Connect with us

Vida

Exmagistrado de la Corte Suprema mató a un perro a tiros

José Antonio Salazar, exmagistrado, y el perro Yak que él asesinó Foto: SEMANA

Se trata de José Antonio Salazar, quien fue magistrado auxiliar del exmagistrado Humberto Murcia Ballén, fallecido el año pasado. El hecho ocurrió en su casa de descanso en ese municipio. Uno de los dueños de la mascota, David Hernández, narró lo sucedido.

TOMADO DE: semana.com

Era la 1:30 de la tarde del domingo 29 de marzo, cuando David Hernández escuchó varios disparos. Se encontraba en su casa, en Villa de Leyva (Boyacá) haciendo el almuerzo pero, al escuchar las descargas tan cerca, se sintió alarmado y decidió salir corriendo de inmediato a ver qué había pasado. “En eso, se acercó el trabajador que cuida la propiedad vecina. Yo bajé corriendo y nos dijo: ‘que manda a decir el patrón que vayan a recoger al perro que el doctor lo mató’”. Por el “patrón”, el trabajador del predio de al lado se refería a José Antonio Salazar, exmagistrado auxiliar de Humberto Murcia Ballén, magistrado de la Corte Suprema de Justicia en la década de los 80 y fallecido el año pasado.

“¿Qué perro?”, recuerda David que fue su primera pregunta, pues su familia tiene varios perros. Y el trabajador le confirmó que se trataba de Yak, un rottweiler de 10 años, miembro de una familia de canes que llevaba acompañando a  la familia Hernández por más de 20 años. “Me quebré en llanto e inmediatamente salí corriendo. Me hicieron entrar a la casa y como en una especie de jardín interno, al lado de una mesa donde había un computador portátil, estaba el perrito tirado”, cuenta David quebrado entre lágrimas. Dijo que, a los pocos minutos, salió el señor Salazar, momento en el que le indagó si había sido él el que lo había matado. “Me dijo que sí. Le pregunté que porqué, y solo me dijo que porque se sintió agredido”.

Pero, según aclara David, Yak no era un perro agresivo. “Es más, le tenía miedo a la pólvora y a los truenos, y siempre que los escuchaba, se escondía debajo de la cama”. En ese momento, continúa David relatando, le preguntó al exmagistrado si es que él siempre estaba acompañado de su arma, a lo que el señor Hernández le contestó negativamente. Le aclaró que él se paró de la mesa donde estaba trabajando, fue a buscar el arma, y la emprendió contra el animal. “¿O sea que, mientras el perro lo atacaba, tuvo tiempo de ir a buscar el revólver, salir y matarlo?”, se cuestiona David quien, eso sí, ya acudió a las autoridades judiciales para interponer la denuncia. Sobre todo, porque el maltrato animal ya es delito en Colombia.

 “Yo nunca había perdido a un ser querido de esta manera. Me desvanecí sobre él y lo abracé. Me imagino que en ese momento le presioné el torso y sentí que se le salió un suspiro, lo levanté y no pudo levantarse. Le levanté la cabeza, sentí que se cayó y lloré. Al señor le dije: ‘míreme a los ojos, quiero que sepa que usted acaba de matar a un miembro de mi familia”. Pero el señor Hernández se quedó callado. Yo saqué a Yak, lo llevé a mi casa y, después de que le hicieron la necropsia, lo enterré.

El exmagistrado fue consultado respecto a los hechos. «A raíz de las amenazas y llamadas anónimas de los animalistas, mi teléfono está intervenido y las llamadas deben ser previamente filtradas”, respondió. En tal sentido, dijo que consultaría a su abogado para recibir una sugerencia respecto de si debe o no hablar en medios de comunicación.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE