RimixRadio, Noticias para latinos
Internacional

¡No quiero morir!: El último grito de estudiante antes de ser atacada por ballena en cautiverio

La joven falleció ahogada. (Imagen de referencia). FOTO: iStock

El animal habría matado a tres personas mientras estaba en cautiverio.

TENDENCIAS EL TIEMPO

TOMADO DE: eltiempo.comnotification icon

Visitar un zoológico es una experiencia diferente para muchos, ver en persona a animales salvajes que parecen solo existir en la televisión puede parecer surrealista, pero ahí están, tan cerca y al mismo tiempo tan lejos de los seres humanos.

Sin embargo, hay movimientos sociales que quieren abolir estos lugares, pues muchas veces les causan padecimientos tanto físicos como en su comportamiento a los animales que habitan las jaulas.

De acuerdo con la organización Zoo Animal Welfare Education Centre (Zawec), la falta de espacio, el estrés social, la presencia de visitantes, enfermedades y otros problemas de salud son los principales desafíos a los que se ven expuestos los animales en estos centros.

Tilikum fue una orca macho que fue puesta en cautiverio en el SeaLand of the Pacific, un zoológico/acuario en Victoria, Canadá. Desde su captura hasta su muerte, Tilikum atacó a tres personas y se convirtió en el espécimen con el historial más extenso de ataques a seres humanos. Pero para saber por qué pasó esto hay que rebobinar hasta 1983.

(Lee además: Tres animales ‘inmortales’ que han fascinado a los científicos por décadas).

Orcas
Luego de un año, Tilikum fue llevada a un zoológico.  (Imagen de referencia)  Foto:  iStock

Una tragedia anunciada

Le lancé el salvavidas. Ella estaba tratando de agarrar el anillo, pero la ballena, básicamente, no la dejó

 

Con tan solo dos años de haber llegado al mar islandés, la orca fue separada de sus padres y llevada a un tanque de almacenamiento de concreto en el zoológico marino de Hafnarfjördur, cerca de Reykjavík -capital de Islandia-. Por más de 365 días, Tilikum solo pudo nadar en círculos, mientras esperaba llegar a su destino final: Canadá.

Cuando por fin arribó a SeaLand of the Pacific, tuvo que compartir con dos hembras de su especie, Haida II y Nootka IV, quienes eran las dominantes de acuerdo con las relaciones que mantenía esa especie.

Según el diario británico ‘Mirror’, el trío era obligado a permanecer 14 horas en una piscina cerrada de 7.9 metros de ancho conocida como ‘El módulo’.

(Lee además: Insólita historia de una cerda que ‘se hizo la muerta’ para salvar a su ama).

Orcas
Las orcas hembra atacan a ‘Tili’. (Imagen de referencia). Foto:  iStock

Como si esto no fuera suficiente tortura, Tilikum era agredido por sus compañeras, las cuales lo atacaban en diferentes zonas de su cuerpo y le generaron úlceras estomacales del estrés.

Con el fin de mejorar la calidad de vida de los animales del acuario, la empresa contrató a Bruce Stephens, un entrenador de vida marina, para que diera algunas recomendaciones que ayudaran a mantener un ambiente de paz.

Para ese momento, según recoge ‘The Sun’, las criaturas ya le ‘robaban’ los objetos de práctica a sus entrenadores y se emocionaban demasiado con las cosas que ingresaban al agua.

Un trágico destino

El 20 de febrero de 1991, Keltie Byrne, de 20 años, entró por primera vez a SeaLand of the Pacific para trabajar como entrenadora a tiempo parcial, ya que estudiaba biología marina en la universidad.

Lo que ella no se imaginaba era que no saldría con vida del zoológico, pues Tilikum la arrastraría hasta el fondo de la piscina, mientras ella clamaba: “No quiero morir”; todo en presencia de cientos de turistas que se habían reunido a ver el show.

(Lee además: Maluma, Paris Hilton y otros famosos que donaron a Black Jaguar White Tiger).

De acuerdo con el medio citado, Keltie logró salir a la superficie dos veces, en medio del pánico de los demás entrenadores que intentaban ayudarla, pero en cada una de estas se vio arrastrada hacia el fondo por ‘Tili’ -apodo que le daban sus entrenadores- y las demás orcas.

“Le lancé el salvavidas. Ella estaba tratando de agarrar el anillo, pero la ballena, básicamente, no la dejó. Para ellos era una sesión de juego y ella estaba en el agua”, afirmó la entrenadora Karen McGee para ‘Mirror’.

(Lee además: ¿Es fanático de los dinosaurios? Pruebe sus conocimientos con este test).

A pesar de que en un principio, el zoológico dijo que Byrne se había caído a la piscina cuando caminaba por el borde, varios de los testigos aseguraron que había sido ‘Tili’ quien la había arrastrado desde el borde de la piscina y había ‘jugado’ con ella por 10 minutos hasta ocasionarle la muerte. El cuerpo de la entrenadora fue recuperado tres horas después, tras varias maniobras de los equipos forenses.

“Fue un trágico accidente”, afirmó el entonces gerente de Sealand, Al Bolz, para ‘The Seattle Times’: “Simplemente no puedo explicarlo. Las ballenas solo estaban jugando, sentimos que ella se hubiera ahogado”.

El veredicto de la investigación forense reveló que la causa de muerte de la mujer había sido: “Ahogamiento debido a inmersión forzosa por orca (asesina)”.

En el informe se le recomendaba a SeaLand of the Pacific 12 consejos para implementar en su negocio, entre los que se encontraban contar con una persona que se encargará de la seguridad de los empleados durante el show e implementar un sistema que permitiera aislar a las ballenas rápidamente cuando fuese requerido.

(Lee además: ¿Por qué los loros pueden ‘hablar’ como las personas?).

Examen forense
El dictamen forense de Keltie Byrne. Foto:  Corte Británica de Columbia

Varios expertos afirmaron en el documental ‘Blackfish’ – que narraba la vida de ‘Tili’- que creían que la captura y el cautiverio de la mencionada orca la habían convertido de un animal inteligente y sensible a uno “psicótico”, afirmaciones que SeaWorld ha negado vehementemente.

La dupla de accidentes

Solo 18 meses después del incidente, Sealand cerró sus puertas definitivamente y Tilikum fue enviado a SeaWorld en Orlando, Estados Unidos, en un intento de conservarlo. Sin embargo, tan solo ocho años después, el animal había vuelto a atacar a otras personas en las nuevas locaciones.

(Lee además: La mula no es la única: asombrosos animales híbridos que tal vez no conocía).

Según reportan varios medios americanos, Daniel Dukes, de 27 años, había visitado el parque el 5 de julio de 1999 y había logrado violar la seguridad para permanecer en el parque pasada la hora de cierre y poder nadar con las ballenas. Aún no es claro cómo terminó el hombre en el estanque, ya que fue encontrado en pedazos sobre la espalda del animal marino y se concluyó que murió de hipotermia.

Orcas
Sea World todavía sigue en funcionamiento.  Foto:  iStock

Dawn Brancheau, también entrenadora, fue la tercera víctima de Tilikum. En 2010, la mujer fue tomada por su cola de caballo y sumergida en la piscina, mientras daba un show de caricias en febrero de 2010. Brancheau logró liberarse, no obstante, fue tomada por la cintura y agitada varias veces por ‘Tili’, lo que le ocasionó la muerte. SeaWorld, en Orlando, aún permanece abierto al público y Tilikum murió en 2017 a causa de una enfermedad.

Tendencias EL TIEMPO

Related posts

ECUADOR: Un menor de 17 años fue degollado en la Correccional de Guayaquil horas después de ser detenido por un doble crimen en Milagro

admin

‘¡Cállense la boca!», les grita Bolsonaro a periodistas por columna en su contra

admin

VENEZUELA: Maduro: “Nos preparamos para el combate en todos los frentes”

admin

Leave a Comment

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE