Connect with us

Internacional

PUERTO RICO: El Senado instala una cabina especial que serviría para desinfectar a los visitantes

PUERTO RICO:

Por Javier Colón Dávila

La máquina mide la temperatura corporal, tiene un «hand sanitizer» y un rociador con desinfectante

En momentos en que el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, ha optado por guardar silencio sobre contagios con COVID-19 en el cuerpo legislativo, esta mañana se estrenó en la Cámara alta una cabina especial que serviría para desinfectar a los visitantes.

TOMADA DE:elnuevodia.com

Inicio | Waggo - Moving your dog, loving your dog.

La máquina está ubicada en el Anexo del Senado y comenzó a operar sin que se brindaran datos sobre su costo o el contratista al que se le adquirió o se le alquila. De hecho, el martes también se empezó a utilizar una cabina similar en el edificio Baltasar Corrada del Río.

La máquina mide la temperatura corporal de la persona, cuenta con un dispensador para desinfectar las manos y, como paso final, tiene un rociador con desinfectante.

El Nuevo Día intentó ayer, sin éxito, obtener una reacción de Rivera Schatz a informes que apuntan a que entre 12 y 20 empleados del cuerpo legislativos, entre estos adscritos al Salón Café, a la Presidencia y a la Oficina del Sargento de Armas, arrojaron positivo a la prueba molecular de COVID-19 luego que en las pasadas semanas se estuvieran realizando pruebas a empleados y contratistas en el Senado y en el Departamento de Salud.

Este medio solicitó al subdirector de la Oficina de Comunicaciones del Senado, Luis Rodríguez, información precisa sobre el costo de la máquina y el protocolo implantado, pero no ha respondido.

No obstante, un ujier asignado a la Oficina del Sargento de Armas, Adrián O’Neill, brindó una breve explicación de cómo se está usando la máquina.

«Si la máquina notifica que la temperatura está alta, inmediatamente se llama a nuestro supervisor y viene el equipo del secretario de Administración y hacen un procedimiento interno», dijo O’Neill sin brindar detalles. De hecho, al momento de atender a El Nuevo Día el ujier estaba cubriendo la hora del almuerzo del encargado de vigilar la máquina, que es un oficial de seguridad.

Explicó que el parámetro fijado en cuanto a temperatura para que se activen el protocolo de seguridad es de más de 37.5 grados Celsius.

O’Neill indicó que toda personas que pretenda entrar al Capitolio por la entrada del Senado o al anexo de la Cámara alta tiene que pasar por la cabina. En el lado de la Cámara, al menos hasta hoy, personal de seguridad le toma la temperatura a los visitante y también se entrega «hand sanitizer».

El Nuevo Día también se comunicó con un número de teléfono impreso en la cabina y la llamada la contestó un individuo que se identificó como Julio Santiago. Luego que se le hicieran unas preguntas, la llamada se interrumpió y no contestó nuevamente.

El superintendente del Capitolio, José Jerón Muñiz, no ha contestado llamadas de este diario.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE