Logo RimixRadio

RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

San Carlos respira luego de salvarse de “memoricidio”; SAE no hará desalojo

Tras el revuelo mediático, la SAE decidió cancelar el desalojo del Care, lugar donde se preserva la memoria del municipio.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Perfil - Juan Carlos Higuita - Violin

En el patio de lo que fue el hotel Punchiná, la casita del terror –como le dicen en San Carlos–, la luz se filtra por la maloca y resalta los colores de los murales y de las flores de un jardín que crece donde hallaron los restos de Leidy Johana. La joven de 15 años fue arrastrada hasta allí, en 2002, por los paramilitares y su rastro se esfumó hasta que el valor de las mujeres y los hombres que retornaron al municipio hizo posible encontrarla y darle un descanso en paz en 2008.

En ese lugar infame que los “paras” usaron como centro de operaciones, tortura y asesinato existe el Centro de Acercamiento para la Reconciliación y Reparación –Care–, lugar que recupera, con el esfuerzo de cientos de manos y voces, la memoria colectiva del pueblo y sus hijos arrebatados por la guerra.

Hoy el Care integra la Red Latinoamericana de Sitios de Memoria y es sede de organizaciones campesinas claves para el futuro de San Carlos. Personas de todo el país y del exterior llegan a conocer una verdad que ahí tejen entre retazos.

Tras el revuelo mediático, la SAE decidió cancelar el desalojo del Care, lugar donde se preserva la memoria del municipio.
En el patio de lo que fue el hotel Punchiná, la casita del terror –como le dicen en San Carlos–, la luz se filtra por la maloca y resalta los colores de los murales y de las flores de un jardín que crece donde hallaron los restos de Leidy Johana. La joven de 15 años fue arrastrada hasta allí, en 2002, por los paramilitares y su rastro se esfumó hasta que el valor de las mujeres y los hombres que retornaron al municipio hizo posible encontrarla y darle un descanso en paz en 2008.

En ese lugar infame que los “paras” usaron como centro de operaciones, tortura y asesinato existe el Centro de Acercamiento para la Reconciliación y Reparación –Care–, lugar que recupera, con el esfuerzo de cientos de manos y voces, la memoria colectiva del pueblo y sus hijos arrebatados por la guerra.

Hoy el Care integra la Red Latinoamericana de Sitios de Memoria y es sede de organizaciones campesinas claves para el futuro de San Carlos. Personas de todo el país y del exterior llegan a conocer una verdad que ahí tejen entre retazos.

uan David Ospina, miembro del Consejo de Paz de San Carlos, opina que de la intención de desalojo solo es posible hacer dos lecturas: que el Gobierno adelanta un desmonte escalonado de la política pública de víctimas y su derecho a la reparación o que las instituciones del Estado van cada cual por su lado. Esto lo dice porque mientras que la sentencia Bloque Héroes de Granada de Justicia y Paz ordena que en la reparación integral deben estar incorporadas la memoria, la satisfacción y la garantía de no repetición, una entidad como la SAE los condiciona con un desalojo.

Además, hoy más que nunca, –advierte Ospina– este sitio es importante para garantizar la no repetición, justo cuando San Carlos vive una tensión social por intereses megamineros.

Ayer, mientras Dora y Pastora hablaban en la maloca de cómo las almas desaparecidas en el Punchiná les dan señales y las acompañan, les llegó el anuncio de cancelación del desalojo por parte de la SAE. “Es como si la soga que estaba lista para ahogarnos aflojara un poquito, pero no vamos a bajar la guardia”, dice Pastora.

El lunes habrá una reunión entre la SAE y la autoridad municipal. Por otro lado, los líderes del Care preparan una acción de tutela. Buscarán, además, hacer cumplir la directriz 024, emitida en noviembre pasado y que ordena a alcaldes y gobernadores proteger lugares que hicieron parte del conflicto y donde se perpetró desaparición forzada. Es una pelea jurídica larga, pero que asumirán como un acto en honor a sus seres amados.

Si el jueves hubo llanto en el Care, ayer hubo sonrisas y abrazos. Pastora prendió la fuente donde terminan los recorridos que hacen los visitantes del lugar y cuya agua muchas veces lleva consigo para conjurar sus males. Aunque haya quien le quiera poner tapias a la memoria, en San Carlos aseguran que las almas que allí habitan les hicieron una señal para que continúen, y que eso es suficiente para hacerlo

 

Related posts

Colegios de Antioquia retoman la alternancia

admin

Impactante accidente de tránsito: motociclista quiso saltarse un separador y un carro lo levantó

PaisaEstereo

Río Medellín duplica su caudal en esta temporada de lluvias y registra niveles sin precedentes

admin