Connect with us

Vida

A los humanos les cuesta estar separados. Te contamos por qué y qué hacer al respecto

Por Angela Dewan

(CNN) – En Tokio, las multitudes se congregaron en parques todos los días para ver las flores de cerezo en su apogeo. A casi 10.000 kilómetros de distancia, en Washington, la gente estaba haciendo exactamente lo mismo.

Al igual que muchas personas en tantos países, ignoraron deliberadamente los consejos del gobierno para quedarse en casa y mantenerse lejos de los demás, ya que el coronavirus se propaga rápidamente, matando a miles y cambiando la vida cotidiana tal como la conocemos.

TOMADO DE: cnnespanol.cnn.comÚltimas noticias en español | CNN en Español

La gente visita un parque en Tokio para ver los cerezos en flor, el 21 de marzo de 2020.

Pero, ¿son realmente las flores de cerezo o las playas de Australia y California, o los parques del centro de Londres los que inspiraron a multitudes de personas a abandonar sus hogares durante una pandemia? Es verosímil. No hay mucho que hacer, ya que las ciudades de todo el mundo se han cerrado.

Sin embargo, hay algo más atractivo acerca de ir a estos lugares, y es lo que amenaza con empeorar la pandemia: otras personas.

Parece que los humanos simplemente no podemos mantenernos alejados los unos de los otros.

Incluso en Italia, el país con la mayor cantidad de casos y muertes por coronavirus en el mundo, 125.000 personas fueron multadas por infringir las reglas de restricción de movimiento. Muchas de estas violaciones fueron cometidas por personas que intentaban escabullirse y encontrarse con otras personas, informan medios italianos.

El deseo de estar físicamente cerca de los demás es la naturaleza humana. Los humanos, o nuestra especie ancestral, más precisamente, hemos sido criaturas sociales desde la Edad de Piedra. Muchos estudios demuestran que los cazadores-recolectores formaron “bandas” ya que les resultó más eficiente encontrar suficiente comida para sobrevivir a través de esfuerzos conjuntos. También encontraron fuerza en los números, evitando amenazas, ya sean animales o humanas, más efectivamente como grupo.

Coronavirus, ¿por qué Nueva York es la más afectada?

En un largo proceso evolutivo, los humanos hemos desarrollado sociedades altamente sofisticadas en las que cooperamos para sobrevivir y mejorar nuestras vidas, según muestran los estudios.

Hoy, tener contacto físico consensuado con otras personas y disfrutar de la compañía de carne y hueso libera todo tipo de químicos en el cerebro y el cuerpo, por ejemplo, endorfinas, serotonina y oxitocina, que esencialmente nos dan sentimientos de felicidad e incluso amor.

Por eso, cuando vamos a un concierto o un partido de fútbol, ​​no son solo los atletas o los músicos los que nos dan esa sensación de euforia. Estar con muchas otras personas se suma a esos sentimientos.

“No a todos les gustan estas situaciones, algunas personas odian las multitudes. Pero para aquellos que lo hacen, estar con muchas otras personas crea un placer fisiológico, endorfinas, etc.”, dijo Michael Muthukrishna, profesor asistente de psicología económica en The London School of Economics and Political Science.

Después de eventos como este, la gente dice que se sienten más unidos entre sí y que se sienten parte de algo más grande, comentó a CNN.

“Es una sensación maravillosa ser parte de algo más grande. Animar por tu cuenta no es tan bueno como animar con un amigo, y eso no es tan bueno como animar en una gran multitud cantando gritos de guerra. Fisiológicamente crea una sensación del individuo disolviéndose en el todo”.

En estas sociedades sofisticadas que hemos desarrollado, dependemos mucho unos de otros para sobrevivir.

En los días de cazadores-recolectores, una persona o familia puede haber sido responsable de encontrar comida, cocinarla, construir una casa y confeccionar ropa. Ahora confiamos en otras personas de todo el mundo, con sus propios conocimientos y habilidades, para llevar a cabo diferentes funciones esenciales para sobrevivir, explica Muthukrishna.

“Nuestra sociedad es tal que tenemos una división del trabajo y un mundo entero más complejo que incluso los más inteligentes entre nosotros podrían entender. Cada uno de nosotros comprende una pequeña porción del mundo y el resto es adquirido socialmente”, afirmó.

“Es lo que llamamos la ilusión de profundidades explicativas: suponemos que entendemos cómo funciona el mundo, pero realmente tenemos una comprensión muy pobre de la mayoría de las cosas. Estamos felices de confiar en las personas que lo hacen. Por ejemplo, crees en gérmenes. Puede que los hayas visto al microscopio, pero realmente crees en ello porque confías en las personas que saben que existen gérmenes, aunque en realidad no tienes acceso a esa información”.

También nos gusta mucho el contacto

El coronavirus y la necesidad de distanciarnos físicamente ha puesto gran parte de nuestras vidas en línea. Tenemos reuniones de trabajo por videoconferencia, hablamos por Skype con amigos y familiares con los que no podemos encontrarnos y vemos Netflix en lugar de salir a cenar.

Pero cualquiera que haya tenido una relación a larga distancia o tenga amigos y familiares en lugares remotos sabe que Skype simplemente no es lo mismo.

En parte, es porque realmente nos gusta el contacto.

Darle un abrazo, un apretón de manos o un beso a alguien libera esos mismos químicos en el cerebro y en el cuerpo que nos hacen felices. Este proceso natural se desarrolla desde el comienzo de la vida: el tacto es el primer sentido que desarrolla un bebé en el útero.

Los recién nacidos pueden ver muy poco y su audición es turbia durante algún tiempo después del nacimiento, por lo que se recomienda encarecidamente el contacto piel con piel entre padres y bebés para crear vínculos.

La gente acudió en masa a Bondi Beach en Sydney, Australia, el 20 de marzo durante el brote de coronavirus. Las autoridades luego cerraron la playa al público.

También hay todo tipo de beneficios para la salud. El contacto piel con piel entre las madres y los bebés regula la frecuencia cardíaca y la respiración del bebé, estimula la digestión, ayuda a evitar infecciones, estimula la liberación de hormonas para apoyar la lactancia y reduce el cortisol, una hormona del estrés que suprime el sistema inmunológico, según numerosos estudios.

Los beneficios para la salud del contacto humano continúan durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta, según Tiffany Field, fundadora y directora del Touch Research Institute de la Universidad de Miami. El tacto ayuda a fortalecer el sistema inmunológico en la lucha contra las infecciones y juega un papel en la reducción de los problemas de salud mental, descubrió Field en su investigación.

La gente en Estados Unidos, como en muchos otros países, se está volviendo cada vez menos táctil entre sí, dijo.

A Field le preocupa que la salud humana esté sufriendo a medida que nos aislamos cada vez más físicamente y nos absorbemos en la comunicación a través de la tecnología.

Esta “inanición táctil” es evidente en una creciente industria de abrazos profesionales, que ofrecen espacios seguros para las personas que necesitan abrazos y otras formas de contacto platónico.

Field ha llevado a cabo varios estudios que muestran que los niños y adolescentes privados de contacto muestran niveles más altos de agresión. En uno, comparó a los adolescentes que estaban en un McDonald’s en París con algunos en un McDonald’s en Miami.

“Los niños en París, que recibían más contacto y se tocaban más entre sí, eran menos agresivos física y verbalmente entre ellos”, dijo a CNN.

Field está trabajando en un nuevo estudio que observa a las personas en las puertas del aeropuerto, donde dice que existe una preocupante falta de contacto humano.

“Estamos viendo que las personas no se tocan entre sí. Están en sus teléfonos celulares, lo cual es un problema real. La gente ahora está acostumbrada a no tocarse entre sí: hay muy pocos apretones de manos y abrazos, hay muy poco contacto”, agregó ella.

La gente caminando por Primrose Hill el 25 de marzo en Londres, cuando el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, instó a la gente a quedarse en casa.

Existen muy pocos estudios en humanos para la privación de contacto por razones éticas, pero el concepto de contacto humano como una necesidad básica se desarrolló en las décadas de 1950 y 1960, cuando el investigador Harry Harlow experimentó con monos.

En un estudio histórico, retiró a los monos bebés de sus madres y creó muñecos “madre” con marco de alambre. Constantemente descubrió que los monos privados de contacto mostraban serios problemas de comportamiento. Cuando se les da la opción, incluso cuando tienen mucha hambre, los monos eligen un muñeco “madre” cubierto de tela suave para acurrucarse sobre el muñeco liso con marco de alambre que ofrece leche.

Los presos que han sido mantenidos en confinamiento solitario a menudo han descrito la falta de contacto humano físico como tortura. Chelsea Manning, por ejemplo, en 2016 escribió sobre lo que llamó “tortura sin contacto” cuando la mantenían sola en una celda durante largos períodos de tiempo.

Mantente conectado

Parece particularmente perverso que el contacto humano es tan beneficioso para la salud y la lucha contra las enfermedades, sin embargo, durante esta pandemia, el contacto humano es literalmente nuestra mayor amenaza. Pero los expertos coinciden en que los beneficios del distanciamiento social superan con creces el riesgo de socializar.

Entonces, ¿qué se puede hacer al respecto? Field espera que quedarse en casa signifique más contacto. Frota la espalda de tus seres queridos, sugiere Field, y si vives solo durante este período, consiéntete.

“Sabemos que mover la piel es fundamental por razones de salud. Mover la piel pone al cuerpo en un estado más relajado. La actividad del nervio vago en el cerebro aumenta y eso disminuye la frecuencia cardíaca y disminuye las hormonas del estrés, y eso puede incluso a largo plazo matar las células bacterianas, virales y cancerosas”, dijo.

 

“Y alguien que da un masaje en la espalda obtendrá tanto como el receptor”.

Si estás viviendo solo, hazte un “automasaje”, dice Field. “Date una dosis diaria. Puedes alcanzar la mayoría de las partes de tu propio cuerpo”.

Y en el aspecto social, es importante mantenerse conectado de manera no física, dice Bianca Suanet, socióloga de la Vrije Universiteit Amsterdam.

Ella comentó que estaba preocupada por el impacto del distanciamiento social en los ancianos, que pueden ser más vulnerables a los sentimientos de soledad.

“Este período de distanciamiento social es probablemente más difícil para los adultos mayores que carecen de una pareja y una red de apoyo social que los cuide”, indicó Suanet.

“Las personas que tienen una red de apoyo social sólida también pueden perderse el contacto social cara a cara, pero si las personas tienen a alguien que les llama de vez en cuando y puede llevarles víveres y otras necesidades si es necesario, eso ya resuelve algunos de los problemas”, agregó.

“Ayudar a los demás es una de las mejores maneras de sentirse conectado con otras personas”.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE