Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional Lo último Vida

Nobel de Paz a Narges Mohammadi: la historia de una heroína encarcelada por el régimen de Irán

Narges Mohammadi, premio nobel de paz 2023, ha dedicado su vida a defender los derechos humanos en su país, oponiéndose al velo obligatorio o a la pena de muerteBEHROUZ MEHRI/AFP

Ha sido detenida 13 veces, condenada en cinco ocasiones y sus sentencias suman 31 años de cárcel y 154 latigazos. Ganó el Nobel de Paz 2023 aun estando tras las rejas, donde no frenó su lucha por “promover los derechos humanos y la libertad para todos».

TOMADO DE: noticiascaracol.comNoticias Caracol - YouTube

El premio Nobel de la Paz fue otorgado este viernes a la activista iraní Narges Mohammadi, actualmente encarcelada en Teherán, por su combate contra la opresión de las mujeres en Irán.

El premio a Mohammadi llega al calor de un amplio movimiento de protesta en la República Islámica tras la muerte bajo custodia policial hace un año de la joven iraní Mahsa Amini, detenida por presuntamente vulnerar el estricto código de vestimenta para las mujeres.
Tras el anuncio, la ONU y el comité Nobel instaron a Irán a liberar a Mohammadi, encarcelada en la prisión de Evin, en Teherán, donde según Reporteros Sin Fronteras es objeto de «un hostigamiento judicial y policial para silenciarla».

Narges Mohammadi, de 51 años, ha dedicado su vida a defender los derechos humanos en su país, oponiéndose al velo obligatorio o a la pena de muerte y siendo repetidamente detenida y encarcelada por ello desde hace 22 años, cuando fue detenida por primera vez.

Esta activista y periodista es además vicepresidenta del Centro de Defensores de los Derechos Humanos, fundado por la también Premio Nobel de la Paz iraní Shirin Ebadi, que lucha entre otras causas por la abolición de la pena de muerte.

«Su valiente lucha ha tenido un tremendo coste personal. En total, el régimen la ha detenido 13 veces, la ha condenado en cinco ocasiones y la ha sentenciado a un total de 31 años de prisión y 154 latigazos», declaró Berit Reiss-Andersen, presidenta del Comité Nobel noruego en Oslo.

Reiss-Andersen explicó que la activista y periodista fue galardonada «por su combate contra la opresión de las mujeres en Irán y su lucha por promover los derechos humanos y la libertad para todos».

Es un «momento histórico para lucha por la libertad en Irán», declaró la familia de la activista al enterarse de la noticia.

«Dedicamos este premio a todos los iraníes y, en especial, a las mujeres y niñas iraníes que han inspirado a todo el mundo por su valentía y su lucha por la libertad y la igualdad», agregó su familia en un mensaje escrito.

«Coraje y determinación»

La ONU celebró un premio que este año homenajea «el coraje y la determinación de las mujeres iraníes, que son una fuente de inspiración para el mundo enterio» y pidió a Irán que libere a Mohammadi.

«El caso de Narges Mohammadi es emblemático de los enormes riesgos que asumen las mujeres para defender los derechos de todos los iraníes. Pedimos su liberación y la de todos los defensores de los derechos humanos encarcelados en Irán», reaccionó el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en un correo electrónico enviado a AFP.

El 16 de septiembre, Mohammadi y otras tres prisioneras quemaron sus velos en el patio de la cárcel, conmemorando el aniversario de la muerte de Mahsa Amini, según su cuenta de Instagram, gestionada por su familia.

Dos meses antes de la muerte de esta joven kurda de 22 años, Mohammadi publicaba en Instagram un texto contra el velo obligatorio: «En este régimen autoritario, la voz de las mujeres está prohibida, el cabello de las mujeres está prohibido. (…) No aceptaré el hiyab obligatorio».

El año pasado, con la guerra de Ucrania como telón de fondo, el premio recayó en un trío muy simbólico de defensores de los derechos humanos: la ONG rusa Memorial -oficialmente disuelta en Rusia-, el Centro ucraniano para las Libertades Civiles (CCL) y el militante bielorruso preso Ales Bialiatski.

El premio está dotado con una medalla de oro, un diploma y una suma de 11 millones de coronas suecas (alrededor de un millón de dólares).

Related posts

«Mutar hasta extinguirse»: el extraño curso de la variante delta del coronavirus que desconcierta a científicos en Japón

PaisaEstereo

Falta de conductores, estaciones de servicio «secas» y tensiones sociales: lo que debes saber sobre la crisis del combustible en Reino Unido

PaisaEstereo

Por qué la histórica decisión de Maduro de poner fin a décadas de combustible casi gratis en el país

PaisaEstereo