Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Al Hospital Mental de Antioquia no le cabe un paciente más

El Hospital Mental de Antioquia es la institución psiquiátrica más grande del departamento. Desde el comienzo de la pandemia su atención está al límite. FOTO JAIME PÉREZ

La institución se declaró en emergencia hospitalaria tras sobrepasar el 100% de ocupación.

TOMADO DE: elcolombiano.com

El Hospital Mental de Antioquia se declaró en emergencia luego de que se copara la capacidad en sus servicios de hospitalización y urgencias. A través de una alerta entregada a toda la red de salud de la ciudad, esa institución pidió ayuda para sortear un pico sin precedentes en el número de pacientes que están llegando con cuadros de depresión, ansiedad y descompensaciones de distintos tipos.

Aunque la crisis ya venía previéndose desde hace varios meses a raíz de indicares como el número de intentos de suicidio (4.364 casos en Antioquia en 2021) y un abultado número de consultas (55.200 en 2021), este fin de semana la situación no dio más abasto y derivó en un llamado de auxilio que generó consternación entre las autoridades y los líderes de ese sector en el departamento.

El incremento en los tiempos de atención, las dificultades para internar a los pacientes y un vacío que dejó el cierre de otros centros de servicios psiquiátricos hacen parte de un problema cuya solución aún no se avisora pronto.

Con una expresión de preocupación en su rostro, Lucía* era una de las afectadas por la congestión del Hospital Mental durante la tarde de ayer.

Desde el pasado miércoles 29 de junio, su familia emprendió una travesía desde la vereda El Dos del municipio de Cisneros, Norte de Antioquia, para internar a un familiar que sufrió una descompensación.

Según narró la mujer, todo comenzó días atrás, cuando su cuñado empezó a mostrar un comportamiento inusual, como irse a caminar al monte en solitario, perderse durante horas y regresar con el cuerpo mojado y en alerta por supuestamente estar siendo perseguido por alguien.

Después de intentar tranquilizarlo en vano, Lucía explicó que su familia decidió buscar ayuda profesional, pero tuvieron que viajar hasta Medellín porque en ese municipio no hay ninguna institución con la infraestructura suficiente para proporcionar este tipo de atención especializada.

“Primero lo llevamos al hospital San Vicente, pero allá nos dijeron que ya no tenían servicio de psiquiatría. Entonces nos mandaron para el Hospital Mental”, explicó la mujer, contando que, tras por fin ser atendido en esta última institución, tuvo que esperar más de un día para que los médicos pudieran internarlo, a causa de la alta congestión hospitalaria.

Sobre este cuello botella, María Mercedes Uribe Isaza, subgerente de Prestación de Servicios encargada del Homo, señaló que hay una conjunción de varios factores.

A raíz de la pandemia, la funcionaria señaló que se ha visto un incremento en los pacientes nuevos, principalmente con cuadros depresivos y ansiosos, asociados a problemas familiares y económicos.

No obstante, por el lado de los pacientes psiquiátricos ya diagnosticados, también se registró un incremento en sus consultas e ingresos, a causa de descompensaciones asociadas a la obstáculos en el acceso a la salud por la pandemia.

En cifras redondas, Uribe precisó que durante el primer semestre de este año el número de consultas se ha incrementado en un 50%, en comparación con el mismo periodo de 2021.

Así mismo, la subgerente explicó que durante los últimos meses también se ha visto un repunte en el uso de sustancias psicoactivas como alcohol, marihuana y cocaína, que también han dejado un número creciente de pacientes descompensados.

En medio de este panorama, paradójicamente, varios centros de salud han cerrado sus servicios psiquiátricos, como recientemente ocurrió en el Hospital San Vicente y en la Clínica Psiquiátrica Nuestra Señora del Sagrado Corazón, del barrio Prado.

Previendo un escenario adverso, el pasado 23 de julio la Gobernación entregó 109 camas para el Homo. Sin embargo, agregó Uribe, fue tal la presión, que esas camas se coparon antes de dos semanas.

Tal como ocurrió en el caso de Lucía, el efecto inmediato de la crisis ha sido un incremento en los tiempos de espera. Por ejemplo, tan solo por el lado de las consultas por psiquiatría, la institución pasó de un tiempo de espera que oscilaba entre los 2 y 3 meses a uno de 4 meses.

Buscando sortear esa crisis, la declaratoria de emergencia hospitalaria tiene efectos por varios frentes. Por un lado, la institución comenzó a apoyarse en el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue), buscando que los pacientes permanezcan en los primeros niveles de atención o en otros hospitales mientras se reduce la presión. Entretanto, el hospital desplegó una estrategia de teleconsultas, con el que se pretende agilizar la atención y apoyar también a las demás instituciones.

Durante la jornada de ayer, Carlos Valdivieso, presidente del Colegio Médico de Antioquia, expresó su preocupación e hizo un llamado para emprender una mejora estructural en la red de atención de salud mental regional, para que la crisis se resuelva y también pueda evitarse en el futuro.

 

Related posts

¿Dónde puede practicar parapente, rafting y otros deportes extremos en Colombia? Aquí, algunos lugares

PaisaEstereo

Este miércoles hay paro de maestros en Medellín y Colombia: esto es lo que piden

PaisaEstereo

Ofensiva contra el Clan del Golfo deja 12 capturados en el área metropolitana de Montería

admin