RimixRadio, Noticias para latinos
Económicas

La canasta familiar en Medellín está asfixiada por alza en precios

FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

El IPC anualizado en Medellín alcanza el 12,99%, levemente por debajo del indicador nacional que es de 13,34%. Los rubros de gasto asociados a la comida y el transporte presionan las cuentas de los paisas.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Archivo:ElColombiano.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

A riesgo de cometer una herejía por estos días santos, un cliente preguntaba en un minimercado para qué le alcanzarían en estos tiempos las 30 monedas que Judas obtuvo por traicionar a Jesucristo.

“Hace diez años un kilo de arracacha se conseguía por menos de $1.000, hoy vale casi $6.000, ¡qué tal que esa comidita fuera bien buena! Con ese precio ni al Iscariote le rendiría tanto el billete”, decía el comprador, mientras miraba, bastante mortificado, los valores de los distintos productos en las estanterías.

Y es que según las cuentas del Dane, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el último año alcanzó el 13,34%, nivel cercano al 13,51% observado hace 24 años. Para Medellín y el Valle de Aburrá el indicador es 35 centésimas más bajo al ubicarse en 12,99%, impulsado como en el resto del país por las variaciones en los precios de los alimentos, tanto en casa como en restaurantes (ver gráfico).

En línea con el top 3 de los alimentos que observan una mayor variación inflacionaria en las cifras del Dane, la arracacha, la cebolla y los plátanos aprecian aumentos en sus precios de 318,1%, 45% y 42,8% respectivamente, frente a los que tenían hace un año.

Así, un kilo de arracacha en la Central Mayorista de Antioquia subió, en los últimos doce meses, de $1.375 a $5.750; el de cebolla de rama de $2.000 a $2.900 y el de plátano verde de $2.800 a $4.000.

Para la economista antioqueña, Claudia Bustamante, los números no deben ser causa de sorpresa, pues según ella históricamente los tres primeros meses del año tienden a ser los más difíciles en materia inflacionaria, y aunque frutas y verduras varían de precio, los empresarios de los supermercados expresan que todo sigue con precios altos.

Los costos de la carne de res también causan comentarios, y en los expendios el comentario recurrente es: “comer carne es realmente un lujo”, pues son escasos los cortes de menos de $10.000 por libra.

En la Central Ganadera de Medellín a comienzos de abril de 2022 un kilo de ganado en pie (vivo) se negociaba entre $7.400 y $9.300, a finales de marzo pasado estuvo entre $8.500 y $10.350, es decir incrementos que oscilan entre el 11,2% y el 14,8%.

Pero, en las carnicerías las cuentas son de otro calibre y no es extraño ver la libra de lomo de res con precios entre $31.350 y $24.000; punta de anca entre $23.750 y $22.250; y otros cortes finos entre $25.250 y $22.000.

Y en los restaurantes, los platos preparados con algunas de estas proteínas no bajan de $40.000, con porciones de 250 gramos.

Cuentas mortificantes

Los aumentos en los precios de la gasolina y su repercusión en los desplazamientos de pasajeros y mercancías son otros componentes del mayor costo de vida, a marzo, la inflación de los gastos que tiene que ver con el transporte en Medellín es de 15,98%.

Con los anuncios del Gobierno de continuar con los incrementos de este combustible, y a partir del segundo semestre posiblemente del acpm, se estima que el transporte mantenga una variación inflacionaria positiva.

Las facturas de los servicios públicos y en particular de la electricidad tampoco dan tregua, y pese al reiterado propósito del presidente, Gustavo Petro, de reducir las tarifas el objetivo todavía no se cristaliza.

Según el Dane, el IPC anual del gasto asociado a electricidad, gas y otros combustibles es del 21,67%, a marzo. La cifra es muy superior al 13,34% del promedio nacional que alcanza la inflación total.

Javier Gaviria, presidente de la Liga Nacional de Usuarios de Servicios Públicos Domiciliarios, explicó que para bajar las tarifas de la electricidad es necesario desdolarizar el tratamiento de componentes como el cargo por confiabilidad, revisar a la baja las rentabilidades reconocidas a las empresas prestadoras del servicio de transmisión, distribución y comercialización, todas por encima del 12%, cuando según estudio de la Asociación Sindical de Ingenieros Electricistas de Bogotá, en Europa es del 4,38%.

Lo claro hasta ahora es que el costo de vida mantiene el viacrucis a los hogares que esperan su pronto término, y que llegue la redención para el bolsillo.

 

Infográfico

Related posts

Más de $4.000 millones se moverían por el partido Colombia – Chile

admin

Multan a Uber con 59 millones de dólares por ocultar casos de acoso sexual

PaisaEstereo

Compañía de renta de carros remata su flota tras declararse en bancarrota

PaisaEstereo
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE