Connect with us

Vida

¿Es tan malo trabajar desde la cama?

Los expertos recomiendan no trabajar desde la cama, por salud del sueño. Ilustración: Sstock

Expertos en psicología, neurociencias y fisioterapia no lo recomiendan, pero cuenta con ciertas ventajas.
Comienza un día más de trabajo en casa. Mira la hora en su celular, tiene el tiempo que necesita para bañarse, desayunar y comenzar una nueva jornada laboral. Se levanta, se estira y tiende la cama. Minutos más tarde, ya listo, agarra su portátil. ¿Dónde puede trabajar hoy? Mira a su cama, y es como si le dijera, ‘regresa aquí estarás cómodo’. ¿Le ha pasado?

TOMADO DE: elcolombiano.comContáctenos

Para algunos, tener la cama tan cerca puede terminar siendo una tentación, pero… ¿trabajar desde allí? Esa es una pregunta que se han hecho algunos durante la pandemia, solo que desde la psicología, la cama no es el espacio ideal para laborar, pues cada lugar está diseñado para una función y momento específicos: esa es para descansar.

En opinión del psicólogo Santiago Gualteros, el cuerpo humano está creado de una forma precisa: “Para dormir estamos estructurados de manera nocturna, mientras que en el día estamos diseñados para recibir la energía del sol. Lo mismo sucede con el trabajo. Necesitamos un espacio que nos brinde las herramientas necesarias y no uno que esté ligado al descanso”.

Esto tiene mucho que ver, desde el punto de vista psicológico, con los lugares que están delimitados para el ocio, el descanso y lo laboral. Por ejemplo, solo para que tenga un referente, un año atrás, cuando iba a la oficina, sabía que en ese lugar solamente se dedicaba a trabajar. En su cerebro ese espacio no está relacionado con dormir.

Encontrar un sitio ideal para trabajar en casa es toda una misión, porque, según los expertos en fisioterapia consultados, se requieren unos iluminados, dotados con un escritorio y una silla cómoda que pueda soportar las largas jornadas laborales. Suenan el estudio, el comedor, la sala, ¿la habitación?

Pareciera una recomendación universal: no trabaje en su cuarto y mucho menos desde su cama. ¿A qué se debe? Luis Guillermo Duque Ramírez, doctor en Neurociencias y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, asegura que desde la medicina del sueño se hace énfasis en que la cama es un espacio exclusivo para descansar, dormir y amar. “Las otras cosas –el trabajo, el computador, el celular– se tienen que hacer por fuera de la habitación, con el propósito de respetar el espacio para el sueño”.

En su opinión, no se recomienda trabajar en la cama, aunque parezca cómodo y muy habitual en los últimos tiempos, pues, por ejemplo, está contraindicado para las personas que tienen trastornos del sueño. A estos pacientes se les recomienda tratar de mantenerse el menor tiempo posible allí, ya que puede distorsionar el objetivo de este espacio.

Un espacio de descanso

“Hay que asociar la cama con un lugar agradable, no con uno de trabajo o estudio, donde ha tenido discusiones, malestar o exigencias por parte del jefe. Se trata de la higiene del sueño. Para uno de calidad usted debe asociar la cama con situaciones placenteras, y el trabajo, en general, no es una para las personas”, explica el doctor en Neurociencias. Asegura que no ve ninguna ventaja en la decisión de trabajar ahí donde descansa, al contrario, advierte que esa costumbre puede propiciar la aparición de trastornos del sueño.

Recuerda que, además, no se recomienda interactuar con dispositivos tecnológicos –celular, portátil, tableta o televisor– en este objeto de la habitación, debido a los efectos negativos que tiene la luz azul (de estos equipos) en el ciclo de sueño, la visión y la memoria. ¿La razón? Dicha luz interfiere con la secreción de la hormona que concilia el sueño, llamada melatonina, que alterará la calidad y la cantidad de sueño. Agrega que las nuevas herramientas, como la luz nocturna, igual alteran la hormona. “Soy de las personas que aconseja incluso sacar el televisor del cuarto, no solamente porque es un distractor, sino porque la cantidad de luz que emana impide la secreción de la melatonina”.

Para el profesor, tampoco se garantiza un sueño reparador: “Es posible que por el cansancio se quede dormido, pero está afectando el ciclo del sueño y cuando se levanta puede tener la sensación de que no descansó nada”.

Aclara que para dormir bien, además de requerirse un cuarto oscuro, cómodo y silencio, se necesita actitud para dormir, es decir, ser capaz de desconectarse de los asuntos cotidianos e ir a ese lugar que recuerda situaciones gratas: la cama.

Unas cuantas excepciones

Aunque son más las desventajas que los expertos exponen sobre trabajar en la cama, Gualteros plantea algunas ventajas a nivel psicológico, que pueden tenerse en cuenta en caso de decidir dejar el escritorio y hacer todo desde su lecho.

Explica que siempre se asocia la cama con la sensación de comodidad, así que las personas se sentirán menos estresadas cuando desarrollen su trabajo desde allí, esto está más ligado a la parte emocional y a la satisfacción mental que se vincula a este espacio.

Además, dice, “vamos a sentirnos más plácidos porque no se genera una pérdida del calor”, con lo que se refiere a que, usualmente, estar en la cama implica estar cobijado y así no sentir frío.

¿Qué le parece? Tal vez tenga unas vacaciones del escritorio en su cama, solo que, sin que se vuelva una costumbre, si un día se le ocurrió hacerlo, siga estas recomendaciones.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Para la fisioterapeuta Diana González Hernández es necesario prepararse de manera adecuada si va a trabajar desde la cama: “Se recomienda utilizar una mesa de apoyo para el computador, en la que la pantalla quede a la altura de los ojos”. Si no cuenta con una mesa especial, también puede utilizar una almohada o libros, para que el portátil quede a una buena altura. Sugiere “apoyar un cojín en la espalda, sobre todo en la zona lumbar”.

 

Aunque va a estar trabajando acostado, es importante que tenga una rutina establecida para que su organismo sepa en cuáles momentos descansa y en cuáles trabaja: “Levántese en la mañana y tienda la cama, cuando esté tendida trabaja y si está destendida no lo hace. Esto con el fin de crear códigos en torno al trabajo”, comenta el psicólogo Santiago Gualteros. “En la mañana corra la cortina y abra la ventana para que el aire circule”. Para que amanezca.

 

Se recomienda no pasar mucho tiempo acostado, aunque esté trabajando desde la cama. Cambie de posición, no esté todo el tiempo en horizontal, y siéntese. Se aconseja tomar pausas para estirar cada 45 minutos. En ese sentido, el fisioterapeuta Sebastián Botero sugiere: “Siéntese y ponga una banda en la planta de los pies, estos deben estar extendidos. Estire llevando dicha banda hacia su cuerpo, para intentar estirar todos los músculos inferiores, como glúteos o isquiotibial”.

 

Es necesario que salga de su cuarto y aproveche otros espacios dentro del hogar. Por ejemplo, no coma en la cama. Para Gualteros, es clave definir horarios de alimentación y consumir las comidas en el comedor o en otro lugar de la casa, esto evitará dificultades como gastritis u otras relacionadas con la nutrición. También se recomienda mantener su espacio de trabajo limpio. De todas maneras, trabajar, dormir y comer en el mismo lugar no es lo ideal.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE