Connect with us

Tecnología

¿Qué tan lejos está el país de los domicilios con drones?

En Colombia se utilizan en el campo audiovisual y de vigilancia, así como en la agricultura. FOTO SSTOCK

POR LAURA TAMAYO GOYENECHE

El 19 de octubre del año pasado un dron entregó a un jubilado de 81 años un chaleco morado que había comprado por Internet para el invierno.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Noticias de fútbol | El Colombiano

La casa a la que hizo la entrega, ubicada en Virginia, EE. UU., tiene un aspecto campestre y un par de sillas de descanso en el que dos ancianos vieron cómo el dron sobrevoló a unos 7 metros de altura y descolgó una correa para hacer llegar el paquete a sus manos.

La historia la reportó la Revista Smithsonian y contó que fue la primera entrega comercial que hacía un dron en Estados Unidos.

Lo hizo la compañía Wing, que es de Google, y la primera en recibir permiso por parte de la FAA (autoridad que regula el espacio aéreo en EE. UU.) para hacer entregas con sus dispositivos. Esa compañía dijo que durante la pandemia sus pedidos aumentaron en más de 1.000 domicilios durante las dos primeras semanas de abril.

No es la única empresa que presta ese servicio en ese país. También está la propuesta de Amazon, que recibió permiso de la FAA para hacer entregas el pasado 31 de agosto, y más reciente, la de la cadena de comercio Walmart, que quiere enviar pruebas rápidas de coronavirus en drones a las casas de los estadounidenses. Esta última está a la espera de autorización para operar.

En Colombia, los usos de drones han sido sobre todo en el campo audiovisual y de vigilancia. Hay unos retos que tiene el país para que esta tecnología se use en un espectro más amplio. Mire cuáles son.

Innovación en pandemia
Durante el confinamiento por la covid-19, en el mundo se vieron nuevos usos de los drones. En China, por ejemplo, los usaron para iluminar la zona donde se construyó en 10 días el hospital para atender pacientes con el nuevo virus, en otros lugares para alentar a las personas a permanecer en sus casas o para mostrar bienes inmobiliarios de forma remota.

Un reporte del medio especializado en negocios Fast Company, del pasado 2 de octubre, dice que entre 2018 y 2019 la flota americana de drones creció un 38 % y que “con la pandemia el sector se vitalizó aún más, obligando a las empresas a pensarlos como una forma importante de operar”.

Pablo Heredia, presidente de la Asociación de Profesionales de Drones (APD), explica que en Colombia los sectores que más se han explorado con estos dispositivos —además del audiovisual— son la agricultura, para hacer riegos de cultivos y aspersiones. El Ministerio de Defensa los usa desde 2018 para fumigar cultivos ilícitos. También está la vigilancia ciudadana. Por ejemplo, las Alcaldías de Envigado, Itagüí y Sabaneta usan drones para monitorear sus territorios desde febrero de este año.

A mediados de septiembre, la compañía colombiana de mensajería Inter Rapidísmo presentó un proyecto para conectar sus entregas a 70 zonas de difícil acceso en el país por medio de drones. También, de la mano de la APD, quieren crear un sistema de nodos en Bogotá para empezar a hacer domicilios en la ciudad con estos dispositivos, según le contó el director Pablo Heredia a este diario. El sistema funcionaría con una especie de aeropuertos para drones ubicados en diferentes sectores e intercomunicados de acuerdo con la necesidad de la entrega.

Sin embargo, el proceso de creación de estos nodos y los aeropuertos donde los drones se moverían no se logran de la noche a la mañana. “Nos ha tomado bastante tiempo organizar cómo funcionaría. El gran desafío es que lo que sea que hagamos con drones sea de calidad, seguro y eficiente”, indica Pablo. Además, la regulación colombiana es diferente a la que ya ha avanzado en otros países donde se han visto domicilios comerciales (ver Para saber más).

¿Qué se necesita?
La norma 04201 de la Aerocivil establece que no cualquiera puede volar un dron con fines comerciales, deben ser pilotos certificados con un número de horas, y no en todos los lugares: no cerca de aeropuertos o entidades del gobierno, por ejemplo.

Desde esa perspectiva, Alejandro Arias, ingeniero de diseño de producto y profesor de la Escuela de Administración de Eafit, cree que —además de la legislación— en el país hay otros factores que hacen de la mensajería con drones en las ciudades una solución poco práctica.

Uno de ellos es la tasa de cambio, porque la mayoría de estos aparatos son importados y su batería no dura largas jornadas. Según Felipe Acevedo, director de Drone Studios en Medellín, la batería de un dron para hacer domicilios puede durar hasta una hora y media. Eso lo convierte en un vehículo costoso para completar cada entrega.

La segunda razón es la densidad urbana de capitales como Bogotá o Medellín. Edificios, aeropuertos dentro de las ciudades y sistemas de transporte masivo dificultarían mover y coordinar el vuelo de los aparatos.

Estos se pueden chocar entre el cableado eléctrico y los rascacielos de la ciudad o interferir en el tráfico aéreo. “Cuándo se ha visto que se hagan domicilios con drones en ciudades como Nueva York”, se pregunta el docente Alejandro Arias. Y claro, ese primer domicilio en Estados Unidos, que sucedió hace un año, fue en zona sin rascacielos y con casas muy separadas.

Para el profesor, Colombia debería aprovechar la cantidad de corredores fluviales que tiene para que se conviertan en un medio para transportar cosas. “El movimiento por aire es demasiado costoso y en el país no hemos explorado los ríos –como sí sucede en Holanda o en Londres con el río Támesis–, pero sí queremos drones. Yo creo que para temas de emergencia o zonas rurales es una solución que cobra mucho sentido que para envíos dentro de las ciudades”, sentencia Arias.

El universo de los vehículos aéreos no tripulados promete crecer. Felipe Acevedo asegura que “nuestras ventas de drones se triplicaron al inicio de la pandemia alcanzando los 600 millones de pesos mensuales”. Y Pablo Heredia, de la ADP, ve ahí un ecosistema que creará puestos de trabajos: se necesitarán pilotos certificados, personas que analicen el recorrido de los dispositivos y los datos en tiempo real.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
PARA SABER MÁS
REGLAS DE DRONES EN COLOMBIA
En la norma 04201 de la Aerocivil, que entró en vigor el 5 de febrero de 2019, y está en el RAC (Reglamento Aeronáutico de Colombia), se encuentran las indicaciones para el uso de drones en el país. Ahí se establecen divisiones entre los tipos de aparatos (categorías a, b,c ) según su uso y entre los pilotos (profesionales o aficionados). La categoría C, o certificada, es la que contempla las entregas a domicilio con este tipo de dispositivos y requiere un permiso especial por parte de la Aerocivil. El piloto de drones Pablo Heredia señala que para el caso de los domicilios no hay nada estipulado. Así que Inter Rapídisimo y la ADP deben proponer los protocolos para el funcionamiento y estos se someten a la aprobación de la autoridad. El proceso es lento; las entregas con Inter Rapidísimo podrían comenzar el próximo año si aprueban todos los filtros.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE