contraloría de Medellín, esta criticó al Pascual Bravo por presentar el acuerdo de formalización como una actividad científica y tecnológica de su resorte académico.

“(…) El objeto de los contratos no es otro que el suministro de servicios de características técnicas uniformes, y en algunos casos servicios técnicos de apoyo o profesionales, con ningún tipo de contenido científico, tecnológico o de innovación (…) para definir el objeto y alcance de los contratos de ciencia, tecnología e innovación”, aparece en el informe.

“Hemos cumplido la ley”

EL COLOMBIANO contactó al Metro para conocer su versión de los hechos y este delegó la vocería en la Fundación Pascual Bravo.

Desde la Fundación indicaron que los conductores vinculados a través del acuerdo de formalización laboral son 325, casi 50 menos de los que dice el sindicato. De estos, 54 vienen vinculados desde 2013 con este método.

La Fundación también recalcó que para la operación de buses se tuvo como premisa desde 2013 que se vinculara a los conductores que venían desempeñando dicha actividad en las empresas de transporte público colectivo de la zona de influencia de Metroplús para así no afectar los empleos de los conductores y sus familias.

“El componente de estudio referenciado en el acuerdo de formalización no es uno de los compromisos derivados del mismo, ni un requisito para que un conductor sea parte del programa. Dicho componente buscaba fomentar la profesionalización del personal de conducción y la mejora en sus condiciones sociales”, agregó la entidad.

Según la Fundación, durante la ejecución del programa 115 conductores han adelantado formación técnica, tecnológica y profesional. Actualmente, 60 conductores adelantan estudios. Otra cifra que contrasta con la del sindicato.

Frente a lo que alegan los conductores sobre que el acuerdo de formalización no pudo haber sido establecido entre el Metro y la Fundación por una inhabilidad legal, esta última dijo que cumple con todas las condiciones legales pues para la Fundación, citando al Ministerio del Trabajo, el acuerdo de formalización no constituye forma alguna de intermediación laboral.

“Durante 10 años de seguimiento, el Ministerio certificó el cumplimiento satisfactorio por parte de la Fundación a los compromisos adquiridos. Solo en abril de 2023, el MinTrabajo indicó que podría existir un presunto incumplimiento”, apuntaron.

Por ahora se mantiene el tire y afloje entre el sindicato y la Fundación. Será un ente superior entonces el que decida si a los conductores les deben cambiar o no su contratación. Mientras tanto, estos seguirán realizando plantones y haciendo sentir su malestar por lo que consideran una injusticia.

 

Related posts

Muertos de camioneta en Bogotá: estas son las tres hipótesis sobre la masacre

PaisaEstereo

El crimen organizado ya no controla a los ladrones en el Valle de Aburrá

admin

Consultorio Rosa abre sus puertas a las mujeres bolivarenses

admin