Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Lo último Nacionales Vida

La Medellín mal educada: que la incultura no se vuelva costumbre

En el Tranvía de Ayacucho, los vehículos que invaden el corredor exclusivo se volvieron parte del paisaje. FOTO: CAMILO SUÁREZ ECHEVERRY

El irrespeto a normas de tránsito, el ruido y la intolerancia hacen parte de un problema que pide soluciones de fondo.

TOMADO DE: elcolombiano.comLogo El Colombiano

En las calles de Medellín se vive una crisis silenciosa de cultura ciudadana. Pese a estar en casi todos los campos de la vida cotidiana, su presencia pareciera pasar de agache tal vez por estar desbordada o por haberse convertido en parte del paisaje.

Lea también: Jalón de orejas del Metro: en 2023 se presentaron 137 incidentes en el tranvía de Ayacucho

Basta ponerse los zapatos y emprender una caminata por la ciudad para toparse con miles de motociclistas que se suben por los andenes e invaden los carriles exclusivos del metro, peatones que tiran la basura al piso, comerciantes que violan los límites de ruidos y, en casos más críticos, personas que se van a los golpes para resolver sus problemas de forma violenta.

Aunque una buena parte de la ciudadanía acata las normas, si se da un vistazo a las cifras el lío se muestra crítico: 80.258 conductores sancionados por violar las normas de tránsito solo el año pasado, 225 accidentes con heridos por infracciones en el Metroplús en 2023, 79 homicidios por intolerancia, puntos de acumulación de basuras que se cuentan por miles, entre muchos otros.

Pese a que en el problema inciden variables de todo tipo, expertos como el profesor Mauricio García Villegas, uno de los investigadores que ha explorado a fondo la situación de la cultura ciudadana en el país, apuntan que factores como la falta de confianza, vacíos educativos y la ausencia de sanciones para los infractores explican en gran medida el fenómeno.

Siga leyendo: Exceso de venteros informales convirtieron el Paseo Bolívar en un caos donde no hay espacio ni para caminar

“Fomentar la cultura ciudadana no es algo fácil y eso debido a que depende de muchos factores: educación, confianza, espacio público limpio, buen gobierno, sanciones efectivas, etc. La desconfianza, por ejemplo, incide directamente en la falta de cultura ciudadana: en una sociedad en la que la gente confía poco es muy difícil promover el civismo. Pero la confianza no viene sola; necesita de buenos gobernantes y de igualdad social. La corrupción de los funcionarios públicos, empezando por los alcaldes, destruye la confianza y el espíritu cívico”, apunta el escritor y ensayista, señalando que es clave emprender una ambiciosa cruzada de políticas públicas.

Para medirle el pulso al tema, hacemos un repaso por los campos en los que más se siente la crisis de cultura ciudadana por la que atraviesa Medellín.

428 accidentes por invasiones a carriles del Metroplús y del tranvía

De acuerdo con las cifras del Metro, en 2023 cerca de 71 incidentes en el tranvía fueron causados por peatones imprudentes. FOTO: CAMILO SUÁREZ
De acuerdo con las cifras del Metro, en 2023 cerca de 71 incidentes en el tranvía fueron causados por peatones imprudentes. FOTO: CAMILO SUÁREZ

Una de las caras más visibles de los problemas de cultura ciudadana se vive en el metro de Medellín, en donde tanto en el corredor del tranvía de Ayacucho como en los carriles de uso exclusivo para las líneas de buses los infractores que obligan a parar el sistema son pan de cada día.

El gerente del Metro, Tomás Elejalde, señala que mientras en el tranvía se registraron 173 incidentes viales en 2023, 71 causados por peatones imprudentes, en el Metroplús van 255 accidentes que han dejado lesionados, el 95% asociados a motos que invaden el carril o violan los semáforos.

Aunque la acción central para atacar el problema depende de los controles del Tránsito y la Policía, los únicos investidos para efectuar sanciones, Elejalde señala que el Metro ha buscado redoblar sus esfuerzos para fortalecer la cultura vial, explicándole a los peatones cuáles son las normas en el corredor y sensibilizando a los pasajeros.

80.200 partes por incumplir las normas de tránsito

En lo corrido del año pasado, 30.913 personas resultaron lesionadas en accidentes de tránsito, muchos de ellos por infracciones a las normas de tránsito. FOTO: CAMILO SUÁREZ
En lo corrido del año pasado, 30.913 personas resultaron lesionadas en accidentes de tránsito, muchos de ellos por infracciones a las normas de tránsito. FOTO: CAMILO SUÁREZ

Los comportamientos de los conductores en las vías va más allá de los controles realizados por los agentes de tránsito en cada municipio. El secretario de Movilidad de Medellín, Mateo González, manifestó que “es increíble cómo se pueden ver motociclistas sin casco y sin luces recorriendo las vías o conductores que no respetan los semáforos. Podemos tener más de 2.000 guardas en las calles y aún así, si no hay cultura ciudadana, poco se puede hacer”.

Y así lo ratifican la cantidad de sancionados registrados el año pasado, cuya cifra llegó a los 80.258, de acuerdo con los registros de la Secretaría de Movilidad de Medellín, de los cuales 53.709 se hicieron a motociclistas, siendo este el actor vial con mayor cantidad de imprudencias.

Además de las múltiples afectaciones que esto genera en la movilidad, lo más delicado son las víctimas que dejan estos hechos, ya que el año pasado hubo 266 personas muertas y 30.913 personas lesionadas.

2.200 puntos de acumulación de basuras

Punto de acumulación de basuras sobre la calle Ayacucho, en el oriente de Medellín. FOTO: CAMILO SUÁREZ
Punto de acumulación de basuras sobre la calle Ayacucho, en el oriente de Medellín. FOTO: CAMILO SUÁREZ

La acumulación de basuras y escombros en Medellín ha sido durante los últimos años uno de los problemas ciudadanos que mayor debate público ha generado. Aunque durante la administración anterior el tema generó fuertes discusiones, sobre todo por asociarse a una crisis en el parque automotor de Emvarias y coincidir con múltiples denuncias sobre la politización de esa entidad y la llegada de funcionarios con un pobre perfil técnico, el fenómeno también está anclado a la falta de cultura para disponer de esos residuos y la reducida capacidad de las autoridades para identificar a los infractores y sancionarlos. Las cifras oficiales dan cuenta de al menos 68 puntos críticos y más de 2.200 de acumulación de basuras.

En 2023 hubo 76 homicidios en medio de peleas e intolerancia

En lo corrido del año pasado, 3.286 personas resultaron lesionadas en hechos de intolerancia. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA
En lo corrido del año pasado, 3.286 personas resultaron lesionadas en hechos de intolerancia. FOTO: MANUEL SALDARRIAGA

Cualquier diferencia, por más pequeña que sea, está llevando a que se presenten riñas en las calles o en eventos públicos que han dejado lesionados y hasta muertos por decenas en Medellín.

De acuerdo con el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), el año pasado se registraron 76 homicidios relacionados con temas de convivencia, 13 casos menos que los hechos de bandas criminales.

Lo más delicado es que los hechos de intolerancia dejaron 3.286 personas lesionadas y en este comienzo de año ya la Policía Metropolitana contabiliza 82 personas capturadas por las riñas que se han registrado.

Los actos de intolerancia se presentan, en muchos casos, en medio del consumo de bebidas embriagantes, pero también es recurrente por conflicto de vecinos o al momento de solucionar algún accidente de tránsito en el que no haya presencia de guardas de Movilidad, solo por mencionar las más comunes.

Seis estaciones exceden límites permitidos de ruido

En el Centro de Medellín, el alto flujo vehicular, el comercio y la vida nocturna hacen parte de la crisis de ruido. FOTO: JAIME PÉREZ
En el Centro de Medellín, el alto flujo vehicular, el comercio y la vida nocturna hacen parte de la crisis de ruido. FOTO: JAIME PÉREZ

El crecimiento demográfico y urbano de la ciudad ha traído como efecto colateral la agudización del ruido en varias zonas críticas de Medellín, entre las que se cuentan sectores como la carrera 70 a la altura del sector del estadio Atanasio Girardot, la avenida 33, la calle Ayacucho y el Centro de la cuidad. En todos estos lugares, además de los establecimientos nocturnos y los vecinos que no respetan la norma, el fenómeno se agrava por el ruido del alto flujo vehicular y el ruido que ocasionan muchos comerciantes.

A la falta de capacidad de las autoridades para impartir sanciones y realizar controles, la problemática también está influida por la aún incipiente red de medición de ruido que tiene la región. En las seis principales estaciones que tiene el Siata en el Valle de Aburrá (ubicadas en puntos como el Museo de Antioquia, el Politécnico Jaime Isaza Cadavid, entre otros), todas ellas muestran niveles por encima de la norma durante la noche y cinco tienen niveles desbordados durante el día.

Jacobo Betancur Peláez
Jacobo Betancur Peláez
Santiago Olivares Tobón
Santiago Olivares Tobón

Related posts

MacondoLab presenta algas para descontaminar cuerpos de agua

admin

Tomar café con panela es una manera de consumir y sentir a Colombia”: Luis Fernando Vélez

admin

Duro golpe al narcotráfico en Santa Marta

admin