Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional Vida

El periodista asesinado por un Bonaparte, cuya tumba es manoseada todos los días

Se cree que para encontrar el amor se debe frotar el bulto de bronce de la estatua, ¿por qué?

LAURA NATALIA BOHORQUEZ RONCANCIO.

TOMADO DE: eltiempo.comnotification icon

Con un agresivo movimiento, Pierre Bonaparte se giró sobre sí mismo y se abalanzó en contra el hombre que más de una vez le había dado un dolor de cabeza. Sin pensarlo dos veces, lleno de rabia y frustración, le dio una bofetada con la mano izquierda, mientras que con la derecha alistaba al protagonista de una gran tragedia: un revólver de diez tiros.

La escena es difusa, pero contundente, pues, en algún momento de la pelea, Bonaparte le disparó en el pecho a aquel hombre, dejándole una herida que lo mataría minutos después.

(Le puede interesar: El mundo al revés: Issei Sagawa, el ‘caníbal de Kobe’ que se volvió celebridad).

El hombre fue asesinado con un solo tiro. Foto:  iStock

Sin embargo, el victimario no contaba con que la situación generaría una de las huelgas antibonapartistas más importantes del siglo XIX y lo condenaría al exilio. Por su parte, probablemente, la víctima tampoco pensó que su muerte sería causante de tal revolución y -mucho menos- que, años después, su historia se conocería gracias a que la tumba en la que sus restos yacen es una de las más visitadas de todo el mundo.

No obstante, esto último tiene dos matices, pues quienes pasan a saludar los restos del periodista francés Victor Noir no siempre tienen mucho interés en su recorrido por la libertad de prensa y la defensa de los ideales políticos.

Si bien es cierto que algunos pueden hacerlo por su relevancia histórica, la mayoría de personas buscan la estatua, que está sobre su yacija, con el fin de besar sus labios y frotar su mano en la entrepierna de bronce, pues se cree que esto traerá prosperidad y beneficios sexuales a la persona que lo haga.

Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Qué conexión tiene un revolucionario francés con una superstición sexual?

Victor Noir: un periodista revolucionario

Victor Noir fue un periodista muy relevante en la convulsionada época del Primer y Segundo Imperio Francés. Nació el 27 de julio de 1848 bajo el nombre de Yvan Salmon, pero posteriormente cambió su apellido por ‘Noir’ -como el de su madre cuando era soltera- y su nombre a ‘Victor’, para darle más fuerza a la reputación que buscaba hacerse con su carrera.

Sus padres fueron Joseph Jacques Salmon, relojero y luego molinero, y Joséphine Élisabeth Noir, quien se dedicaba a los asuntos del hogar. Eran una familia muy humilde, considerada de clase baja en aquella época.

(Siga leyendo: El famoso que pasó de dar charlas motivacionales a estar 50 años encarcelado).

A sus 22 años era un joven brillante, lleno de pasión y que buscaba en el periodismo encontrar un lugar para poder hablar sobre las injusticias sociales que se vivían dentro del régimen. Comenzó como aprendiz en el periódico político ‘La Marseillaise’, en París, a finales de los años 60 del siglo XIX. Este fue dirigido y creado por el escritor, político y dramaturgo Henri Rochefort. Por sus afinidades republicanas, trabajó en conjunto con el político Paschal Grousset. Juntos fueron condenados varias ocasiones por el tono crítico de sus artículos en contra del Segundo Imperio Francés.

Ahora bien, en 1989, el periódico ‘La Revanche’ publicó una serie de artículos en los que se injuriaba a Napoleón I. Como respuesta, el primo de Napoleón III, el príncipe Pierre-Napoleón Bonaparte, publicó una carta en el periódico oficialista ‘L’Avenir de la Corse’ argumentando que las declaraciones realizadas por el diario de oposición eran falsas.

Incluso llegó a retarlos a un duelo a muerte, prácticamente. En la carta escribió su dirección y los invitó a que se presentaran en su morada con la frase: “Por eso os pregunto si vuestro tintero está asegurado por vuestro pecho. (…) Yo vivo, no en un palacio, sino en el 59 de la calle Auteuil”.

Para aquella época, existían los ‘padrinos’, que eran las personas que cuadraban los duelos antes de que las partes se enfrentaran. Por eso Grousset envió a Victor Noir y a Ulrich de Fonvielle para acordar las condiciones del duelo.

Acá es importante aclarar que ‘La Marseillaise’ era de la misma corriente antibonapartista de ‘La Revanche’, razón por la cual se apoyaban mutuamente en temas y personal cuando fuese necesario. Para ayudar al editor del periódico, Noir fue a hablar con Bonaparte.

El dolor de un pueblo

Aunque en teoría Noir y Fonvielle debían encontrarse con otras dos personas enviadas por Bonaparte, al final decidieron ir a su casa y entregarle personalmente una carta firmada por Grousset.

(Además: El extraño síndrome que experimentan turistas cuando visitan París).

No obstante, el príncipe dijo que no se enfrentaría con ningún plebeyo y rechazó la oferta. Fue entonces cuando, indignado, Victor le reprochó la decisión a Bonaparte.

Grave error. Unas cuantas palabras fueron suficientes para firmar su sentencia.

Bonaparte estalló en ira, le dio una bofetada y con un revólver le disparó en el pecho, acabando con la vida del hombre de 22 años. Cuando lo capturaron, se defendió diciendo que había sido en legítima defensa y que él lo había atacado primero.

Por su legado y apellido, la justicia no dudó en darle la razón. Al final, al asesino lo dejaron en libertad y bajo la condición de que pagara una compensación a la familia de la víctima.

Aun así, esto no fue suficiente. La muerte de Víctor enfureció al público. Ya no estaban contentos con la situación política del país y el asesinato de un periodista por parte de un miembro de la familia del emperador fue demasiado. Además, la cereza del pastel fue su libertad.

Debido a esto, el pueblo obligó al hombre a exiliarse de París y quemaron su casa después del juicio.

Según el periódico español ‘La Alianza del pueblo’ de 1870, más de 100 mil personas acudieron al funeral del periodista en el cementerio de Neuilly, Francia. Pero su nombre resonó en Europa 20 años más tarde, cuando después de la imposición de la Tercera República Francesa, su cuerpo fue trasladado al cementerio Père Lachaise en París.

¿La estatua de la fertilidad?

Debido a su postura republicana y lo que la muerte de Noir significó para la revolución, el escultor Jules Dalou hizo una escultura realista del cuerpo sobre su tumba.

Dalou hizo ciertamente un trabajo muy bueno, pues no representó a Noir como una persona jovial o intelectual, sino que lo mostró vulnerable, tendido boca arriba después de haber sido abatido por Napoleón.

La tumba es una de las más famosas del cementerio. Foto:  iStock

Con el sombrero a un lado y los labios entreabiertos, la figura de cobre mostró el momento exacto en el que fue asesinado.

(Le recomendamos: Así eran los crueles zoológicos humanos que funcionaron hasta 1958).

Pero la figura era tan realista que, por algún motivo, llamó la atención el bulto que había en su entrepierna. Así fue como se comenzó a creer en un extraño mito: su miembro viril traía buena suerte por su gran tamaño.

De hecho, aunque no se sabe cuándo o cómo empezó la ola de supersticiones, mujeres de todo el mundo visitan la estatua para frotar la entrepierna y besar sus labios. Incluso, se cree que se debe tocar el pie derecho de Víctor para tener un hijo y el izquierdo para tener gemelos.

Es más, se dice que si se pone una flor en su sombrero, después de besar la estatua en los labios y frotar su área genital, aumentará la fertilidad de la persona.

No se tiene la cifra exacta de cuántas personas visitan la estatua, pero, según datos oficiales del cementerio Père Lachaise Cemetery, serían más de tres millones de personas -anualmente- las que asisten al lugar pare ver esta y otras tumbas.

LAURA NATALIA BOHÓRQUEZ RONCANCIO
Redacción Tendencias

Related posts

México prevé iniciar la vacunación contra la covid-19 en diciembre

admin

Medellín es reconocida como una de las mejores ciudades para jubilados

PaisaEstereo

VENEZUELA: Inameh pronostica lluvias, lloviznas y actividad eléctrica en gran parte del país

admin