RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

A los caminantes de los cerros y las laderas de Medellín se la montaron los ladrones

CAMILO SUÁREZ
Santiago Olivares Tobón

Desde marzo ocurrieron cinco atracos masivos a senderistas en Medellín y Envigado. Policía dice que reforzará seguridad con carabineros en 10 corredores naturales del Aburrá.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Archivo:ElColombiano.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Quienes gustan de salir a recorrer los senderos del Valle de Aburrá saben que esta actividad se está convirtiendo en un riesgo porque los criminales encontraron en los caminantes un público vulnerable para sus asaltos.

Grupos de delincuencia común y algunos miembros de estructuras delincuenciales estarían asechando las principales zonas frecuentadas por caminantes como son el Parque Arví, el Cerro de las Tres Cruces, el Cerro El Volador y algunos caminos del alto de Las Palmas, mientras tanto, los colectivos de caminantes aseguran que el acompañamiento policial es escaso en las zonas rurales.

Nada más el pasado fin de semana, dos caminantes, entre los que se encontraba un coronel retirado de la Policía, fueron víctimas de hurto en el llamado Espinazo del Diablo, un sendero que conecta Las Palmas con Santa Elena. Después de que dos hombres armados los interceptaran, a uno le quitaron sus pertenencias, mientras que el coronel retirado pudo escapar y lo hallaron horas después con varias heridas y en un estado delicado de salud.

Estas historias en lo que va corrido de este año se han vuelto parte de la anécdota de cada recorrido, puesto que muchos caminantes acostumbran a llevar, cuanto menos, algo de dinero y los teléfonos celulares, principales objetivos de los delincuentes que con armas de fuego o armas blancas buscan intimidar a las víctimas.

¿Quiénes están detrás?

EL COLOMBIANO indagó con expertos del conflicto y algunas autoridades sobre qué organizaciones criminales tendrían azotadas estas zonas boscosas del Valle de Aburrá. En el caso relatado del pasado fin de semana señalan a integrantes del grupo delincuencial La Sierra, a quienes también les atribuyen otros casos de hurto cometidos en el Parque Arví, en el corregimiento de Santa Elena.

ITambién se habla que integrantes de Los Joaquinillos, en Belén, estarían detrás de hurtos en el cerro de Las Tres Cruces, lugar donde también se han reportado casos.

Sin embargo, expertos del conflicto y algunos integrantes de grupos de caminantes señalaron que se trata de delincuencia común que se mimetiza entre los corredores para buscar a sus víctimas.

Andrés Vélez, líder de la agencia Monómadas, expresó que “me he enterado que detrás de estos hurtos podría haber pura delincuencia común”.

Añadió que los delincuentes acostumbran a desplazarse de sector, debido a que no tiene registro que en un punto se presenten robos cada semana, pero sí cada determinado tiempo, como si los criminales alternaran los senderos en los que pretenden robar.

Incluso se habla que las mismas estructuras de delincuencia común implicadas en estos hechos en el Valle de Aburrá estarían detrás de los hurtos a caravanas de vehículos y a quienes realizan actividades al aire libre como senderismo y ciclomontañismo en subregiones de Antioquia como el Occidente y Suroeste, informaron fuentes de inteligencia.

Las autoridades, oficialmente, aún tratan de establecer quienes se encuentran detrás de estos hurtos, puesto que se tiene registro de una captura este año, la registrada el pasado 19 de junio del hombre que habría asaltado a dos polacos en el cerro El Volador el 3 del mismo mes, y que quedó registrado en los videos de redes sociales de sus víctimas, los cuales se volvieron virales.

De acuerdo con lo informado por la Policía Metropolitana y la Secretaría de Seguridad de Medellín, el procesado, de 29 años, fue detenido en el barrio Manrique, por lo que se indaga si organizaciones dedicadas a varias modalidades de hurto también estarían implicadas en estos asaltos a los senderistas.

Desde el comando policial del Valle de Aburrá señalaron que hasta el momento se tienen otras investigaciones abiertas con base en las denuncias interpuestas por las víctimas de estos hurtos, pero hasta el momento no se han producido más capturas.

Poca seguridad

Quienes organizan caminatas por los cerros tutelares y las laderas metropolitanas afirmaron que es muy baja la sensación de seguridad que se tiene en cualquiera de los corredores de la ciudad, aduciendo que si van a cualquier sector, lo hacen bajo su propio riesgo.

“La Policía jamás está cerca de las zonas de senderismo y si a uno le pasa algo, nadie hace nada. Uno sale siempre a las caminatas muy expuesto a que lo roben”, expresó el caminante Vélez.

La versión entregada por el líder de los caminantes también se unió a los de los denunciantes de los casos ocurridos este año en El Salado, las Tres Cruces, El Volador, Pan de Azúcar y Las Palmas.

Pero ante lo reiterativo de los casos en lo que va de este año, la Policía Metropolitana dijo que tomará cartas en el asunto, con estrategias para garantizar la seguridad en los corredores estratégicos para la práctica de esta actividad. Una de las iniciativas es reforzar a los grupos de carabineros en el corregimiento Santa Elena y el Parque Arví, mientras que para otros 10 puntos de caminatas se desarrollan otras estrategias que serán aplicadas por la institución y que tendrán como prioridad darle a los caminantes la sensación de seguridad.

Por ejemplo, el fuerte de carabineros del Parque Arví cuenta con 40 caballos, de los cuales algunos son enviados a hacer vigilancia a otros sectores, mientras que otros sí se encargan de hacer el monitoreo en este corregimiento, aunque a veces su labor es limitada entre las 1.602 hectáreas que forman las zonas naturales de Santa Elena y que son aprovechadas por los delincuentes.

Los senderistas quieren disfrutar de las zonas montañosas, disfrutar de la naturaleza y que la Policía los cuide de los criminales que se están adueñando de los caminos.

Un grupo de cinco caminantes que quiso recorrer el ecoparque El Salado, en Envigado, fueron sorprendidos por tres criminales, quienes con armas de fuego y diciendo que eran integrantes de La Oficina, los retuvieron por varias horas y les hurtaron sus pertenencias.

El rapto, de acuerdo con las víctimas, ocurrido el pasado 25 de julio, duró cerca de ocho horas, mientras los delincuentes vaciaban las cuentas de los senderistas mediante las sucursales virtuales.

Esta situación generó tanta polémica que hasta el mismo alcalde de Envigado, Braulio Espinosa, se quejó de la poca presencia policial en las zonas rurales. Posteriormente, con la presencia del general Rosemberg Novoa, comandante de la Policía Metropolitana, limaron asperezas con el compromiso de garantizar la seguridad en estos sectores.

Uno de los hurtos a senderistas más mediáticos ocurrió el pasado 3 de junio en el cerro El Volador, cuando a través de redes sociales se difundió como un hombre apareció detrás del video que grababan dos turistas polacos y les hurtó sus teléfonos celulares.

En cuestión de minutos, el video se difundió por todas las redes sociales, situación que puso a las autoridades a buscar al presunto responsable de estos hechos, con base en el mismo video que grabó la víctima.

Durante dos semanas, las autoridades buscaron al señalado delincuente y lo capturaron en la comuna 3 (Manrique), después de que la Alcaldía de Medellín ofreciera una recompensa de hasta $10 millones por información sobre esta persona.

Las víctimas de este hurto regresaron a su país después de recuperar sus pertenencias.

Un grupo de 14 caminantes que se dirigía al Parque Arví terminaron atracados cuando pasaban por el cerro Pan de Azúcar, en la comuna 8 (Villa Hermosa).

Siete delincuentes abordaron a estos caminantes con armas blancas y las víctimas, ante tal cantidad de personas, no tuvieron más opción que entregar todas sus pertenencias.

Afirmaron los denunciantes que no contaron con ningún apoyo de las autoridades después de que se registró este asalto.

Pero esta situación en este cerro no solo afectó a los visitantes, sino también a los residentes, quienes al pasar por allá han quedado en manos de los criminales, quienes les quitan sus teléfonos celulares y demás objetos de valor.

Incluso, algunos comerciantes hacen la advertencia de que si suben, lo hacen bajo su propio riesgo.

Uno de los casos más trágicos se presentó en el cerro de las Tres Cruces, donde encontraron el cuerpo sin vida de Kyle Alexander Mackenzie, un sueco-británico que encontraron en uno de los abismos de este sendero con múltiples golpes y sin ninguna de sus pertenencias.

El caso ocurrió el primero de marzo, en la madrugada, y a esta persona la encontraron agentes de la Policía Metropolitana que hacía recorridos de vigilancia por esta zona, mientras pedía ayuda con las pocas fuerzas que le quedaban. Lo hallaron en estado crítico. Lo trasladaron inicialmente a la Unidad Intermedia de Belén y de ahí al Hospital General, donde falleció. Antes de perder la vida, el extranjero explicó que fue abordado por tres criminales, quienes le quitaron todos sus objetos de valor antes de golpearlo con objetos contundentes.

 

 

Infográfico

Related posts

Jornada de atención Integral en Achí y Magangué para víctimas y migrantes

admin

Proyecto busca ponerle fin a coches turísticos en Cartagena: ¿Cómo va?

admin

Aquí en Maicao sólo se está quedando la población en pobreza extrema: alcalde sobre asentamiento de migrantes

admin