RimixRadio, Noticias para latinos
Nacionales

Hallazgo de erizo africano en finca de Antioquia deja en evidencia tráfico de especies impulsado por modas en redes sociales

FOTO: CORTESÍA
Juan Felipe Zuleta Valencia

Miles de animales exóticos introducidos de manera ilegal en el país terminan libres en los ecosistemas del país causando graves estragos.

¿Cómo fue que terminó un erizo africano, una especie originaria de países como Senegal y Sudán, en una finca en Marinilla? Esa fue la pregunta que una familia campesina, en medio de su desconcierto, le hizo a los bomberos tras llamarlos de urgencia para que se hicieran cargo de ese extraño animal blanco, lleno de púas y nariz como de marrano que se movía furtivamente por un potrero de su finca.

TOMADA DE:elcolombiano.com

Archivo:ElColombiano.svg - Wikipedia, la enciclopedia libre

Tras rescatar al animal, los bomberos se lo entregaron a los expertos de Cornare que no se sorprendieron con el hallazgo. La respuesta a esa inquietante pregunta involucra el devastador tráfico ilegal de especies, con un factor adicional, pero igualmente vergonzoso: las modas por redes sociales.

El pequeño erizo errante que rescató Cornare el pasado 10 de abril resultó ser una hembra adulta. Presentaba una baja condición corporal y tenía leves lesiones en la piel, según relató Camilo Muñoz Collazos, quien lo recibió en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre donde son llevados cada semana decenas de animales silvestres hallados y rescatados en medio de diversas circunstancias, varias de estas relacionadas por el flagelo del tráfico ilegal.

Según la Policía Ambiental, en los últimos cinco años el tráfico ilegal de especies y la introducción de especies exóticas provenientes de las regiones más alejadas el mundo ha aumentado de manera acelerada. Aunque señalan que una de las tareas pendientes es perfeccionar un sistema de información de la mano de las autoridades ambientales que permita conocer mejor las cifras de las especies traficadas, entre otros datos, lo que sí tienen claro es que en los grandes operativos adelantados contra estas redes en los últimos tres años siempre encontraron especies originarias de África y Asia.

Además, que Antioquia hace parte de los puntos críticos de tráfico por donde se mueven estas redes. Hay que decir que el tráfico ilegal de especies es uno de los principales motores de pérdida de biodiversidad. Miles de animales, muchos de ellos bajo algún grado de riesgo de extinción, terminan en estas espirales de crueldad alejados de sus hábitat. Para la fauna nativa es una amenaza constante, pero cuando además el tráfico involucra especies exóticas, el asunto se torna incluso mucho peor.

Las redes de tráfico ilegal de especies se han hecho cada vez más escurridizas y difíciles de rastrear gracias a las redes sociales. Es una problemática que ha tomado nuevas dimensiones a causa de las modas que imponen los llamados influenciadores en redes como TikTok, Instagram y Youtube.

De acuerdo con la Policía, la cadena detrás de esta problemática es así: desde perfiles de personas en países como España o México se han hecho virales en los últimos años historias de animales exóticos como hurones, erizos, ajolotes y pequeñas especies de monos y aves convertidas en mascotas. Los llamados influenciadores venden la idea de que tener estos animales es una tendencia “cool” o aesthetic y a través de sus miles de visitas dinamizan la demanda de este tipo de especies. Valga decir que países como España y México la normativa sobre tenencia y domesticación de animales exóticos tiene grietas y puntos grises que permite que, aunque no es legal, tampoco sea punible la tenencia o comercialización de estos animales.

Con miles de personas atraídas por tener estos animales en sus casas y convertirlos en mascotas, empezaron a proliferar páginas, grupos y perfiles supuestamente interesados en crear “comunidades de amantes” de estos animales en determinada ciudad. Aparentemente se comparten información sobre estas especies, ‘trucos’ sobre el supuesto ‘buen’ manejo de estos animales, pero también, según las autoridades, son la puerta de entrada para que decenas de personas que buscan comprar estos animales logren contactarse con vendedores. La policía le ha hecho seguimiento a varios de estos espacios por redes que buscan atraer gente en ciudades como Medellín, Bogotá, Cali y en varias zonas de Atlántico y Bolívar.

De acuerdo con la policía, una vez las personas se enlazan con los traficantes los ingresan a grupos por Whatsapp o son contactados a través de Telegram. Allí hacen subastas o rifas, y una vez se realizan estos grupos y conversaciones se eliminan, lo que dificulta a las autoridades su rastreo. Generalmente los traficantes suelen mentirle a la gente sobre la ubicación de los animales para lograr atraer la mayor cantidad de posibles compradores en diferentes lugares. Una vez logran un acuerdo con el mejor postor, al que más plata logren sacarle, arman el envío que es uno de los eslabones más crueles de toda esta cadena de tráfico. Lo que ocurre es que, por lo general, los animales que venden están en lugares distantes del comprador por lo que los traficantes los mandan camuflados en encomiendas durante horas, en las peores condiciones posibles. Miles mueren al año en esos viajes.

Los que llegan a manos de los compradores tampoco es que tengan un mejor desenlace. En un alto porcentaje, el cautiverio acaba causándoles daños que terminan con enfermedades y muertes prematuras y también se reportan cientos de casos en los que las personas, al ver que su tenencia no es tan fácil como la pintaban en redes, se aburren y deciden abandonarlos donde mejor les parezca. Así es como muchas especies exóticas terminan en los bosques nativos desencadenando todo tipo de estragos. Ese, posiblemente, pudo ser el caso del erizo africano rescatado en Marinilla.

Lo que sigue para este pequeño erizo es incierto. Cuenta Muñoz, coordinador del CAV de Cornare, que tras ser sometido a una evaluación para verificar el tipo de dieta que necesita, habrá que decidir qué tipo de hábitat hay que recrearle en el CAV, mientras Cornare empapela con solicitudes a todos los zoológicos y centros de fauna y conservación del país para que alguno lo reciba.

Es lo que ocurre con los animales exóticos rescatados por parte de las autoridades ambientales. La Resolución 2064 de 2010 del Ministerio de Ambiente determina que ningún animal exótico rescatado puede volver a ser liberado en ninguna zona del país. Y esto es así, explica Muñoz, porque la presencia de estos animales que no pertenecen a los ecosistemas nativos puede desencadenar graves daños ecológicos, el caso más famoso es el de los hipopótamos, pero el experto aclara que incluso un pequeño animal solitario como este erizo podría armar un caos de enormes proporciones para toda una región. Por ejemplo, los erizos son reservorios de aftosa, y de llegar a entrar en contacto con ganado sería devastador.

El único camino entonces para estos animales es el cautiverio por el resto de sus vidas. Y el mejor de los escenarios en esos casos, explica el funcionario de Cornare, es que un centro de fauna o parque de conservación quiera hacerse cargo de él y crear a su alrededor algunas experiencias pedagógicas que le enseñen a las personas todo el daño, crueldad y riesgos que pueden causar si deciden convertir en mascotas estos animales.

Muñoz recordó que la tenencia de estas especies exóticas es ilegal en el país. Primero, porque no existen criaderos legales con permiso para su cría. Solo obteniendo un permiso del CITES es posible importarlo sin infringir la ley. Y aún así no tendría permiso para reproducirlo.

En el CAV en los últimos años, además de la fauna nativa, han llegado hurones; pitones que son originarias de la India y Pakistán; Pericos fisher (de África Oriental y Central); serpientes de maíz (del Golfo de México), entre otras. El llamado de Muñoz y las autoridades es a tener empatía y responsabilidad, no solo con la vida de estas especies sino con la vida propia. Criar o convertir en mascota especies silvestres, sea nativa o exótica, puede causar enfermedades zoonóticas que en muchos casos tiene como desenlace la muerte. Solo por hablar de los erizos, convertidos de manera infame en la mascota de moda, pueden causar en las personas bacterias en la piel y salmonela, que terminan en graves cuadros de gastroenteritis.

Si conoce algún caso de tráfico de especies silvestres u algún otro caso en el que la vida de fauna silvestre esté en riego puede comunicarse con Cornare al 3217811388.

 

Related posts

Temblor de magnitud 4.9 sacudió en la madrugada al Pacífico colombiano

admin

Otros 17 cuerpos de presuntos falsos positivos fueron hallados por la JEP en Dabeiba

admin

Dos jóvenes trabajadores murieron asfixiados en una mina en el sur de Bolívar

PaisaEstereo