Connect with us

Nacionales

El mar amenaza con destruir las salinas de Galerazamba

La empresa contrató maquinarias para subsanar el tramo de jarillón que fue roto por las fuertes olas, pero se requiere una solución macro.//foto zenia valdelamar-el universal

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

El corregimiento de Galerazamba, jurisdicción del municipio de Santa Catalina, podría quedarse sin salinas, si no se hace algo pronto por controlar la fiereza del mar.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

Heilessence | EL UNIVERSAL DE CARTAGENA- NOTICIA CREAN JABÓN PARA ...

Así lo expresaron tanto los habitantes de dicha población como los administradores de las salinas, quienes se mostraron preocupados por la fuerte marea y los vientos alisios que, en días pasados, rompieron parte del jarillón que protege las piscinas donde se cristaliza la sal.

Enrique Torres Díaz, un líder comunal del corregimiento, manifestó que si no se busca una solución definitiva el mar Caribe no solo destruiría las salinas sino que también entraría al pueblo y perjudicaría las calles y viviendas de los nativos.

Comentó que el problema viene desde hace unos 15 años, por lo cual se han enviado oficios a la Presidencia de la República, con el fin de que se haga una inversión significativa que erradique las arremetidas del mar, sobre todo cuando llega esta época de brisas.

“Las salinas es el único ingreso económico que tiene el pueblo. Si las eliminan las consecuencias serán lamentables”, anotó Torres Díaz, quien agregó que el jarillón, en su totalidad, mide unos 550 metros, de los cuales las olas marinas rompieron, aproximadamente, ochenta hace un poco más de un mes.

Aseguró que esta situación fue avisada con tiempo a la Secretaría de Prevención y Atención del Riegos del Departamento, “aunque estamos conscientes de que la solución debe ser un trabajo coordinado entre el Municipio, el concesionario Cabrales Paffen, el Departamento y la Nación”.

El jarillón fue construido hace 70 años, cuando el Banco de la República era el operador de las salinas, las cuales posteriormente pasaron a una empresa privada llamada Ifi Concesión Salinas, que operó por casi 35 años, pero nunca hizo obras de mantenimiento para reforzar la muralla de tierra que separa a las piscinas del mar, al cual tampoco se le hicieron obras que lo contuvieran.

“En alguna ocasión –recordó el líder comunal– se hicieron unos espolones que fueron insuficientes, porque el mismo mar los tapó con la arena. Ahora lo que se necesita es un trabajo de más envergadura y la construcción de una muralla de concreto, que reemplace al jarillón”.

Añadió que unos días antes de que se rompiera el jarillón la sal de las piscinas ya se estaba cristalizando, pero la repentina irrupción del mar, con una temperatura más alta que la de las albercas, diluyó el material que ya se venía formando.

Gabriel Cabrales, gerente de la empresa Cabrales Paffen, contó que cuando recién se dio la rotura del jarillón se emprendieron unas obras de reconstrucción, las cuales se interrumpieron por el daño que sufrió una de las maquinarias contratadas, lo que obligó a la empresa a contratar otra máquina para que concluyera los trabajos.

Sin embargo, aclaró que la empresa a su cargo está resolviendo únicamente la situación que se está presentando dentro de las salinas, “puesto que ya el mar superó los 150 metros de retiro que tenía y ahora amenaza con meterse a las piscinas y a la población, una situación que debe resolver el Estado, como lo que viene reclamando, con toda razón, la comunidad desde hace cualquier cantidad de años. Si no se hace algo, es probable que el año que viene el mar arrase con las salinas y con el pueblo”.

Manuel Polo, alcalde de Santa Catalina, consideró que los arreglos que se le están haciendo al jarillón no son los más adecuados, puesto que, según él, lo apropiado sería un conjunto de rocas y no el material arcilloso que se le está aplicando.

No obstante, el mandatario reconoció que la solución definitiva obedece a una inversión del nivel nacional, comunicación que ya fue enviada a la Gobernación de Bolívar y a la Presidencia de la República, ya que el mar no solo está perjudicando a Galerazamba sino también al corregimiento de Pueblo Nuevo, donde la mareta ya ha ocupado dos calles.

Ariel Zambrano, secretario de Gestión de Riesgos del Departamento, relató que en cuanto se conoció la situación requirió a los administradores de las salinas para que presentaran sus planes de acción y de contingencia, teniendo en cuenta el área de la jurisdicción donde trabajan.

Asimismo, dijo haberse comunicado con la Alcaldía de Santa Catalina para saber si tenía conocimiento de la situación y si la tenía contemplada en su plan de desarrollo, para que revisara el Plan Municipal de Gestión de Riesgos, con el fin de saber qué nivel de riesgos tenía el tema.

“Sin embargo –advirtió–, el sector privado debe generar unas acciones, por lo cual necesitamos que nos entreguen su plan de contingencia. Nosotros, como Departamento, somos complementarios en las acciones que se desarrollen”.

Trajo a colación que el año pasado la Gobernación de Bolívar hizo una intervención en varios puntos críticos, cuando aún no se había entregado el título correspondiente al nuevo agente de las salinas, “pero ahora estamos solicitando a la Alcaldía de Santa Catalina que consolide un plan de acción para mirar de qué manera, entre el sector privado y el público, podemos refrendar una acción de oficio en pro de las comunidades, por lo cual el privado no puede decirnos que no tiene nada que ver”.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE