Connect with us

Internacional

PUERTO RICO: Cuatro pueblos cumplen con la mayoría de las métricas para reabrir las escuelas

El CDC recomienda unas métricas menos estrictas que las que preliminarmente se contemplan a nivel local para autorizar el reinicio de clases presenciales. (Ramón “Tonito” Zayas)

PUERTO RICO:

Por Ricardo Cortés Chico

Ante la pandemia del COVID-19 se elabora un sistema en el que las clases presenciales se reanudarían si en el pueblo donde está la escuela se alcanzan ciertos niveles de positividad y de administración de pruebas.

TOMADA DE:elnuevodia.com

Sech, Dalex y Justin Quiles ofrecen sesiones acústicas - El Nuevo Día

Desde el pasado viernes los municipios de Patillas, Ciales, Cayey y Abonito cuentan con un porcentaje de positividad de COVID-19 por debajo del 3% y sus habitantes fueron examinados a una tasa superior a las 130 pruebas por cada 100,000 habitantes, cumpliendo así con los dos principales criterios que el Departamento de Salud preliminarmente contempla establecer para recomendar el reinicio presencial de las clases.

Sin embargo, el tercer criterio básico que se examina para proceder con estas recomendaciones, que consiste en dos semanas consecutivas con reducción en los contagios, todavía está lejos de materializarse, según se desprende de los datos recopilados del Departamento de Salud sobre los contagios y las pruebas realizadas.

El número de pueblos con métricas que permitirían las clases presenciales podría ser aún más alto si se adoptaran los parámetros establecidos por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que son un poco menos estrictos. Esta agencia federal recomienda que haya menos de 5% de positividad y más de 150 pruebas por cada 100,000 habitantes para proceder con el retorno a los salones. Un total de 22 pueblos cumplen con estos criterios, según los datos de los contagios del Departamento de Salud del periodo entre el 21 al 27 de agosto.

Entre estos municipios está Camuy, Isabela, Maunabo, San Sebastián, Arroyo, Santa Isabel, Salinas, Aguas Buenas, Rincón, San Germán, Culebra, Florida, Naguabo, Guayanilla, Barranquitas, Ceiba, Hatillo y San Lorenzo.

El modelo que elabora Salud, en cierto modo, busca establecer una especie de sistema en el que se recrudecen o se flexibilizan las restricciones asociadas al COVID-19 según el nivel de contagios que se reporta en una zona en particular. Es decir, las decisiones se tomarían según lo que ocurre en cada municipio o región, y no en el Puerto Rico en su totalidad.

“Es un equilibrio delicado que no sólo depende de la disponibilidad de pruebas diagnósticas con resultados oportunos”, advirtió José Becerra, epidemiólogo retirado del CDC.

Explicó que para que un sistema como este funcione el Departamento de Salud debe tener la capacidad de investigar los contagios rápidamente de modo que se puedan aislar los infectados y rastrear a los expuestos al virus SARS-CoV-2 que produce el COVID-19.

“La capacidad del DS para investigar contagios con la prontitud necesaria para su aislamiento y el rastreo de los contactos no se ha probado. Al día de hoy, no sabemos cuántos brotes activos hay en la isla, por municipio, ni cuál ha sido el resultado del nuevo programa de epidemiólogos municipales. Esa información es crucial para evaluar la capacidad del DS de absorber la carga adicional de contagios nuevos que inevitablemente surgirá cuando se abran las escuelas de un municipio”, sostuvo Becerra.

El epidemiólogo resaltó que, en otras jurisdicciones, como España, se informa diariamente el número de brotes activos por distribución geográfica. “No entiendo por qué esa información no esta disponible en Puerto Rico, al menos para los municipios que han recibido fondos para establecer programas de vigilancia epidemiológica COVID-19”, dijo.

El presidente del Colegio de Médicos-Cirujanos, Víctor Ramos, sostuvo que en el caso de que eventualmente se adopten estos criterios para el retorno a los salones de clases es sumamente importante que se sigan estrictamente los protocolos para evitar contagios, como el uso de mascarillas, el lavado constante de manos y el distanciamiento.

Indicó que hay informes de casos en los que cientos de personas han estado expuestas a un infectado asintomático, pero se siguieron los protocolos de manera estricta y la enfermedad no se transmitió.

“Hay un caso de unas estilistas en Europa que se infectaron, pero siguieron las reglas y no infectaron a nadie… Si todo el mundo usara la mascarilla, la propagación se reduce en un mes”, sostuvo Ramos, quien es especialista en pediatría.

“El concepto (de la propuesta del DS) está bien… Tener a los nenes encerrados todo el tiempo no es bueno. Lo más importante es seguir las guías y si se siguen al pie de la letra se van a minimizar los contagios”, dijo.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE