Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional Lo último Política

Donald Trump, primer presidente condenado en Estados Unidos: así va la carrera por la Casa Blanca

Trump salió visiblemente molesto de la Corte en donde 12 jurados lo condenaron. Foto: Getty images.

El exmandatario apelará la decisión, luego de que un jurado de Manhattan concluyó que intentó falsificar documentos de negocios para esconder un escándalo por una acusación de la actriz porno Stormy Daniels.

TOMADO DE: elcolombiano.comLogo El Colombiano

Santiago Ángel RodríguezSantiago Ángel Rodríguez

El titular del New York Times luego de conocida la condena en contra del expresidente Donald Trump fue: “Trump, culpable de todos los cargos”. El del Wall Street Journal, primer periódico impreso que reveló la historia de la exactriz porno, Stormy Daniels, señaló: “Donald Trump fue hallado culpable de todos los cargos en el caso de dinero por silencio de Nueva York”. El de la Revista The Economist decía “culpable de todos los cargos. La desgracia de un presidente oficial de los Estados Unidos”. Y el de la longeva revista New Yorker era: “Trump es culpable pero los electores serán el jurado final”.

Todos los medios del mundo publicaron en portada la noticia, por el precedente que significa que un presidente que podría volver a serlo haya sido condenado en un país de instituciones democráticas en cargos penales.

El presidente Donald J. Trump se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos condenado por delitos en la historia de ese país. El jurado de Manhattan que durante meses escuchó a los testigos en el caso así lo decidió de forma unánime, y el juez Juan Merchán, nacido en Bogotá y quien dejó el país a los 6 años, fijó para las primeras semanas de julio la publicación de la sentencia que definirá si Trump debe ir a la cárcel. Aunque por tratarse de delitos menores es poco probable que ese camino ocurra; podría ser una prisión domiciliaria.

En cualquier caso, es predecible que Trump apelará la decisión y la resolución definitiva tardaría meses o años, con la posibilidad de que el republicano sea escogido presidente por segunda vez el próximo 5 de noviembre, cuando hay elecciones en su país.

Los detalles del caso

El caso por el que fue condenado está relacionado con un supuesto encuentro con la exactriz porno Stormy Daniels en 2006. Trump y Daniels se encontraban juntos en un torneo de golf, luego estuvieron solos cenando y hablando de la industria del cine para adultos y, tras la charla, el expresidente le habría pedido que subieran a una habitación para tener un breve encuentro sexual. Daniels detalló los hechos frente a los jurados y el propio Trump que la escuchó en su silla mirando al atril de la corte. Ese “affair” habría ocurrido mientras el expresidente ya tenía una relación formal con su actual esposa y exprimera dama, Melania.

Sin embargo, más allá de las referencias morales, los 34 delitos penales por los que fue condenado tienen que ver con lo que sucedió diez años después en los últimos días de la campaña de 2016, que Trump ganó convirtiéndolo en presidente.

De acuerdo con una de las testigos más relevantes, Hope Hicks, exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca y exasesora de Trump, la campaña atravesó una crisis por un video que se conoció en el que Trump había sido grabado años atrás teniendo una conversación con otro hombre dentro de un bus. Este le decía al desconocido que cuando alguien era famoso y rico podía hacer lo que quisiera con las mujeres. La transcripción de esa conversación que publicó el New York Times en su momento es contundente.

“Yo mejor uso algunos Tic Tacs, solo en caso de que empiece a besarla. Tu sabes, me siento atraído automáticamente a las bellas. Solo empiezo a besarlas, es como magnetismo. Solo beso, ni siquiera espero. Y cuando tu eres una estrella, ellas te dejan hacerlo. Tu puedes hacer cualquier cosa. Agarrarlas de la vagina, puedes hacerlo”. Estas fueron las palabras del presidente en una grabación de 2005, cuando Trump hizo una aparición para el programa Access Hollywood del personaje de la televisión americana Billy Bush.

Sus palabras quedaron grabadas aunque él no se dio cuenta. El video con el audio que muestra a Trump luego bajándose de un bus del programa, fue publicado en octubre de 2016 y significó una crisis inmediata para la campaña. Tras la publicación reapareció entonces Daniels y aquí empieza a configurarse la historia de los delitos.

Daniels iba a vender su historia a varias publicaciones de medios y revistas en Estados Unidos. Dos de sus asesores se enteraron. Estos fueron uno de sus abogados, Michael Cohen y el empresario de medios David Pecker, exeditor del National Enquirer; los dos al mismo tiempo ampliamente interrogados por la corte para el caso.

La teoría del jurado que condenó a Trump es que para evitar ahondar la crisis y que esta pudiera tener repercusiones en la elección de noviembre, Cohen terminó haciéndole un pago de 130.000 dólares de manera personal a Daniels, lo que generó su silencio. Una vez ganadas las elecciones, Trump le reembolsó el dinero a Cohen a través de sus empresas.

En los testimonios, Cohen afirmó que el entonces candidato le dijo: “solo hazlo”, refiriéndose al pago a Daniels; Hicks explicó la estrategia de crisis durante la campaña por la publicación del video de Trump hablando sobre cómo podía “agarrarle la vagina a las mujeres”; y el empresario Pecker agregó que ayudó a eliminar las historias que tenían el potencial de perjudicar a Trump.

Todo esto fue negado por Trump que no pasó nunca al estrado para ser interrogado como consejo de sus propios abogados porque sabía que una vez allí podrían preguntarle sobre cualquier cosa y este tendría que contestar bajo juramento.

Los 34 cargos señalan que Trump fue parte de una conspiración para hacer pagos no reportados en un mecanismo de fraude con el fin de sobornar a una persona por su silencio. Si bien las acusaciones eran menores, el jurado consideró que ese pago y el fraude en los documentos podían ser parte de un segundo delito más grave relacionado con la campaña presidencial.

Luego de conocer el veredicto del jurado, Trump salió de la Corte junto a su equipo visiblemente molesto, dio varios pasos hacia una cámara que lo esperaba mientras periodistas y ciudadanos fuera de la corte le preguntaban “¿qué se siente ser el primer presidente convicto?, ¿qué tiene que decir a los ciudadanos americanos?, ¿está preocupado por ir a la cárcel?”. Y tras eso se detuvo mirando fijamente a la cámara para dar su declaración que fue republicada en sus redes y vista por cientos de millones de personas en el mundo.

“Esto fue una desgracia. Esto fue un juicio amañado por un juez conflictuado que es un corrupto. El veredicto real va a ser el 5 de noviembre por la gente. Y ellos saben qué pasó aquí, todos saben lo que pasó aquí”.

La campaña oficial del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris publicó una declaración celebrando entre líneas la decisión.

“Hoy en Nueva York todos vimos que nadie está por encima de la ley. Donald Trump siempre ha creído incorrectamente que nunca enfrentaría consecuencias por romper la ley en su favor personal. Pero el veredicto de hoy no cambia el hecho de que el pueblo americano enfrenta una simple realidad. Solo hay una forma de mantener a Donald Trump fuera de la Oficina Oval y es en las papeletas de elección. Convicto y culpable o no, Trump será el candidato republicano a la Presidencia”, señalaron.

Lo que viene

Un análisis del New Yorker titulado como reseñamos al inicio de este artículo, dice que difícilmente esto haga alguna mella en la carrera de Trump a la carrera por la Presidencia de este año quedando pocos meses para la elección. Algunos de los Estados en los que las encuestas expresan que hay todavía muchos ciudadanos indecisos son Michigan, Wisconsin, Pensilvania, Georgia, Nevada, Carolina del Norte y Arizona. Y son al mismo tiempo las regiones de Estados Unidos en donde se definirán las elecciones.

Durante el último año, Trump compitió fácilmente contra varios contendores republicanos que fueron saliendo del camino. Un ejemplo es la exembajadora ante Naciones Unidas, Nikky Haley que fue la única que se atrevió a cuestionarlo con mucha vehemencia en la campaña. Al final terminó aceptando que votaría por Trump de ser necesario y este recibiéndola en la eventual formación del Gobierno en caso de ganar. Las últimas encuestas de los medios americanos han dado a Trump con una ventaja por encima de Biden, sin que se termine de confirmar que el expresidente vaya a ser el nominado oficial por su Partido, aunque parece un hecho irreversible.

“Quienes se han enfrentado a Trump dentro del Partido, hoy parecen estar buscando más un cargo de secretario o vicepresidente y sumándose a su campaña”, dice el New Yorker que al mismo tiempo lo califica de demagogo y autoritario. El artículo también hace un análisis sobre las posibles consecuencias de un segundo mandato de Trump con el contexto de las guerras internacionales que hoy se están librando en Ucrania y el conflicto de Gaza. “En su primer periodo amenazó la estabilidad de las alianzas internacionales como la OTAN. En un segundo periodo podría fácilmente destruirla. Putin estaría dichoso”, agrega la prestigiosa revista neoyorquina.

Esta condena corresponde a una de las tres grandes investigaciones por las que Trump ha tenido que asistir a tribunales y contratar un enorme equipo de abogados que cambia cada tanto, tal como lo hizo con su gabinete en la Presidencia. Las otras investigaciones están relacionadas con los hechos de la toma del Capitolio y sus aseveraciones públicas cuando este desconoció el resultado de las elecciones de 2020 en las que ganó Joe Biden y haber guardado documentos confidenciales de seguridad nacional en una de sus residencias privadas.

La estrategia de Trump ha sido primordialmente atacar a Biden, entre otras razones por su edad con comentarios calificados de peyorativos, y afirmar que las elecciones de noviembre son la “batalla final” en medio de una “depresión” de la economía que ha llegado a comparar con la gran depresión de 1929. El otro argumento del republicano es culpar a Biden por la guerra en Ucrania y asegurar que con él en la Presidencia eso “jamás hubiera ocurrido”.

Los próximos meses en la Unión Americana serán de una tensión política creciente en un país ya suficientemente polarizado. Está por verse si la condena contra Trump en uno de los casos menos complejos contra el expresidente es suficiente para hacer arrepentir a algunos de sus electores, o si su discurso de conspiración de los demócratas cala y, por el contrario, la decisión del jurado de Manhattan lo impulsa más cerca de La Casa Blanca por segunda vez.

Los internacionalistas debaten sobre lo que viene

 

EL COLOMBIANO consultó con varios expertos internacionalistas que hicieron sus análisis sobre lo que significa para la política de Estados Unidos la condena contra Trump.

”Ciertamente las instituciones judiciales en Estados Unidos han manifestado una fortaleza al enjuiciar y en este caso castigar una conducta delictiva de un ex presidente por primera vez en su historia. Pero hay dos asuntos complejos: seguramente esto hará que Trump asuma esta condena como una oportunidad para fortalecer más su retórica polarizante y de persecución política por un lado, y, por otro, seguramente el federalismo estadounidense ha tenido una influencia importante en las probabilidades de que esto sucediera ya que cada Estado puede ver influido sus decisiones judiciales por la política partidaria respectiva”, dijo el profesor de la Universidad Javeriana, Camilo González.

El abogado y experto en globalización y derecho internacional, Mario Cajas, dijo que “el hecho político es innegable. Lo que se empieza a ver es que la polarización política se incrementa. Una condena independientemente de la contundencia jurídica que pueda tener ocurre en plena campaña presidencial y va a marcar los siguientes meses, además de exacerbar la polarización. No solo es un hecho judicial, sino político. Tratándose de la personalidad de Trump esto podría catapultar su campaña. En las primeras horas varios candidatos y gobernadores de Estados republicanos lo han rodeado para respaldarlo. Eso muestra que, en lugar de erosionarle la imagen y la candidatura, lo que hace es fortalecerlo, y en los seguidores más radicalizados la idea de que el fallo fue injusto o producto de la persecución contra Trump”.

Y, finalmente, el profesor Vladimir Rouvinski, PhD en Relaciones Internacionales e Historia y director del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Icesi, explicó que “para los Estados Unidos obviamente es algo histórico. Por primera ve un expresidente y candidato probable que busca la Presidencia es un convicto. Es una decisión completamente inédita. La Constitución de Estados Unidos le permiten a Trump seguir siendo candidato porque incluso un convicto o una persona condenada y en la cárcel puede ser candidata y asumir el cargo. Lo que sí debemos revisar es si va a cambiar la opinión de los electores en Estados Unidos. Yo creo que no debemos correr con las conclusiones y hay que esperar las próximas encuestas para entender la decisión. El Partido Republicano no está nada seguro de que sin Trump puedan ganar la Presidencia. Trump tiene a los republicanos secuestrados desde hace ya muchos años porque su figura, narrativa y discurso definitivamente tienen a una buena parte de las personas que votan al Partido Republicano en ese país”.

Como lo señalan los expertos, lejos de quedarse en los terrenos de la corte de Manhattan o de la justicia de Nueva York, el caso Trump, uno de los cuatro grandes que son investigados por otros jueces y fiscales, podría exacerbar los ánimos de la campaña y aumentar la popularidad del candidato que ha demostrado un teflón pocas veces comparable. Esto hace que nada de lo que diga o haga afecte su popularidad y su aceptación entre los electores. Trump ha sido cuestionado, entre otras cosas, por su visión de la prensa a la que en su primer mandato calificó permanentemente de ser una “fábrica de noticias falsas” por la postura crítica que los principales medios asumieron a su mandato.

La estrategia del expresidente hasta ahora se basa en cuestionar las capacidades físicas de Joe Biden por su edad, y señalarlo de responsable de los conflictos internacionales y un bajo desempeño de la economía que ha puesto a China a competir en una situación cómoda.

Related posts

CHILE: Bus quemado en Villa Francia e incendio afecta a casa tras lanzamiento de molotov en Estación Central

admin

La hipoacusia sin atención: un riesgo para la salud mental

PaisaEstereo

PUERTO RICO: La Oficina de Ética Gubernamental reanuda sus operaciones tras caso de COVID-19

admin