Connect with us

Vida

La boca también se enferma, y no solo de caries

POR JUAN ALCARAZ |

Hay más afecciones, algunas graves: una patología mal controlada puede llevar a la muerte.

TOMADO DE: elcolombiano.comResultado de imagen de elcolombiano.com

Desde niño se lo han repetido: que no se le olvide lavarse los dientes. Detrás está el mensaje de cuidar la salud oral, y con toda la razón: según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 9 de cada 10 personas en el mundo sufren alguna patología que va desde la famosa caries hasta el cáncer bucal. En esta parte del cuerpo conviven más de 700 especies entre bacterias, virus y hongos, explica Andrés Duque, periodoncista y epidemiólogo oral. “Es un desafío microbial muy alto porque estos microorganismos pueden migrar a otros sitios y relacionarse con enfermedades. El ambiente de la cavidad oral es complejo, se expone a los medios externos como las heridas y la saliva”.

 

El experto afirma que la afección más común en la boca (y en todo el cuerpo) es la caries dental. “Es el resultado de un desequilibrio entre los microorganismos, el pH y los aspectos nutricionales, una consecuencia de la interacción de las bacterias con los alimentos especialmente azúcares, carbohidratos y la saliva”.

De acuerdo con la OPS, la prevención de la caries empieza en las primeras etapas de la vida, sin embargo, incluso en los países desarrollados, “entre el 60 % y el 90 % de los niños en edad escolar tienen caries”.

Inflamaciones: una señal

Según Duque, la boca se expone a otra patología llamada enfermedad periodontal, “la sexta más frecuente en el organismo de los seres humanos”. Es un proceso de inflamación permanente de las encías “debido a la acumulación de bacterias, la disminución de las defensas, estrés, depresión, el consumo de cigarrillo y tener una diabetes mal controlada”. Se clasifica en gingivitis y periodontitis.

La primera (gingivitis ) es el inicio de la enfermedad periodontal. ¿Cómo se identifica? Sangrado constante de la encía al momento de usar la seda dental o al cepillarse los dientes. Otra: mal aliento por las bacterias que interactúan.

Cuando una persona no previene a tiempo la gingivitis es más propensa a padecer la periodontitis que afecta no solo la encía, sino también el hueso que sostiene a los dientes. “Es el resultado de la interacción de los microorganismos con la respuesta inmune del cuerpo, depende también de los factores de riesgo como fumar cigarrillo o la diabetes no controlada, esto empieza a generar un desequilibrio y se manifiesta con un sangrado en la encía”.

Aclaró que “el 95 % del mal aliento en las personas es derivado de la enfermedad periodontal (gingivitis o periodontitis)”, que puede llevar a la pérdida de los dientes en mayores de 30 años y hasta “conducir a la muerte. Se ha empezado a ver una alta prevalencia de cáncer a nivel oral, hay que prestarle atención al cáncer de lengua y en encías”.

Enfermedades
fatales

La boca es la puerta de entrada de virus, bacterias y hongos. Las enfermedades en esta parte del cuerpo traen consecuencias (no es la causa principal) para desarrollar otras patologías como problemas cardiovasculares, respiratorios, neumonías, diabetes y hasta la muerte.

El patólogo oral Jairo Robledo Sierra dice que, a parte de las patologías más comunes que perjudican al diente y a los tejidos que lo soportan, “existen cientos de enfermedades que afectan la mucosa oral y que pueden ser mortales, como el cáncer oral. Sus manifestaciones pueden ser llagas o úlceras que no cicatricen en el transcurso de tres semanas, manchas o lesiones rojas, blancas o combinadas que no desaparezcan en este mismo periodo (tres semanas) o hinchazones en la boca que no tengan una causa aparente”.

Señala que la mucosa oral es muy similar, por ejemplo, a la piel, y se puede ver afectada por infecciones o enfermedades benignas. “Los factores de riesgo más importantes para el cáncer oral son el consumo excesivo de alcohol y tabaco. Cuando un paciente tenga uno de estos signos debe consultar inmediatamente al odontólogo para evaluar la causa. De encontrarse una lesión maligna se debe remitir al especialista en medicina oral o estomatólogo para hacer pruebas, entre ellas una biopsia que determinará qué manejo se le debe dar”.

El Global Cancer Observatory (GCO) de la Organización Mundial de la Salud reveló que en 2018 se registraron más de 177.000 muertes por cáncer oral en el planeta, y para 2040 la cifra podría aumentar a 275.000.

Una boca sana

Lo primero que recomiendan los especialistas para tener una boca saludable es disminuir la ingesta de carbohidratos, consumir verduras, eliminar el consumo de cigarrillo, no llevarse elementos a la boca (lápices) y controlar el apretamiento de los dientes.

Para Diego Gil Alzate, odontólogo de la Universidad de Antioquia, lo primero que se debe entender es que la salud bucal complementa la general y el sistema que conforma la boca hace parte de un ser humano integral.

“Se debe consultar con un profesional de la odontología desde temprana edad para recibir orientación sobre los tratamientos específicos para cada persona, mantener unas buenas medidas de higiene oral entre las que se incluye un adecuado cepillado dental y uso de la seda dental”.

Otro aspecto que resalta para mantener una boca sana es evitar el consumo de alimentos y bebidas como la cafeína, bebidas gasificadas y azúcares que pueden afectar los tejidos que se encuentran dentro de la boca. Recomienda controlar los ácidos como el limón.

“Un buen cepillado no se hace fuerte ni con un cepillo de cerdas duras, se realiza con un cepillo de cerdas suaves y una técnica apropiada y cómoda, este hábito debe implementarse desde la primera infancia”.

Gil afirma que una boca saludable es la consecuencia de un comportamiento de una persona que cree en su bienestar. “La visita al odontólogo se debe hacer antes de que aparezca cualquier enfermedad, se recomienda mínimo dos veces al año de manera preventiva. Cuando ya hay un tipo de manifestación, signo o síntoma quiere decir que algo venía funcionando mal”.

¿Y el tapabocas qué?

Los expertos consultados descartan que este elemento de protección pueda generar algún tipo de patología. “No hay evidencia de que alguna enfermedad se vaya a generar en la boca por su uso, lo que sí es que es un componente fundamental para que una de las vías de entrada del virus esté protegida”, manifiesta el epidemiólogo Duque.

Agrega que al usar la mascarilla se evita que las vías orales se expongan al virus, estas “son una de las puertas de entrada más importantes que tiene la enfermedad dentro del organismo. Desde este punto de vista, al proteger la boca, nos estamos protegiendo”.

El patólogo Sierra puntualiza que no está comprobado que el uso de tapabocas prevenga patologías distintas al coronavirus como la caries dental, la enfermedad periodontal o alguna infección por hongo. “Estar todo el día con él no genera otras enfermedades o algún efecto adverso en la salud de los humanos. El riesgo contra el beneficio es muy bajo”

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Cuando una persona tiene esos tornillos en reemplazo de la raíz de los dientes y encima una prótesis también se expone a sufrir enfermedades en la boca que se conocen como periimplantares. Estos son procesos inflamatorios que pueden llevar a la pérdida del implante.

Desde 2010, investigadores de la Universidad CES vienen analizando este problema. Han encontrado que el 15 % de los implantes dentales, al primer año de seguimiento, muestran alguna enfermedad periimplantar. Existen dos tipos: mucositis periimplantar (inflamación inicial donde están colocados los implantes) o periimplantitis (pérdida del hueso en el implante).

 

 

1
Cepillarse tres veces al día, durante dos minutos, haciendo uso correcto de la seda dental.
2
Controlar factores de riesgo como fumar y consumo de alimentos azucarados, carbohidratos y ácidos.
3
Visitar al odontólogo de manera preventiva dos veces al año para mantener los dientes sanos.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE