Connect with us

Nacionales

La “nueva” cuarentena propagó el silencio en el Valle de Aburrá

El deprimido vial de la av. San Juan, en Medellín, hizo honor a esa palabra: “deprimido”, por causa de la soledad y el poco tráfico vehicular, comparado con su cotidianidad. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

POR NELSON MATTA COLORADO

¡Usted no tiene tapabocas y no debe estar acá!”. La orden fue proferida por el mayor Jofre Díaz, comandante de la estación policial de Castilla, y el eco que produjo el sonido al brotar tras su mascarilla, sacó de la locha mañanera a tres hombres que conversaban junto a un granero, en el bulevar comercial de La 68.

“¡Ya me voy pa’ la casa!”, respondió el aludido, al tiempo que se disolvía la reunión.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Wikipedia, la enciclopedia libre

En ete sector del barrio Castilla, en el noroccidente de Medellín, las patrullas desarrollaron una intensa actividad para recordarles a los ciudadanos que la movilidad está restringida, debido a una nueva “cuarentena por la vida” decretada por la Gobernación de Antioquia, y a la alerta naranja que rige en el departamento, por el alto índice de ocupación de la red hospitalaria.

Martha Cano, de 42 años, contó que se atrevió a salir de su casa para hacer una transferencia de dinero urgente por una sucursal de Gana, pero al llegar al establecimiento los policías ya lo estaban mandando a cerrar. Un celador y dos empleadas salían de brazos cruzados, tras bajar la puerta de metal plegadiza.

“Esto está horrible, ya uno no puede hacer nada”, se quejó Martha, al opinar sobre los controles que regirán hasta la medianoche del lunes 20 de julio, en medio de la curva ascendente de contagios de covid-19.

Calles despejadas
EL COLOMBIANO recorrió en la mañana de ayer varios sectores del Valle de Aburrá, constatando que la mayoría de ciudadanos acató las restricciones a la circulación. En las vías principales hubo un bajo flujo de tráfico, lo que permitió un ágil desplazamiento por arterias como la variante a Caldas; las autopista Regional, Sur y Norte; las avenidas 80, Oriental y San Juan; y la calle 30, entre otras.

Esa facilidad para movilizarse sin los habituales “trancones”, implicó que también hubo una baja frecuencia en el servicio de transporte público. En el paradero de buses de la ruta a Caldas, en la Plaza de la Luz (centro de Medellín), el despachador Víctor Estrada, de 55 años, contó que estaba recibiendo un bus cada 20 minutos, cuando habitualmente se hacía cada cinco.

Por redes sociales se conoció el disgusto de varios usuarios en el norte del Valle de Aburrá, porque los buses intermunicipales estaban pasando cada 40 minutos.

En el parque de Bello, que estaba acordonado varias cuadras a la redonda para restringir el acceso vehicular, de vez en cuando pasaba un alma con prisa, pues una patrulla militar y otra policial daban rondas y pedían papeles.

Ana María Niño, de 21, cruzó con su hijo Emiliano, de un año. Justificó su salida diciendo que debía llevarlo a una terapia de crecimiento. “Aquí he visto que la gente anda separada, pero yo vengo de Copacabana y allá si vi mucha gente reunida en el parque”, dijo.

Aunque en el recorrido hubo algunas excepciones, de transeúntes que no llevaban tapabocas y se sentaban en las aceras a ver la vida pasar, en general hubo una respuesta positiva a la orden de aislamiento. “Se logró la disminución de peatones en un 95%, del tráfico vehicular en 85% y la accidentalidad 65%, respecto a un día normal. El comercio ha cumplido”, acotó Leonardo Buitrago, subsecretario Operativo de la Secretaría de Seguridad de Medellín.

Entre las 00:01 a.m. y las 4:00 p.m. de ayer, la Policía impuso 606 comparendos en el Valle de Aburrá, 434 de ellos en la capital paisa.

En el atrio de la iglesia del parque de Envigado, con una reja de por medio, la feligrés María del Socorro Acevedo se arrodilló a orar. Al término, indicó que tenía 64 años y que, a pesar de la restricción, salió a pasear. “Sufro de escoliosis, osteoporosis y artrosis. Tengo muchos medicamentos, pero lo único que me calma el dolor es caminar un ratico. Por eso salí, y para rezar, para que en esta pandemia Dios tenga piedad de todos nosotros”.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
EN UN MINUTO
LA POSTURA DE LOS GREMIOS
Por medio de un comunicado, Fenalco Antioquia recordó que “la empresa, como base del desarrollo, tiene una función social que implica obligaciones” e instó a la comunidad a “velar por la conservación de la salud personal, evitando omisiones perjudiciales y cumpliendo las normas que dicen las autoridades (…)”. Por su parte, el Comité Intergremial de Antioquia cuestionó que las autoridades igualen al mismo nivel al sector formal empresarial con “la informalidad y aquellos que practican la indisciplina social, que sí ponen en riesgo a todos”. Agregó que al Estado le falta más efectividad frente a los incumplidos y pidió a las autoridades que en los próximos fines de semana se permita el trabajo del empresariado responsable.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE