Connect with us

Tecnología

¿Qué pasará con TikTok en este ajedrez global?

Se estima que TikTok tiene 85 millones de usuarios activos al mes en Estados Unidos: Foto: Visuals vía Unsplash

Cuarenta y cinco días, que comenzaron a correr el 6 de agosto y van hasta el 15 de septiembre, es el tiempo que le quedaría a la famosa aplicación de videos cortos TikTok en territorio estadounidense, donde tiene alrededor de 85 millones de usuarios activos al mes, según un informe de la consultora Wallaroo.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Crudo Transparente

¿El motivo de este ultimátum? Donald Trump quiere prohibir las transacciones entre empresas de ese país y las chinas, por “preocupaciones por la seguridad nacional”.

Ese 6 de agosto, citando la Ley de Poderes Económicos en Caso de Emergencia Internacional, Trump anunció que las aplicaciones chinas TikTok (que es de la compañía ByteDance) y WeChat, que es una app similar a WhatsApp y propiedad de la gigante tecnológica Tencent, tendrían que abandonar el país a menos que cambien de dueño.

Las nuevas reglas, de las que no se tienen por ahora detalles, entrarían en vigor el 15 de septiembre. Esos 45 días son el tiempo que tiene la administración de Trump para redactar las prohibiciones concretas o a qué se refiere exactamente cuando habla de “transacciones” entre estas compañías y Estados Unidos.

Por ahora, el panorama muestra que de cumplirse lo que advierte el presidente estadounidense, Apple, por ejemplo, no podría ofrecer TikTok en su tienda de aplicaciones. En el escenario hipotético que ya los medios especializados como The Verge plantean, esto afectaría las ventas de empresas estadounidenses

Wilson Vega, periodista internacional y de tecnología, pone un ejemplo para entender la dimensión de lo que pasaría: “Si un joven quiere convertirse en tiktoker, pensando en generar ingresos en esa red social, como seguramente ya muchos lo hacen, y se da cuenta que no está disponible en iPhone sencillamente se compra otro celular”.

Bajo esas condiciones las hipótesis del rumbo que podría tomar Internet como nació, una red abierta y global, podría cambiar drásticamente. “Si bien ya existe una gran muralla digital que China ha creado al no dejar entrar servicios extranjeros, lo que Estados Unidos decida va a ser muy problemático, porque los usuarios van a preguntarse en qué Internet están navegando. Si es en la europea, por ejemplo, donde aplica la ley de protección de datos GDPR, o la estadounidense, donde no hay rastro de software chino, o en la china, donde no se consiguen apps occidentales, a menos que se use una VPN”.

Una mina de oro

Aunque usted no tenga una cuenta en esta red social seguro se ha topado con alguno de los videos que allí se producen. Si no está al tanto de por qué es tan famosa, la compañía de comercio electrónico Oberlo publicó un informe en junio de este año con datos curiosos que respaldan la popularidad de la red social, y la equiparan a las gigantes Facebook, Instagram y WhatsApp.

Además de ser la primera en alcanzar los 1.000 millones de usuarios, fue la segunda más popular en 2019 y le ganó en número de descargas a la famosa WhatsApp ese año. Además, de la lista de las más usadas, es la única que no pertenece a una compañía de Estados Unidos (Google o Facebook).

Es lo contrario a Facebook, donde están los mayores y la cual va en camino, según una investigación publicada por la Universidad de Oxford el año pasado, a convertirse en un cementerio digital; es decir, si las cifras de crecimiento de la red social azul siguen la tendencia de los últimos años, en 2069 tendrá más usuarios muertos que vivos.

En TikTok el contenido se consume más rápido, el algoritmo de esta red está pensado para que los usuarios encuentren fácil más de lo que les gusta. Una investigación publicada por el medio especializado en revelación de documentos The Intercept el pasado 15 de marzo dice que los moderadores que trabajan para la red social tienen la obligación de esconder el contenido que se ve “pobre” o “feo”, y privilegiar el que cumple con las normas estéticas que abundan en Internet.

¿Por qué preocupa?

A su éxito rotundo en países como India, Estados Unidos y Brasil (grandes poblaciones con acceso a smartphones e Internet) no tardaron en llegar las prohibiciones de los gobiernos.

El pasado 1 de julio, la administración india vetó a la app de video —que tuvo 119 millones de descargas en 2019 en ese país, según la herramienta de monitoreo SensorTower— y a otras 58 aplicaciones de origen chino argumentando que en estas se promueven discursos de odio que afectan la soberanía e integridad de la India. Dice un análisis del MIT Technology Review, publicado el 2 de julio, que el año pasado India fue el mercado más importante para TikTok, y el que le sigue es Estados Unidos.

Ahí la preocupación del gobierno va por otro lado: los funcionarios, como el secretario de Estado Mike Pompeo, dicen que afecta la seguridad nacional toda vez que accede a los datos de millones de estadounidenses que tienen la app descargada en su celular, y que la red social, por ser China, colabora con el gobierno de ese país en una misión de espionaje.

Sobre eso, Estados Unidos no ha revelado, hasta el momento, ninguna evidencia contundente, y ByteDance, la dueña de TikTok, ha negado varias veces esas afirmaciones.

Sin embargo, el año pasado el diario británico The Guardian reveló documentos del interior de la empresa que muestran que los moderadores de contenido de la red de videos recibieron instrucción de censurar videos relacionados con críticas o ideologías contrarias al gobierno chino, como los que mencionan la Plaza de Tiananmen o la independencia tibetana.

La compañía respondió a la investigación que esas eran reglas obsoletas y que las nuevas fueron redactadas con ayuda de un comité independiente.

Sobre el miedo de que los datos sean usados indebidamente, Carlos Sáenz, politólogo e internacionalista, quien fue miembro del observatorio de redes sociales de la Universidad Sergio Arboleda, indica que si bien los permisos de acceso que pide la aplicación son muy similares a los de otras redes sociales (cámara, micrófono, geolocalización), “hay que estar muy atentos a la forma en la que está entrenado su algoritmo”.

Porque la perfilación de los usuarios, con base a sus datos de consumo, y una distribución manipulada de la publicidad podrían causar un escándalo de la proporción del de Cambridge Analytica.

Posibles escenarios

Aunque el anuncio de Trump se parece al veto que puso la Casa Blanca el año pasado a empresas de tecnología chinas como Huawei, se trata de dos compañías muy diferentes. Hay que recordar que Huawei no solo es fabricante de celulares y computadores, sino que ya tiene 30 años brindando infraestructura de telecomunicaciones y está en 170 mercados en el mundo.

“TikTok no es una red por la que pasen todos los datos que envío a Internet, es simplemente una app que le causa problemas a la Casa Blanca. Yo creo que el plazo que dieron es irreal y que el gobierno de Trump no ha entendido las dimensiones económicas de lo que propone”, argumenta Wilson Vega, editor del medio especializado Abcediario.co.

De prohibir las transacciones con software chino, también estaría vetado el popular videojuego League of Legends, que es considerado por Forbes como uno de los que más ingresos genera en los deportes electrónicos en el mundo, y es propiedad de Tencent.

Por otro lado, el PhD Gabriel Jiménez Peña, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana, explica que la jugada de Trump, más que velar ante una amenaza de proteger la seguridad nacional —definida por el docente como un daño potencial que pueda afectar la integridad de los ciudadanos o las agencias gubernamentales (como las bombas)— es un llamado a nacionalizar la tecnología y hacer un guiño a Silicon Valley en campaña electoral.

“Trump necesita convencer al sector tecnológico, que no ha estado de su lado, y una manera es ponerle en bandeja de plata una empresa que en este momento es una mina de oro”.

Por eso, según reportó la CNBC el 5 agosto, la Casa Blanca se comunicó con Satya Nadella, CEO de Microsoft, para que la empresa empezara a negociar la adquisición de las operaciones de TikTok en Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. El valor iría desde los 10.000 millones a los 30.000 millones de dólares.

Ya con las operaciones en control de Estados Unidos las dudas sobre la seguridad nacional cambiarían. También hubo rumores de una compra por parte de Twitter. Sin embargo, en una rueda de prensa el 2 de agosto, Trump dijo que se oponía a que un grupo de su país comprara las operaciones estadounidenses de la aplicación. “Tengo ese poder (de prohibir TikTok)”, aseguró. “Puedo hacerlo con un decreto”.

La posibilidad de que la app fuera comprada se fue desvaneciendo pero no lo hicieron los titulares de noticias sobre TikTok en agosto. Primero, la empresa anunció que demandaría a Trump porque “el veto que el mandatario quiere imponer es injusto y politizado”. También, el director ejecutivo de la empresa, Kevin Mayer, quien fuera un alto ejecutivo de Disney, renunció debido a las amenazas de la Casa Blanca.

La cantidad de reacciones que ha causado la situación de TikTok es un ejemplo de cómo las redes sociales están tomando tanta relevancia que ya hacen parte del discurso geopolítico de los mandatarios. El destino de la app está por verse; mientras tanto, Internet como una red abierta y global sigue en juego.

Así lo advirtió el analista político Joshua Keating para el medio independiente Slate: “Aunque Internet abierto siempre fue más un ideal que una realidad, no significa que estemos mejor accediendo a un mundo de Internet nacional balcanizado. Los cierres nacionales de Internet en tiempos de crisis política se han convertido en algo común”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
OPINIÓN
INFLUENCIA EN
LA VIDA PERSONAL
FERNANDO CASTRO
Investigador en comunicación digital de la Colegiatura.
“En TikTok hay una modelación por el ‘quién soy’ y a ‘quién me quiero parecer’, ahí se configuran comportamientos y apariencia física sobre todo por los filtros. Hay unos que borran las líneas de expresión y muestran una apariencia no real, y eso influye en la identidad del sujeto. También se puede distorsionar la opinión, al caer en el círculo del ‘me gusta’, donde solo veo cosas de seres que piensan como yo o se parecen a mí”.

 

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE