RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

$15 billones cuestan los 16 cazas que quiere Petro

Este es el avión Rafale, usado por la Fuerza Aérea de Francia, Egipto y otras naciones. FOTO: CORTESÍA DASSAULT AVIATION.

El Gobierno busca reemplazar 24 Kfir. La oferta de París picó en punta, pero aún falta un procedimiento.

POR: NELSON MATTA COLORADO |

TOMADO DE: elcolombiano.com

$15 billones cuestan los 16 cazas que quiere Petro

Con la preselección de la propuesta de Francia para la adquisición del escuadrón de superioridad aérea, Colombia destrabó un proceso que se había retrasado por 12 años y que, desde el punto de vista militar, ya era inaplazable: el reemplazo de las aeronaves Kfir.

Aunque el presidente Gustavo Petro se había opuesto a la compra en los tiempos de la pandemia, cuando él era senador y los cazas se volvieron obsoletos, ahora no tuvo más remedio que autorizar el despegue de las negociaciones.

Tal cual lo había anunciado EL COLOMBIANO el fin de semana, la Casa de Nariño se inclinó por la proposición de los franceses, quienes desde 2019 pusieron a consideración sus aviones Rafale, de la casa fabricante Dassault Aviation.

Para concretar esa preselección, por encima de las propuestas de EE.UU. (aviones F-16) y Suecia (Gripen), fue clave la reunión de noviembre en París, entre Petro y su homólogo Emmanuel Macron; a dicha cita asistió el presidente de la compañía, Éric Trappier.

Para alivianar el costo político de esta decisión, con la inflación en aumento y amenazas de recesión económica global, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, fue enfático en que el anuncio era apenas el primer paso para una eventual negociación futura.

Dijo que el proyecto de renovación de la flota aérea empezó hace 12 años y que en mayo de 2022, mediante el Documento Conpes 4078, se aprobó una partida de 678 millones de dólares para esa inversión.

Colombia pretende adquirir 16 aviones Rafale nuevos (no de segunda), con sus respectivos sistemas de armas y radar, y para ello tiene presupuestados 15 billones de pesos, pagaderos a 10 años.

Para cerrar el contrato, el Gobierno pretende que los franceses acepten algunas condiciones, entre ellas: 1). Que los primeros cinco años del convenio sean de gracia, pagando cuotas pequeñas, y cancelar el resto en el segundo lustro; 2). Que haya transferencia de conocimientos y autonomía para fabricar algunos de los repuestos.

“Con base en eso se hará la decisión definitiva”, dijo Velásquez. El periodo de gracia le permitiría al Gobierno ejecutar su plan de desarrollo e inversión social, sin usar para los aviones el dinero que recaude en la reforma tributaria.

El general Luis Córdoba, comandante de la FAC, indicó que una hora de vuelo de un Rafale es 30% más barata que la de un avión Kfir, que hoy cuesta $89 millones.

De concretarse el negocio, las primeras cinco aeronaves estarían llegando a Colombia en los próximos tres a cinco años. “Tendremos beneficios en transferencia de conocimiento para fortalecer la industria aeronáutica, fabricar partes, autonomía en la ciberdefensa y fortalecer el desarrollo espacial. Se busca generar autonomía en la industria del país”, acotó Córdoba.

En la palabra “autonomía”, citada por el alto oficial, estaría la clave para entender por qué los aviones F-16, que eran los favoritos para el anterior gobierno de Iván Duque, fueron relegados.

EE.UU. los vende con múltiples restricciones, que van desde tener que pedir autorización para operaciones ofensivas, hasta exigir certificaciones al país comprador. Chile, que adquirió varias unidades en 2003, ha tenido una experiencia “agridulce” (ver el recuadro).

De otro lado, la cercanía de Petro con el presidente Macron inclinó la balanza desde las conveniencias políticas, aunque no se descarta que, una vez conocidas las condiciones de Colombia, los estadounidenses y los suecos hagan una contraoferta. Después de todo, el contrato aún no despega.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Desde el 2018, cuando Chile anunció que renovaría su flota de 48 cazas, revivió el debate sobre la conveniencia de haber adquirido los F-16 estadounidenses en 2003. Aunque son máquinas poderosas, su uso es complicado, pues EE.UU. restringe sus operaciones y los entrega bajo estrictas condiciones. La Fuerza Aérea chilena no tiene autonomía para desplegar su sistema de armas en territorios o situaciones que perjudiquen la política exterior de la Casa Blanca, y se expone a un monitoreo constante del país extranjero. En Chile, por esto, los críticos dicen que con los F-16 se pierde la soberanía aérea.

Related posts

De varios balazos asesinan a alias “El Paisa” en Sampués

admin

Ataque en Cesar: con explosivos volaron puente entre Pailitas y Curumaní

PaisaEstereo

Medellín está entre ciudades con más comparendos en pandemia

admin
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE