Connect with us

Vida

Tráfico animal: la ruta mortal de los huevos de iguana

LIA MIRANDA BATISTA

La caza ilegal de iguanas para extraer sus huevos es una práctica que no cesa en la región Caribe.

TOMADA DE:eluniversal.com.co

Tres establecimientos suspendidos en operativo de toque de queda en  Cartagena – Rimix Radio

Su explotación ocasiona un impacto en el ecosistema y es una clara muestra de crueldad animal.

No. Los huevos de iguana ni son afrodisíacos ni refuerzan el sistema inmunológico. Por cada iguana que se caza para extraerle sus huevos no solo se pone en riesgo su supervivencia sino que se rompe el equilibrio en la cadena trófica en los ecosistemas de la región Caribe. En otras palabras, se produce un daño irreparable en el medioambiente.

Estos animales apetecidos en esta época por el comercio ilegal porque están en plena fase reproductiva (de enero a abril), integran la lista de especies amenazadas del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Lea: Las especies más traficadas durante la pandemia en Cartagena y Bolívar

Para Jhonny Hernández González, investigador de la Fundación Mapache Colombia, la iguana verde cumple un rol indispensable en el ecosistema y expone varios argumentos.

“La iguana cumple su papel como dispersor de semillas, contribuye directamente en el crecimiento y desarrollo de los bosques. A su vez, las heces que van dejando por el camino, además de servir como puente para nuevos retoños de semillas, también están estrechamente relacionadas con la fertilización del suelo de los bosques. Dichas heces le transfieren nutrientes esenciales al suelo. La presencia de especies como la iguana en los ecosistemas sirve como sustento nutricional para muchas especies de depredadores, como mamíferos, reptiles y aves”.

La caza indiscriminada de este reptil ha adquirido tintes preocupantes que trastoca factores sociales y económicos. “Los controles se hacen en esta época de verano, como en Semana Santa, porque es cuando más se presentan traficantes de estas especies”, señala el Establecimiento Público Ambiental, EPA.

La iguana sufre cada año las consecuencias de un tráfico que no para y que alerta a las autoridades a re-pensar en estrategias de educación ambiental y cultural para frenar dicha tortura.

UNA ‘CESÁREA’ CRUEL

La extracción de los huevos de iguana es un proceso agónico y rudimentario. Los cazadores perforan su ingle con cuchillo o navaja, extraen su matriz, les introducen pasto, arena o aserrín y terminan cosidas con nailon. Después de este procedimiento las hembras mueren o terminan estériles.

“La pérdida de las poblaciones de iguanas podrían generar consecuencias como el desplazamiento de depredadores a otras zonas por las escasez de alimentos, llegando incluso a áreas urbanas donde ocurren gran parte de ataques contra la fauna silvestre y la pérdida de todos los beneficios mencionados anteriormente”, agrega el experto.

De acuerdo con cifras del Establecimiento Público Ambiental, EPA Cartagena, entre septiembre y diciembre del 2020 fueron decomisadas y liberadas 87 iguanas.

UNA PRÁCTICA QUE NO CESA

La teniente Andrea Aguirre, jefe del Grupo Ambiental y Ecológico de la Policía de Cartagena, asegura que para frenar esta actividad ilegal se adelantan operativos de control en diferentes sectores de la ciudad.

Explica que como cada iguana puede tener máximo entre 50 o 70 huevos, si capturan a una persona con 370 o 400 huevos significa que “ha tenido que matar por lo menos a unas cinco o seis iguanas”.

“Hay gente que aún no toma consciencia de la actividad ilegal. Seguimos en campaña de sensibilización pero consideramos que las leyes son muy laxas. Cuando son capturados los particulares, se les hace el comparendo pero desafortunadamente es excarcelable. Es decir, al otro día ya está libre pero seguimos en trabajos y operativos de control”, señaló.

Para el director del EPA, Javier Mouthon, la caza y consumo de estas especies que se hace con mayor frecuencia en la región Caribe requiere de un proceso de educación ambiental y cultural.

“Hay mucha gente que todavía lo hace de forma natural y no tiene en cuenta que es ilícito. Esta es una especie que está amenazada por esta sobreexplotación comercial”, anota.

Para Angie Tinoco Sotomayor, directora de la Fundación Mapache Colombia, la clave es educar a ciudadanos y comunidades rurales sobre la importancia que representa esta especie.

“Como dispersor de semillas nos ayudaría a regenerar nuestras zonas verdes y a fertilizar el suelo, dos de los procesos más fundamentales y costosos a la hora de sembrar en la ciudad o el campo. Se necesita llevar este conocimiento a todos los ciudadanos y a las comunidades rurales, para que vean con otros ojos los beneficios que puede representar esta especie”.

SANCIONES

Las personas que trafican con huevos de iguana incurren en los siguientes delitos:

– Artículo 328 del código penal colombiano: ilícito aprovechamiento de los recursos naturales renovables.

– Artículo 339A. Delitos contra la vida, la integridad física y emocional de los animales

“El que por cualquier medio o procedimiento maltrate a un animal doméstico, amansado, silvestre vertebrado o exótico vertebrado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud o integridad física, incurrirá en pena de prisión de doce a treinta y seis meses, e inhabilidad especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio, comercio o tenencia que tenga relación con los animales y multa de cinco a sesenta salarios mínimos mensuales legales vigentes”.

– Ley 1801 de 2016 artículo 101. Comportamientos que afectan las especies de flora o fauna silvestre.

 

 

 

Imagen Infografía Iguana OK
Diseño: Carlos Logrerira. //Datos: bioweb.bio.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE