Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional

VENEZUELA: 2024: Una nueva era para las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos

eeuu y venezuela.jpg

VENEZUELA:

Este año vendrá cargado de muchas oportunidades para Venezuela en medio de un controvertido y esperado escenario electoral.

TOMADA DE:https://www.eluniversal.com/

EL UNIVERSAL

El año 2023 será recordado como un punto de inflexión en las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela. En cierto sentido, muy poco ha cambiado sobre el terreno, pero las puertas se han abierto de par en par. «Las relaciones en el hemisferio occidental pasan del idealismo a la realpolitik», afirmó Catherine Osborn en Foreign Policy, una destacada publicación de Washington D.C.

Ha habido dos consideraciones clave para el cambio, desde la perspectiva de Estados Unidos. Una es la enorme riqueza natural de Venezuela. El petróleo y el gas natural han ganado protagonismo con la invasión rusa de Ucrania y los esfuerzos de la OPEP+ por impulsar los precios.

Mirando a largo plazo, a la primera superpotencia mundial también le preocupa la lotería de minerales del país sudamericano. El suelo contiene, entre otros, aluminio, oro, bauxita, uranio, coltán y hierro. Muchos serán clave en los esfuerzos de transición energética. La biodiversidad y las reservas de agua dulce también tienen un papel que desempeñar a largo plazo.

Igual de importantes, si no más, son los miles de emigrantes venezolanos que se dirigen hacia el Norte. La situación precaria ha empujado a unos 7,7 millones de venezolanos a emigrar, según ACNUR.

Al principio, la mayoría de estos migrantes encontraron refugio dentro de América del Sur. 1,5 millones estarían en Perú; 500,000 en Ecuador; 450,000 en Chile; y 2,4 millones en Colombia; muchos habían cruzado la frontera en la dirección opuesta hasta la última década.

Con las condiciones en la región también empeorando, muchos prefieren buscar oportunidades en los Estados Unidos o Europa, donde podrían solicitar asilo. Es difícil saber cuántos viven ahora en los EE.UU., aunque en septiembre Seguridad Nacional extendió el Estatuto Temporal Protegido (TPS) a 472.000 venezolanos.

El 18 de octubre, la administración Biden dejó claro que estas eran prioridades. Después meses de negociaciones secretas en Qatar, el levantó las sanciones a la minería del petróleo y el gas, la minería del oro y la aerolínea estatal venezolana, ahora a cargo de los vuelos de repatriación, todavía no están permitidos. Dos días antes habían llevado un público Acuerdo en Barbados entre el gobierno de Venezuela y la mayor alianza de oposición, la Plataforma Unitaria.

Más tarde, el Departamento de Estado también ofreció tranquilidad con licencias explícitas para empresas que prestaron servicios a Chevron, la principal petrolera estadounidense que opera en Venezuela. Son Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes, y Weatherford International. Al mismo tiempo, desde 2022 se ofrecen Letras de comodidad a las empresas europeas para interactuar con las autoridades locales sin temor a castigar por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

El Acuerdo de Barbados estaba destinado a proporcionar garantías democráticas para las elecciones en 2024, que se fijaron para la segunda mitad del año. El gobierno venezolano luego liberó a cinco prisioneros políticos, y más tarde abrió un proceso para que los candidatos impusieron su prohibición de los cargos públicos en la Corte Suprema.

Durante un tiempo, parecía que el Acuerdo de Barbados había fracasado, especialmente por sus críticos. Periódicos clave como el Financial Times, The Wall Street Journal, y The Washington Post, simultáneamente dirigieron editoriales contra el pivote de la administración Biden, lejos de los esfuerzos de cambio del régimen del presidente Trump. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijeron, había roto sus promesas días después de los acuerdos.

El 6 de diciembre, con tensiones sobre el territorio Esequibo como pretexto, el Gobierno venezolano arrestó a un miembro de la oposición y emitió órdenes a otros en el exilio La opinión de que las negociaciones estaban en caso de fracaso resonaron. Sin embargo, inesperadamente, fuimos testigos de un Intercambio de prisioneros de alto perfil lo que significaba una gran voluntad de negociar.

El presidente Maduro permitió liberar a 10 ciudadanos estadounidenses, múltiples prisioneros políticos, incluido el arrestado el 6 de diciembre. Y extraditó a Leonard Francis, un fugitivo estadounidense. El presidente Biden liberó a Alex Saab, quien había sido una demanda prioritaria de Caracas.

Disposición de Esequibo en espera

Después de los Acuerdos de Barbados, el alivio de las sanciones limitadas y el intercambio de prisioneros, 2023 terminó con una nota alta. Además, las tensiones sobre el controvertido territorio Esequibo se aliviaron así como los presidentes de Venezuela y Guyana.

El territorio Esequibo está controlado por el gobierno de Georgetown, pero Caracas lo afirma como propio. La disputa se remonta al siglo 19, entre una nueva Venezuela independiente y el Imperio Británico. En los últimos años, se han producido tensiones sobre las aguas territoriales que aún no están formalmente delimitadas y se ha descubierto que han mantenido vastas reservas de petróleo en alta mar.

Muchos observadores han argumentado que la renovación del impulso para recuperar el Esequibo fue, en gran medida, un esfuerzo por parte de la administración Maduro para reenfocar la atención. Al entrevistar a un político de la oposición, no querían profundizar en la disputa, ya que significaría permitir al Presidente Maduro establecer la agenda y distraer de temas importantes para la gente común. No deseaban ser nombrados.

Con atención, alegría y indignación del intercambio de prisioneros, parecía como si pudiéramos olvidarnos de Guyana. Justo después de Navidad, la Armada Británica envió el HMS Trent en aguas impugnadas para apoyar a su antigua colonia. En Venezuela, esto fue recibido como una grave provocación.

Sabemos que nunca se preocuparon por el Esequibo en Washington. Cuando el gobierno de Guyana estaba en el bloque socialista, los EEUU prefirieron nuestra posición. Bajo el presidente Eisenhower, incluso, había un plan para que Venezuela invadiera Guyana. Ahora Maduro es el enemigo, así que respaldan al otro tipo.

Todavía no está claro cuál era la estrategia de Londres: ¿Estaba destinado a desencadenar una reacción esperada de Caracas? ¿O fue torpemente tarde, ¿cuando las tensiones ya se habían calmado?. El resultado ha sido una bendición para la campaña nacionalista del Presidente Maduro. Apareciendo en la televisión con equipo militar, anunció Ejercicios militares en la costa atlántica de Venezuela, que involucra al ejército, la fuerza aérea y la marina, con 5.000 personas

“Estados Unidos y Occidente no deben confundir la antipatía hacia Maduro con la antipatía hacia nuestro propio país” dice Antonio Ecarri, el fundador de Alianza del Lapiz, un partido político y con esperanza presidencial para 2024. Habla de la reciente campaña para recuperar el Esequibo dirigido por el presidente Maduro, que no ha producido el fervor deseado.

Elecciones que llegan este año

Hacia finales de 2024, tendremos elecciones que coincidan en Estados Unidos y Venezuela. Para José Chalhoub, un consultor de petróleo y riesgo político, la producción cruda y los precios son clave para las ofertas de reelección de los presidentes Biden y Maduro. La administración Biden está tratando de aumentar la producción de petróleo en uno de sus aliados tradicionales más cercanos. Recuerde que las refinerías de la Costa del Golfo están construidas para el crudo pesado de Venezuela.

Todavía es pronto decir cuánto tiempo durará este ligero retorno a la normalidad y los inversores a Venezuela, reflexiona Chalhoub. Al menos debería continuar hasta que finalice la carrera presidencial de EEUU, donde hay grandes posibilidades de que veamos una nueva administración republicana.

Por ahora, «vemos que Biden claramente quiere mantener los precios de la gasolina bajo control y volver a poner el SPR, con Chevron Reexportar el crudo pesado venezolano», dice Chalhboub. Mientras tanto, para Maduro será importante tener precios del petróleo por encima de los $80 por barril. Él ve que otras condiciones económicas siguen siendo sombrías, por lo que se necesitarán nuevos fondos antes de la votación.

En primer lugar, importará en qué condiciones se celebra la votación y luego quién gana. Todavía no estamos seguros de quién serán los principales candidatos. Maria Corina Machado, la favorita de la oposición desde que ganó una votación primaria en octubre, está en proceso de desafiar su prohibición de oficina pública.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, una empresa de encuestas, dice que hay varios escenarios a considerar. Incluso el presidente Maduro podría decidir no presentarse a la reelección si sus patrocinadores prefieren presentar un candidato más alto. Alternativamente, un futuro contexto de enemistad con los EEUU o conflicto con Guyana podría ser utilizado para posponer las elecciones.

Datanálisis se encontró en octubre que un candidato sustituto estaría 20 puntos porcentuales detrás de Machado, aunque todavía sería la opción favorita.

Una elección sin las oposiciones en la que los candidatos más populares podrían estar llenos de sorpresas, dice Leon, en una entrevista durante el desayuno. Benjamin Rausseo, un comediante popular, estaba en votación del 14% en octubre, sin estar oficialmente en la carrera. Hay otros candidatos fuera de la oposición institucional, como Antonio Ecarri. Lo hizo bastante bien en la carrera de alcaldes 2021 en parte por esta razón.

En un voto limitado, los votantes de la oposición siempre podrían llegar en gran número para respaldar incluso un nombre menos conocido o impopular siempre y cuando no sean la candidatura de los gobiernos que sucedió en algunas elecciones regionales, como en la última carrera por el estado de Barinas.

Una nueva comprensión dentro de Venezuela

Podríamos decir, que el colapso económico sin precedentes del país se debe a la caída de los precios del petróleo, la mala política y las fuertes sanciones, también hay otros factores. Los síntomas eran visibles para todos; incluían hiperinflación, delincuencia violenta generalizada, escasez de bienes esenciales y servicios públicos agotados.

Lo primero que la administración Maduro podría cambiar fue la política, y han elegido el camino de la liberalización económica, incluso si se usan otros nombres. No obstante, la política económica del Gobierno se ha adaptado a las nuevas circunstancias. Los empresarios venezolanos y el capital extranjero se están convirtiendo en amigos bienvenidos, ya que también han aprendido a tolerar a los políticos socialista.

Podemos ver un claro cambio en la política económica desde 2019, dice Horacio Velutini, desde su oficina en el primer piso, dibujando una línea de tiempo en su pizarra. Es director del Consejo de Promoción de la Inversión (CONAPRI) y la Bolsa de Valores de Caracas. Explica que durante prácticamente un siglo, Venezuela ha sido una economía de renta estatal.

El gobierno permitió a los bancos privados fijar los tipos de cambio de divisas, después de 15 años de control estricto. Esto se produjo junto con la relajación de los controles de precios y el ajuste de las subvenciones al combustible. Se ha alentado para el sector privado, y la seguridad ciudadana ha estado mejorando, que fue un trauma nacional para nosotros. Una nueva disciplina fiscal y monetaria ha dado resultados tangibles con la inflación.

También hay una nueva cercanía con Europa. Pocos ahora recuperen la cercanía histórica de Venezuela a los Estados Unidos, a diferencia de la vecina Colombia y Brasil, los venezolanos son ávidos fans del béisbol, y su vocabulario está lleno de anglicismos. Al ir un paso más arriba, a la clase alta le gusta hablar en su deferencial Spanglish. Puedes encontrar barrios de cerca de piquete blanco en Maracaibo o Puerto Ordaz, construidos para que los expatriados de petróleo y minería se sientan como en casa.

Los gobiernos antiimperialistas y el enfoque de cambio de régimen de Washington D.C. rompieron gran parte de esta relación. Al otro lado del estanque, sin embargo, Europa estaba más restringida en su animosidad hacia Hugo Chávez y Nicolas Maduro, abriendo una nueva puerta para ambos lados.

La clase alta que se mantuvo en Caracas ahora encuentra un refugio seguro para visitar Madrid. En el Country Club, el Altamira Tennis Club, o un restaurante instagrameable en Las Mercedes, pueden comentar su último viaje y cuánto admiran la capital española. Mientras tanto, las inversiones europeas y especialmente españolas también han aprovechado gran parte del espacio abierto que deja los Estados Unidos, sobre todo si nos fijamos en el sector energético.

Desde la invasión de Ucrania por Rusia en 2022, Europa ha puesto sus ojos sobre las reservas de gas natural venezolanas, que habían sido prácticamente inexploradas. Son los octavos más grandes del mundo, y representan el 80% de los depósitos de América Latina, según la Administración de Información Energética de los Estados Unidos (EIA).

Huelga decir que el crudo es igual de importante. En el sector del petróleo y el gas, hemos visto acuerdos que implican Repsol, Eni, Maurel et Promy Shell; todos esperan expandirse en los próximos años. Otros como TotalEnergies y Bp podría entrar en la escena en 2024 o 2025, según fuentes de la industria energética local.

En otros sectores, Corporaciones españolas incluyendo Bbva, Telefónica, Iberia, Air Europa y Mapfre han mantenido su presencia a través de lo peor de la crisis económica. Tal vez resultado de un cambio de equilibrio de poder: el equipo de Venezuela-s Europeanfootball ha superando todas las expectativas mientras juega para calificar para la Copa Mundial 2026.

El destino de las sanciones

En la primavera, veremos si se extienden las licencias generales de la OFAC emitidas en octubre para petróleo y gas. Los Insiders creen que es poco probable que la administración de Biden abra una puerta para cerrarla solo seis meses después.

Además, la estrategia de migración dice en silencio que no se volverá a las duras sanciones económicas. Primero, como Estados Unidos reinició los vuelos de repatriación en octubre. Luego, justo antes de que 2023 llegara a su fin, el Secretario de Estado Anthony Blinken visitó México para discutir la migración con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. El resultado es que el país de tránsito ahora también está deportando a los venezolanos sin derecho legal a quedarse.

Por ahora, el acercamiento está dando un afluencia adicional de efectivo al gobierno venezolano y a la empresa petrolera estatal PDVSA. Antes del anuncio del OFAC, el descuento del crudo de Venezuelas Merey al referente estadounidense Brent superó alrededor de $35; en noviembre era de $16 a $17, mientras que antes de las sanciones estaba cerca de $7.

La licencia general de octubre que permite a los Estados Unidos comprar petróleo venezolano aún no tiene un impacto significativo en la producción, lo que necesita una inversión sostenida, más libertad para comprar insumos y servicios, y tiempo. Si bien la producción aumentó de septiembre a noviembre, todavía estaba dentro del rango de 700-810.000 barriles por día que hemos visto en el último año utilizando datos de la OPEP.

La principal bendición en este caso es el efectivo adicional para el sector público, ya que la producción tendrá que esperar. Otro factor crucial, considerando la producción, es el nuevo papel que se le da al sector privado, tanto nacional como extranjero, en una industria controlada por el Estado.

Debemos recordar que los Estados modernos apenas dependen de los ingresos actuales, ya sean impuestos o exportaciones. Necesitan acceso a la deuda y a las reservas de ahorros. En este año electoral, podemos esperar un considerable gasto discrecional, como eventos públicos y reparaciones. Sin embargo, con los mercados financieros aún bloqueados por las sanciones, habrá muy pocas inversiones a largo plazo en servicios públicos e infraestructuras.

El problema de la deuda

La cuestión de la deuda tendrá que abordarse en 2024, así como las reservas en el extranjero. Aquí estamos hablando de las empresas estatales y del sector público venezolano como PDVSA. Las sanciones financieras de EEUU y un incumplimiento no resuelto bloquean la emisión de nuevas deudas. Por estas razones, los prestamistas multilaterales y las reservas en el extranjero también están fuera de los límites. Esto significa que aún no es posible una recuperación económica sostenible; depende solo de los ingresos inmediatos generados por el petróleo y otras exportaciones.

El 1 de mayo de 2023, la Casa Blanca ordenó a los acreedores que negociaran con la Asamblea Nacional de 2015 conocida como AN 2015, una especie de gobierno en el exilio con sede en los Estados Unidos. Licencia General 42 (GL42). Es decir, en lugar del gobierno de Caracas. Para Hans Humes, fundador y CEO de Capital de Greylock, este es el primer obstáculo que se interpone en el camino de una reestructuración.

En esta etapa, dudo que alguien negaría que Venezuela debería comenzar a reestructurar su deuda ahora, dice Humes. El fondo de cobertura estadounidense forma parte del Comité de Creditores de Venezuela (VCC). Estoy confundido acerca de lo que se supone que GL42 debe hacer ahora. El AN 2015 no tiene la capacidad de renegociar la deuda de los bonos desde ninguna perspectiva. Mientras tanto, las empresas petroleras como Chevron son capaces de negociar con el gobierno de Maduro.

Mirando hacia el nuevo año, Humes piensa que la administración de Biden ha entendido lo contraproducente la prohibición de negociación de mercados secundarios fue, y tomó las medidas apropiadas para levantarlo. Espero que sean conscientes de lo absurdo que es GL42 y trabajen para desenrollarlo. Todavía veo que los acontecimientos de 2023 son constructivos. Todos los acuerdos abren la capacidad de comprometerse con Caracas. Mientras tanto, GL42 es un obstáculo que no sirve al propósito de las partes interesadas.

En cierto sentido, Venezuela es un conjunto de pasivos. Tienes $58.8mil millones en valor nominal, y $91.9mil millones si agregas interés», dice Riccardo Grassi, de Capital de mangart, un fondo suizo que también forma parte del VCC. No hay forma de normalizar la economía sin resolver primero el problema de la deuda, por muchas razones. Si Venezuela quiere buscar ayuda de las organizaciones multilaterales de deuda, primero es obligatorio hacer frente a la deuda pendiente y por defecto.

El hecho de que los inversores institucionales estadounidenses todavía poseen bonos incumplidos, también significa que Venezuela necesita lidiar con ellos primero, antes de que pueda llegar a ellos para suscribir la emisión de deuda nueva, argumenta Grassi. Sin embargo, el principal obstáculo ahora sigue siendo el reconocimiento.

Los activos en el extranjero de Venezuela corren el riesgo de ser confiscados por los acreedores. Mientras que el VCC está aplicando un enfoque diferente, hay una amplia gama de demandantes – no solo los tenedores de bonos podría dirigirse a los ingresos del petróleo de Venezuelas, ahora que se han aliviado las sanciones. A principios de este año Portugal Se ordenó a Novo Banco que entregara 1,3 000 millones de euros, pero los fondos están bloqueados por una cola de acreedores.

Related posts

ECUADOR: Coronavirus en Guayaquil: Concejo Municipal discute en primer debate la ordenanza que establecerá las protocolos sanitarios para locales comerciales

admin

Yuri confiesa cómo superó la adicción al sexo y la enfermedad que adquirió por esta

PaisaEstereo

VENEZUELA: Gremios del sector público retomaron la semana con protestas en Barinas

admin