Connect with us

Nacionales

Claves a la hora de alimentar a sus mascotas

Tazones limpios, comida bien almacenada y no guardar alimento húmedo son algunos de los consejos que entregan los especialistas. FOTO SSTOCK
CLAUDIA ARANGO HOLGUÍN

Milo es un Jack Russell Terrier que no ve la hora de que le sirvan la comida.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Wikipedia, la enciclopedia libre

Cuando llega el momento se para en la cocina y emite un gemido. Mientras sus cuidadores desempacan su porción se para en las dos patas traseras y menea la cola.

No deja ni el pegao. Kiara es otra Jack Russell que por el contrario no está comiendo mucho. Una patología renal la tiene con bajo apetito. Siempre deja algo en su tazón.

Lo primero que indica la doctora Laura Herreño, veterinaria del Programa Ciencia de Gabrica, es que sea el caso que sea, antes de que un perro o un gato coma se debe lavar el recipiente: “Cuando se consumen se dejan residuos, sean secos o húmedos, tienen proteínas, grasas, y si seguimos echando la comida en ese tazón sin lavar, no es higiénico”. Tan simple como pensar que usted coma todos los días en un plato que no se lave.

La doctora Herreño, Carlos Cifuentes, veterinario y vocero de Pet Food Institute, y Paola Acevedo, médica veterinaria y especialista en nutrición de perros y gatos de Nutraorigen, entregan estas pautas.

Lo básico e indispensable cada día

Cada que alimente a su mascota lávese las manos, “antes y después de manipular alimentos y golosinas. Limpie las superficies del mesón antes y después de preparar comida húmeda o fresca”, precisa Cifuentes.

A la hora de almacenar comida seca

La doctora Herreño explica que lo ideal es que el empaque permita guardar el alimento que no se vaya a usar. Si no trae ningún sello, “meta ese empaque en un contenedor. Si es un bulto, una caneca, si es más pequeño, donde quepa. Lo importante es que trate de no dejarlo en el piso ya que puede cambiar de temperatura y alterar sus propiedades”. El veterinario Cifuentes añade que si se deja en el piso se puede contaminar con hongos y bacterias.

Para guardar la comida húmeda

Con esa que viene en pequeñas cantidades lo ideal es que se destape y “ellos la consuman inmediatamente”. Las latas, que traen más, se deben guardar en la nevera después de abiertas. “En promedio pueden durar refrigeradas de cuatro a cinco días y lo importante es taparlas. Si la lata no tiene tapa, vaciarla en un contenedor por el tema de oxidación”, detalla Herreño.

¿Y el alimento que no se come, qué?

Si un perro deja comida la veterinaria indica que nunca se debe devolver al empaque, en el caso de la seca, y tampoco se debe guardar en el caso de la húmeda. “Si deja croquetas, guárdelas aparte, en un recipiente con tapa ya que no debe juntarlas con las que no han salido del empaque. En el caso de dejar comida húmeda es mejor desecharla y si mezcló seco y húmedo, tampoco es recomendable guardarla”.

Acevedo recuerda que la húmena es natural que al dejarla expuesta pierda características de olor, sabor, además del riesgo de contaminación.

El caso de los gatos con comida y agua

La doctora Acevedo precisa que los felinos tienen una forma distinta de almacenar el alimento por sus características fisiológicas, “los gatos comen constantemente y a ellos se les debe poner su ración diaria para que lo consuman a voluntad, no les dura más de un día o día y medio y si es así hay que evaluar si le está dando más de lo que requiere energéticamente o mirar que pasa médicamente si está dejando de comer”.

El alimento húmedo no se les puede dejar todo el día, “es más bien darles un poco y si no se lo come todo hay que quitarlo y eliminarlo”. El agua de las fuentes hay que cambiarla a diario, a ellos les gusta fresca y estar limpiando los filtros, como mínimo una vez a la semana”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
¿QUÉ SIGUE?
SI VA A CAMBIAR DE ALIMENTO
Para perros se hace de manera gradual: “El día uno se mezcla 80 % del alimento antiguo y 20 % del nuevo. El segundo día 60 % del antiguo y 40 % del nuevo. El tercero se hace otra transición 40 % antiguo y 60 % del nuevo, el cuarto día ya hay un 80 % de alimento nuevo y solo 20 % del viejo y ya el quinto día es 100 % del alimento nuevo”, confirma la veterinaria Laura Herreño. En cuanto a gatos, detalla María Soledad Solórzano, etóloga felina (@ñiñeradegatos), tampoco se les puede cambiar la comida radicalmente porque se pueden estresar o enfermar. “Eso se hace aproximadamente en una semana y con porcentajes similares a los de los perros. Las opciones pueden ser 80-20, 70-30, 50-50 y así irse yendo hasta terminar en un 100 % de la comida nueva”

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE