RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional

ARGENTINA: Nuevo juicio a los acusados del femicidio de Lucía Pérez: las razones que podrían cambiar el resultado

ARGENTINA:

Por 

Durante la jornada de este martes declararon los padres de la víctima y recordaron lo que sucedió el 8 de octubre del 2016. El debate se extenderá hasta el 1 de marzo.

TOMADA DE:https://tn.com.ar/

En una pequeña sala de audiencias de los tribunales de Mar del Plata, este martes se dio inicio al segundo juicio por el femicidio de Lucía Pérez Montero, ocurrido el 8 de octubre del 2016, en el que se juzga la responsabilidad de Matías Gabriel Offidani y Juan Pablo Farías en el hecho.

El arranque del debate estaba previsto para las 9, pero comenzó pasadas las 10, cuando el Tribunal en lo Criminal N° 2, integrado por Gustavo Raúl Fissore, Roberto Falcone y Alexis Leonel Simaz, le tomó declaración a la mamá y al papá de la víctima, al hermano, a una amiga y por último a una prima que era muy cercana a Lucía.

Los imputados, que están acusados por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el resultado muerte y previo suministro de estupefacientes en concurso ideal con femicidio, no estuvieron presentes en la sala y vieron el debate desde el penal donde están detenidos hace cuatro años.

Por un lado, Matías Farías está mencionado en calidad de autor del hecho; mientras que Juan Pablo Offidani, en calidad de partícipe primario, según el particular damnificado, y partícipe secundario según el Ministerio Fiscal a cargo de Leandro Arévalo.

Está prevista que sean cinco jornadas para que presten declaración los 39 testigos de las acusaciones pública y privada, que se extenderá hasta el 14 de febrero. Luego serán las jornadas de la defensa, en la que los 8 testigos presentados por la parte podrán brindar su testimonio hasta el 1 de marzo. No se sabe aún si los imputados darán declaraciones.

Qué podría cambiar en este juicio
Este nuevo debate que se está llevando a cabo en Mar del Plata podría tener un final distinto al debate anterior en donde los imputados resultaron absueltos.

En primer lugar porque será otro tribunal el que decidirá sobre las pruebas aportadas por la fiscalía, pero por el otro porque la Justicia tuvo muchos avances a lo largo del tiempo sobre la perspectiva de género que se requiere aplicar en este tipo de casos, aunque es cierto que aún falta para que haya una verdadera justicia con perspectiva.

“El expediente de este juicio es el mismo, porque cuando se anuló el juicio y se volvió a cero quedó la elevación pedida por Garantías en su momento. Sabemos que va a tener muchos menos testigos que el anterior. Sin dudas, va a ser más complicado demostrar todo de nuevo, pero es cierto que se avanzó mucho en términos de género y es lo que faltaba en el otro fallo que fue escandaloso”, dijo una fuente judicial a TN en los tribunales.

Además, ahora la familia del particular damnificado cuenta con el acompañamiento del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, tanto de Provincia como de Nación, y también con la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, que intervendrá como “amicus curiae”. A su vez, se hizo presente en esta jornada el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti.

La falta de perspectiva de género que llevó a un nuevo juicio
En el fallo de la Cámara de Casación que requirió iniciar un nuevo juicio, los camaristas fundamentaron que “el juzgar con perspectiva de género propone a garantizar el ejercicio de los derechos de las mujeres, la igualdad de género y una tutela judicial efectiva, evitando la reproducción de estereotipos que dan por supuesto el modo en que deben comportarse las personas en función de su sexo o género”, algo que no tuvo la condena del 2018.

En esta primera audiencia de alegatos de apertura del segundo juicio, el Ministerio Público Fiscal y la representación legal de las abogadas María Florencia Piermarini y Verónica Heredia, presentaron los lineamientos particulares y las hipótesis por las cuales llevó a acusar a Offidani y a Farías de ser responsables del femicidio de Lucía.

“La línea de la fiscalía se mantiene de manera coherente con lo que viene siendo el desarrollo del proceso y más concretamente del último debate. La hipótesis sitúa el hecho ocurrido el 8 de octubre de 2016, en circunstancias en las que Matías Farías con la colaboración de Juan Pablo Offidani, pasaron a buscar en las cercanías de su domicilio a Lucía Pérez Montero a bordo de la camioneta de Offidani y la trasladaron al lugar de residencia de Farías”, comenzó su relato el fiscal Arévalo.

“Ellos lo hicieron con el objetivo de abusar sexualmente de ella y con datos que ellos contaban como cierto, que era la condición de menor de edad y consumidora de estupefacientes. En ese domicilio Farías suministró cantidades indeterminadas de cocaína y marihuana”, agregó.

Y, para cerrar, el fiscal sostuvo: “En un momento dado, y en un hecho de violencia de género, Farías accedió carnalmente de una manera brusca y sin su consentimiento. Eso le provocó la muerte por asfixia tóxica con congestión y edema pulmonar debido a una falla cardíaca. Luego de esto, Offdani colaboró con Farías y brindó asistencia para limpiar el cuerpo y trasladarlo a una sala de emergencias”.

Por su parte, la defensa de los imputados planteó una estrategia parecida a la del juicio anterior, sin perspectiva de género y revictimizante, según informaron las fuentes judiciales a TN.

“Intentaron plantar la idea de que Lucía era ferviente consumidora de estupefacientes, revictimizándola a ella y a su familia, asegurando que la culpa de la muerte fue totalmente de la víctima y dejando de lado que acá hubo una muerte de una menor de edad a la que se le vendió droga”, señalaron.

“Incluso, le preguntaron sobre la vida privada de Lucía, como a qué se dedicaba, qué comía, cómo era su día a día, como si eso fuese justificativo para violarla y matarla”, agregó la misma fuente.

Una mamá que sabe de luchas
Marta Montero tuvo el acompañamiento desde el primer minuto de los organismos feministas y de derechos humanos. Y ese acompañamiento la siguió hasta el día de hoy, siete años después, en las puertas de los tribunales de Mar del Plata, las mismas que juzgaron a los presuntos responsables de la muerte de Lucía en 2018.

Con pancartas, remeras con la cara de la joven, bombos y redoblantes, cientos de personas estuvieron esperando durante las casi 4 horas que duró la audiencia, en las inmediaciones del fuero penal, que vallado con estructuras de metal y cordones policiales en todos sus accesos.

Marta entró de la mano de Guillermo Pérez, su compañero y papá de Lucía, y Matías, su hijo. Llevaba un atrapasueños que había hecho la joven antes de su muerte.

Al entrar a la sala de audiencias, a la enfermera se le llenaron los ojos de lágrimas y un largo suspiro brotó de su boca, como sabiendo que la jornada iba a ser dura.

Al revivir lo que pasó el día del femicidio, la mujer declaró: “Me fui a trabajar como todos los días. Me levanté a las cinco menos diez de la mañana, y a las 5.15 mi esposo me llevó al lugar donde trabajaba. Cuando me fui la despedí, le di un beso y le dije ‘te quiero mucho’. Le di plata, 100 pesos, unos 1000 al día de hoy, porque ella me había pedido salir con las chicas. Después me dijo ‘yo también te quiero mucho’. Ese es el último contacto de amor y de madre que tuve”.

Al ser consultada sobre si tenía conocimiento de que su hija consumía estupefacientes, Marta dijo: “No sé. Fumaba tabaco. Nunca supe que hubiese fumado otra cosa”.

Cuando le preguntaron si había notado alguna actitud rara en su hija antes del hecho, la madre de Lucía aseguró: “No. Lucía era esto”, y mostró un atrapasueños que fue hecho por sus propias manos.

“Era una persona ocupada, preocupada por sus cosas y nunca vi nada que me llamara la atención o algo raro. Si no, le hubiese preguntado porque soy una persona abierta. Yo crié a mis hijos de esa manera”, agregó.

Al relatar el momento en el que se enteró de la muerte de su hija, Marta dijo en medio de un llanto desconsolado: “Fui a la comisaría, me atendió un comisario con una mujer policía. Me dijeron que Lucía había muerto de sobredosis. Me dijo que la había traído su novio. Pero Lucía no tenía novio. ¿Cómo sabe que murió de sobredosis? Eso fue todo. Era lo lógico porque un policía no me puede decir eso porque no se hizo una autopsia. No es el protocolo de un policía para hablar con una madre”.

Su cara cambió totalmente cuando le dijeron si conocía a quienes la captaron el día anterior en la escuela: “Ellos eran tres narcos que se dedicaban a vender droga. La fueron a buscar a la escuela”, aseguró.

 

Related posts

PERÚ: Ayacucho: Sentencian a 15 años de prisión a sujeto que ultrajó a una menor en casa abandonada

admin

MÉXICO: Los maestros de Chiapas impiden la llegada de López Obrador a ‘la mañanera’

admin

Venezuela e Irán sellan acuerdo de cooperación de 20 años

admin
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE