Connect with us

Nacionales

‘Rosa’, la proxeneta que convertía a niñas y mujeres en esclavas sexuales dentro de un restaurante

Les prometía trabajo, pero luego les cobraba una deuda impagable y hasta les secuestraba a los hijos. Había clientes VIP que pagaban $4 millones por fiesta.

TOMADO DE: noticiascaracol.comNoticias Caracol (@NoticiasCaracol) | Twitter

 

Niñas y mujeres provenientes de Venezuela terminaron convirtiéndose en esclavas sexuales de una banda que delinquía en Yopal, Casanare.

Bajo amenaza de ser asesinadas ellas o sus hijos, si los tenían, debían acceder a lo que les ordenaba alias ‘Rosa’, quien recibía las ganancias.

Coraima, una de las víctimas, contó lo que sufrían ella y sus amigas en el sitio que llamaban ‘el infierno’, lugar al que un agente de la Policía logró infiltrarse.

El lugar supuestamente era un restaurante, pero en la noche se transformaba en un espacio de encuentros sexuales.

Según Coraima, quienes las engañaron les “dijeron que veníamos a trabajar a Yopal en un restaurante, pero nosotros nos confiamos y nos vinimos”.

Al llegar, “nos quitan la cédula y nos dicen que hasta que no les paguemos el pasaje no nos podíamos ir, y nos pusieron a firmar y todos los días que pagábamos firmábamos papeles y pagábamos cosas”, relató.

Los reclutadores las humillaban y maltrataban y además del tiquete de viaje que les cobraban también les imponían “muchas multas. Medio salías para poderte asomar y ya hay una multa de 20 mil pesos y netamente le estás trabajando a ella. Y toda la plata que uno hace es para ella”.

Esa persona a la que se refería era ‘Rosa’, que en los videos que los policías grabaron se veía siempre afuera del restaurante.

No solo les quitaba el dinero, también les arrebataba de los brazos a los bebés que algunas llevaban mientras pagaban la supuesta deuda.

Además, entre las víctimas “había muchas menores de edad que las explotaban porque son de 15, 16, 17, 18, había una que llegó de 12 años”, afirmó Coraima.

Su testimonio fue clave para que la Policía y la Fiscalía pusieran fin a ese infierno el pasado primero de diciembre, fecha en la que se había organizado una fiesta para clientes VIP que debían pagar $4 millones para ingresar.

Los asistentes debían presentar, entre otros requisitos, un mensaje que les llegaba en el que les ofrecían “shows eróticos y posible sexo en vivo, siempre y cuando los invitados estén de acuerdo”.

Además, les ofrecían pasabocas, diez bailes con diferentes mujeres y no tenían que cumplir medidas de bioseguridad.

“Aparte de eso incumplían el toque de queda interpuesto por la Gobernación de Casanare donde daba un límite de apertura de estos establecimientos hasta las diez de la noche. Sin embargo, al llegar esta hora cerraban el establecimiento que era visible para la comunidad”, detalló el capitán Jeisson Rubén Sánchez, jefe de Investigación de Infancia y Adolescencia.

Y al cumplir la hora establecida para la fiesta, alias ‘Rosa’ y sus hombres trasladaron la rumba a un apartamento privado en el segundo piso del supuesto restaurante.

Allí estaban las menores de edad y mujeres que iban a ser sometidas a un turno que iba hasta el mediodía del siguiente día.

Pero la Policía les dañó la fiesta e inició el operativo, donde los organizadores intentaron huir hasta por los techos.

Entre los capturados hay cinco venezolanos, cinco colombianos y la temida alias ‘Rosa’.

También fueron rescatadas 16 mujeres, entre ellas cuatro niñas entre los 12 y 16 años, y recuperados tres niños, hijos de las víctimas.

 

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE