RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Puja en San Rafael por un proyecto hidroeléctrico: ¿qué es lo que pasa?

POR EDISON FERNEY HENAO H.

Posible construcción de una pequeña central genera controversia en este pueblo de Oriente. Este es el debate.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

Se cumplió la promesa del arranque de Buen Comienzo? – Rimix Radio

El ruido producido por el agua, que en su camino choca contra las rocas, penetra en el silencio de unas tierras que, a simple vista, no son más que un lindero.

En sus adentros, sin embargo, crece un río que nace a tres horas de camino, en las entrañas de Guatapé. La potencia de sus aguas ha demarcado la frontera entre Falditas y Quebradona, y hoy, sin sospecharlo siquiera, tiene a los habitantes de San Rafael en vilo.

Don Hernán Darío González mira con amor ese río. En sus planicies, que se resisten a la pendiente y permiten el fugaz descanso del agua, se ha bañado con sus hijos. Es casi un descendiente de ese río, el Churimo. Pero él, Falditas, Quebradona y el caudal son tan solo algunos de los actores que hoy asisten a un nuevo contrapunteo en este pueblo.

Actualmente, la sociedad Clear Waters SAS, representada legalmente por Luis Fernando Hoyos, con NIT 901.318.293-6 y domicilio en Medellín, según se lee en el directorio empresarial Informa Colombia, tramita ante Cornare una licencia ambiental para la construcción de una Pequeña Central Hidroeléctrica (PCH) en el río Churimo. Acá comienza la lista de razones que, como este río, ha partido en dos las tierras del “oro líquido”.

La propuesta
La PCH Churimo es un proyecto de generación de energía que pretende asentarse en las veredas Falditas y Quebradona, de San Rafael. Su capacidad instalada será de 4,5 megavatios. Hidroituango tendrá una capacidad de 2.400 megavatios.

La intervención se hará con el modelo de plantas pelton (turbina hidráulica), lo que permitirá generar energía con la fuerza del caudal. Este, tras su captación, regresará aguas abajo de la intervención. Según Clear Waters, se conservarán 20 hectáreas de bosque, se sembrarán 4.500 árboles nativos y se construirá una escalera de peces para que la vida acuática no desaparezca.

Varios sectores han concurrido en torno al proceso de licenciamiento. Algunos lo aprueban, otros se oponen al mismo por “falta de garantías” o piden ajustes.

Oladier Ramírez, secretario general de Cornare, corporación que estudia la licencia, expuso que el trámite arrancó tras la emisión de un auto.

Posteriormente, el 11 de junio de 2020, tres organizaciones no gubernamentales solicitaron la celebración de una audiencia pública, dentro del trámite de licenciamiento. “En virtud de dicha solicitud, los términos para la evaluación del trámite se suspendieron”, aclaró Ramírez.

Ante este requerimiento, la corporación convocó una audiencia el 28 de agosto de 2020. Esta, sin embargo, se aplazó con el fin de verificar los protocolos de bioseguridad y las condiciones de conectividad a internet en la vereda Falditas, punto de conexión de varios de los participantes.

El 4 de marzo pasado, una vez realizadas las verificaciones del caso, se realizó la audiencia por el trámite que surte la PCH Churimo. En esta participaron habitantes de Falditas y Quebradona, colectivos socioambientales, diputados y senadores.

Clear Waters hizo presencia con su representante Gustavo Londoño y con Sergio Gómez, de Endémica, empresa contratada para hacer el estudio de impacto ambiental.

Voces a favor y en contra
Don Hernán está de acuerdo con el proyecto. Cuenta que los solicitantes llegaron a la vereda y que, por ello, los del pueblo no están conformes. “No quieren más represas, como nosotros no las queremos, pero esto no es represa, es una tubería que va a captar un poquito de agua y la devuelve a su curso”.

Al respecto, Carlos Giraldo, líder social e integrante del colectivo Somos del Río (uno de los que se oponen a la licencia), alegó que el proyecto debió compartirse con los actores del municipio: “Nos enteramos tres meses después de que la empresa radicara el estudio ante Cornare. Durante el proceso de estudio, que empezó dos años antes, nunca nos enteramos”.

Acceder al estudio de impacto ambiental fue complejo, según afirmó. Tras obtenerlo, se encontró que este no registró la presencia de un lagarto endémico y la existencia de una nueva especie de orquídea en la zona. Tampoco se aclararon las inconsistencias frente al tema hidrológico, asuntos relacionados con la turbiedad, los sedimentos y lo que pasará con el río aguas abajo.

Pese a lo anterior, don Hernán sostuvo que gran parte de los habitantes de las veredas “ven con buenos ojos” la intervención. En su postura, sin embargo, puede advertirse un propósito común: “De pronto ellos (Clear Waters SAS) nos podrían colaborar con el sostenimiento de la vía, que no está en las mejores condiciones”, detalló.

Los reparos de don Hernán relatan una realidad inesperada para un municipio que aloja en sus tierras proyectos hidroeléctricos como las centrales de Guatapé y Jaguas, y todo el embalse de Playas. “Es triste que nosotros le generemos 80% de agua a la represa de Playas y la retribución no aparezca”, reflexionó el campesino.

Ante su relato, Giraldo manifestó que la comunidad debe evaluar otras variables, además de los beneficios de accesibilidad vial que le ofrece la compañía. Por ahora, “pedimos que Cornare niegue la licencia y si es razón de la empresa volverla a presentar, se subsane todo lo que no construyó, invitándonos a construir junto con la comunidad, los colectivos ambientales y la alcaldía”, concluyó.

Tras compartirle a Libardo Ciro Morales, alcalde del municipio, lo que los habitantes de Falditas y Quebradona expresaron respecto a la vía y su posición frente a la PCH, este subrayó que los recursos son limitados y que su administración, de hecho, priorizó el mantenimiento vial de la zona.

Más bien invitó a la comunidad a rodear el río y afirmó que su postura sobre el tema ha sido clara. “He dicho que un proyecto que al municipio no le traiga ningún tipo de beneficio económico no es rentable. El municipio quisiera proyectos para participar como socio y, al tiempo, impactar positivamente a las comunidades”, sostuvo, tras explicar que la PCH en licitación, al producir menos de 10 megavatios de energía, no tendría que pagarle transferencias al municipio.

La sociedad responde
Conversamos con Gustavo Londoño, vocero oficial de Clear Waters SAS. Ante las preocupaciones manifestadas por Giraldo, este aseguró que el impacto será mínimo. “Se va tomar una parte, pero baja por la pendiente, por un tubo, y vuelve y cae más adelantico, otra vez al mismo río, sin afectar todo lo que va por su caudal. Y, por el contrario, con los árboles que se van a sembrar, el paisajismo, todas las obras que se van a hacer, se va a mejorar y volver un sitio turístico”, respondió.

El alcalde Morales dijo que, por requerimientos de la obra, es claro lo expresado por Londoño, en cuanto a generación de empleos y mejoras viales para el ingreso de equipos. “Pero una vez todo eso esté instalado, uno sí quisiera ver cuánto es lo que le va a representar eso económica y socialmente a la región”, interrogó.

Londoño respondió: “No podemos anticiparnos diciendo que la compañía no va a participar de un desarrollo, ni va a cumplir con las promesas, ni nada de eso. Sin tener todavía licencia, nos ha tocado mejorar vías. Estamos vinculados a la región por nacimiento y procedencia. El espíritu que nos anima es de comunidad”.

Lo que viene
Ramírez, secretario de Cornare, recordó que el trámite de licenciamiento debe surtir varias fases: arrancó con la emisión de un acto administrativo y continuó con la audiencia pública, mecanismo de participación que permitió que los interesados compartieran sus argumentos, conocieran el estudio de impacto ambiental y las medidas del plan de manejo.

El tema, por ahora, seguirá en evaluación. Si se advierte ausencia de información, agregó Ramírez, esta se podrá solicitar de nuevo y se concederá un tiempo para subsanar los vacíos. Tras agotar el plazo, Cornare evaluará de nuevo para decidir.

El vocero de la corporación finalmente aclaró que esta no es promotora de este tipo de proyectos: “La comunidad siente que Cornare es promotora, pero nuestro papel es de juez, y lo que hemos querido informar es que estamos siendo estrictos en la evaluación de los estudios de impacto ambiental” (ver Polémica).

Don Hernán no asume su postura como una traición al río Churimo. Al contrario, en sus ojos se refleja el movimiento de esa agua verde, que ha visto correr durante cuatro décadas, y todavía asoman los dientes y las expresiones en la piel, como si atracara la sorpresa. Quienes solicitan ajustes o la negación de la licencia esperan, entretanto, que la tierra de las aguas no tenga que intervenir otro de sus ríos

90% es la dependencia de San Rafael del sistema general de participaciones: alcaldía.

4,5 megavatios es la capacidad de la central que se pretende construir, según la sociedad.

CONTEXTO DE LA NOTICIA
POLÉMICA
OTRAS LICENCIAS EN ESTA REGIÓN
Felipe Trujillo, apoyo jurídico de los colectivos que tienen reparos frente al proyecto, afirmó que hay concedidas unas 30 licencias, todas cercanas a San Rafael, y hay otras en trámite. “Uno podría contar, con la información que se obtuvo, unos 40 proyectos de generación de energía”, dijo. Cornare controvirtió esta afirmación, al responder que en el periodo 2018-2021 siete solicitudes de licencia han sido archivadas (PCH Pantágoras, Cocorná I, Aures Bajo II, PCH Llanadas, entre otras) y se han otorgado 11 (Cocorná I, Argelia, Palagua, Palomas III, Palomas IV, El Buey, PCH Granada, Sirgua Alto, Sirgua Bajo, PCH Nare, entre otras).

Infográfico

Related posts

Envigado ya tiene “hogar de acogida” para mujeres víctima de violencia

admin

Metro prestará servicio gratuito en la jornada de elecciones de este domingo

PaisaEstereo

Lluvias disparan alertas de derrumbe en Oriente antioqueño

admin