Connect with us

Nacionales

Invías explica la complejidad para retirar derrumbe de Valdivia

El llamado de Invías es a usar las dos vías alternas: Medellín-Cisneros-Puerto Berrío-Costa Atlántica y Medellín-Turbo-Montería-Costa Atlántica. Así luce el derrumbe en Valdivia FOTO CORTESÍA INVÍAS

Ocho días cumple el derrumbe en el kilómetro 81 de la vía a la Costa Atlántica, en el sector de Valdivia, que obligó, en un principio, al cierre escalonado de la troncal, pero que ayer llevó a Invías a cerrar la vía totalmente. La razón: un derrumbe de 30.000 metros cúbicos en una zona en donde no hay maniobrabilidad para meter maquinaria. A esto se le suma, que la carretera, en ambos sentidos, está con filas de camiones que buscan llegar a su destino. Se estima, que la del lado de Medellín es de cerca de 10 kilómetros.

TOMADO DE: elcolombiano.comAntioquia - Medellín | El Colombiano, noticias.

Para entender las dimensiones de la situación, EL COLOMBIANO habló con Juan Esteban Romero, director operativo del Invías, quien explica que en la zona hay 8 máquinas tratando de remover la tierra, más personal especializado, junto con la Policía y el Ejército Nacional.

¿Qué dimensiones tiene
el deslizamiento?

“Tenemos un talud de 100 metros de altura en el que cayeron 30.000 metros cúbicos”.

¿Qué tan difícil es retirarlo?

“Bastante complejo. Para esto hemos dispuesto la capacidad operativa y técnica del Instituto. Hemos desplazado maquinaria, especialistas, ingenieros; quienes están permanentemente en la zona atendiendo la emergencia. Se ha dado paso a los vehículos, en la medida de lo posible. Tenemos una situación difícil con las comunidades porque la gente se nos está metiendo a la brava al derrumbe, no les importa el riesgo. Hay que entender algo: tenemos material suelto en la montaña y puede ir bajando. En la zona hay cuatro viviendas que tuvimos que evacuar de manera inmediata, la amenaza que tenemos en el lugar es latente. El asunto es que en la medida en que hemos venido removiendo la tierra, se ha ido desplazando más. Este es un trabajo que tenemos que hacer con mucho cuidado, con detalle. No podemos poner en riesgo la vida de los operarios ni de las personas que estén cerca al lugar. Quiero insistir en algo. Este trabajo se nos ha dificultado por las comunidades cercanas que se nos quieren meter al deslizamiento”.

Pero entonces, ¿cómo será el plan de remoción?

“Tenemos dos frentes de trabajo. Vamos a seguir descargando la pata del talud, de tal manera que podamos ir limpiando hasta que lleguemos hasta el punto de la falla. Esto es un asunto de paciencia, de tiempo, estamos haciendo un trabajo de filigrana. Desde el mismo viernes sacamos una resolución en la que ordenamos el cierre por las noches, lo que nos permitía evacuar el tránsito desde la 1 de la tarde. Así estábamos hasta el miércoles, pero la maniobrabilidad se nos dificulta y nos tocó cerrar la vía. Hoy pudimos abrir un carril para evacuar al menos el tránsito liviano. Nosotros entendemos la situación, pero nos toca tomar la decisión y generar el cierre total de la carretera”.

¿Ese cierre por cuánto tiempo será?

“No, no sabemos. Estamos trabajando para poner la vía al servicio, lo antes posible. En este momento, necesitamos garantizar que quienes estén en la zona, estén bajo todas las medidas de seguridad”.

Pero entonces, este derrumbe entre los cálculos de ustedes ¿es grande o pequeño? ¿en términos generales cuánto se puede demorar levantarlo”.

“30.000 metros cúbicos, si lo comparamos con el derrumbe de San Luis que tuvo 120.000, pues es poco. Ahí nos demoramos 15 días en removerlo. Eso lo hicimos en tiempo récord. Ahora, 30.000 metros cúbicos, cuando uno tiene mucha capacidad operativa se puede remover en 5 o siete días. Pero aquí lo complejo es que no tenemos forma de poner toda nuestra capacidad, de llenar el lugar de maquinaria porque es un riesgo latente”.

¿La recomendación es usar las dos vías alternas?

“Sí, por favor. Hay que usarlas. No podemos seguir llenando la carretera de camiones en ambos sentidos, no hay una fecha de apertura. La cantidad de camiones nos está generando una presión innecesaria, necesitamos trabajar”.

¿Hay camiones atascados?

“En la mañana de ayer dimos tránsito a vehículos livianos, seguimos trabajando para poder mirar si podemos dar paso a los pesados, pero, le insisto, deben usar las vías alternas, no pueden seguir haciendo fila generándonos presión. Dependemos del clima y de cómo logren avanzar nuestras máquinas. Es importante algo y quiero subrayar esto: deben tomar las vías alternas. No nos pueden seguir usando la vía, se nos está generando un represamiento innecesario”.

¿Las vías alternas cómo
están?

“El corredor que de Medellín va hacia Cisneros y de Cisneros a Puerto Berrío está en perfectas condiciones. Y la vía que de Medellín va a Turbo, ahí tenemos varios contratos de concesión y la carretera está en obra. Sabemos que la movilidad no es fluida, pero hay que tener paciencia y usarlas” .

Invías explica la complejidad para retirar derrumbe de Valdivia

CONTEXTO DE LA NOTICIA

El director Ejecutivo de la Asociación de Transportadores de Carga (ATC), Anderson Quiceno, dijo que hasta ayer “teníamos en la carretera 2.200 camiones, entre sencillos y tractomulas en la carreteras. Están estancadas con cerca de 44.000 toneladas de carga. Del derrumbe hacia Tarazá hay seis kilómetros de carros represados y del derrumbe hacia Medellín, la fila de carros es de 10 kilómetros. Algunos camioneros han venido devolviéndose. Lo otro que está pasando es que los camioneros han tenido que botar la carga porque es perecedera y se pudre. Hay leche, hortalizas que se han perdido. Frente a las vías alternas a nosotros nos implica dar una vuelta de cuatro o hasta de ocho horas más de recorrido y los costos se incrementan, por eso muchos prefieren esperar”.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE