Connect with us

Nacionales

En Itagüí, discapacitados tienen banco de aparatos ortopédicos

El jueves, Libardo y su sobrina Bibiana recibieron, en su casa de la vereda Los Zuleta, la cama nueva que le servirá al paciente para vivir con más comodidad. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

POR GUSTAVO OSPINA ZAPATA

La calidad de vida de Libardo Antonio Estrada Isaza, un hombre de 76 años, enfermo y en condición de pobreza, cambió radicalmente el pasado jueves gracias al simple hecho de que ese día estrenó cama.

TOMADA DE:https://www.elcolombiano.com/

El Colombiano - Wikipedia, la enciclopedia libre

Esta le llegó en una caja de cartón, con colchón incluido, y se la llevó personalmente Javier Jovanny Gutiérrez, funcionario de la Alcaldía de Itagüí, después de que Libardo, paciente de Alzheimer, fuera seleccionado como beneficiario del Banco Social de Elementos, que en la localidad suministra aparatos ortopédicos a pacientes con alguna discapacidad.

Una de las más felices con el cambio es sin duda Bibiana María Sánchez Estrada, sobrina del paciente, con la que este vive junto a dos de sus hermanas, porque Libardo no tiene esposa ni hijos que velen por su salud.

“Mi tío se separó y solo sus dos hermanas y yo lo cuidamos, pero es muy difícil porque somos tres mujeres solas y lidiarlo no es fácil, él es pesado y no tiene ninguna movilidad”, relata Bibiana.

Según la historia que ella cuenta, en enero de 2019, Libardo sufrió una isquemia, que le dejó como secuela la enfermedad del Alzheimer, con lo cual su tío ya no puede valerse por sí mismo.

En esas condiciones, la situación del grupo familiar cambió, pues si bien es un hombre mayor, antes de contraer la enfermedad se podía valer por sí mismo a pesar de superar los 74 años.

“Con el Alzheimer todo se complicó, pues hay que estar pendiente de él todo el tiempo”, apunta mientras firma los documentos que certifican la recepción de la cama en su residencia de la vereda Los Zuleta.

$200 mil mensuales
Pero la cama que ahora acoge el cuerpo cansado y enfermo de Libardo no es cualquiera. Es una cama hospitalaria, lo que le da más confort a la estadía en ella durante largas horas, como les pasa a los pacientes de esta enfermedad, que permanecen la mayor parte del tiempo en sus lechos de enfermos.

Javier Jovanny Gutiérrez, subsecretario de Protección Social, afirma que precisamente para personas de condiciones como la de Libardo o similares se creó en Itagüí el Banco de Elementos o Ayudas Ortopédicas.

“El banco viene funcionando desde la anterior administración y fue creado precisamente para darles asistencia con estos elementos a personas de estratos bajos que no tienen con qué comprar esos aparatos que requieren para tener mejor calidad de vida”.

A esta ayuda pueden acceder los ciudadanos de Itagüí que presenten alteraciones funcionales, físicas o sensoriales acreditadas como necesidades especiales.

Los beneficiarios deben estar incluidos en la base de datos del Sisbén de la localidad en los niveles 1, 2 o 3.

Desde el año pasado hasta esta semana, unas 200 personas del total de 13.000 con alguna discapacidad que hay en Itagüí, según el censo de 2018 del Dane (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), han recibido la ayuda.

Para acceder a este programa, las personas deben dirigirse a la ventanilla única ubicada en el primer piso de la administración municipal (carrera 51 N°51-55) y entregar allí la documentación del paciente (ver Paréntesis).

Según Gutiérrez, los implementos más solicitados por los pacientes son bastones, camas, sillas de ruedas bariátricas, caminadores plegables o con cuatro ruedas y canastilla, y sillas sanitarias en aluminio.

Los aparatos no son regalados sino que se entregan en comodato, “porque muchas veces la persona muere al poco tiempo y la idea es que los devuelvan, porque esa ayuda le puede servir a otra persona también con discapacidad”.

El comodato se renueva cada dos años, pero si cuando los funcionarios de la Secretaría de Protección Social van a cada hogar a hacer la inspección del mismo y concluyen que ya su estado no es el adecuado (por el desgaste del uso) lo declaran inservible y se lo reemplazan al paciente por otro.

Cuando los implementos del banco se agotan, se evalúa cuáles son los aparatos más urgentes de acuerdo con las solicitudes existentes y se decide una nueva compra.

La ayuda, para muchos, puede ser tan valiosa como para Libardo, cuya familia pagaba, desde hace año y medio, $200.000 mensuales por una cama en alquiler, “y ahora esa plata la podremos invertir en mejores alimentos para mi tío”, dice Bibiana, quien le da un alto valor a esta ayuda para las personas con discapacidad .

CONTEXTO DE LA NOTICIA
PARÉNTESIS
CON ACREDITACIÓN MÉDICA Y ESTRATO
Para acceder a uno de estos aparatos, el solicitante debe presentar el certificado médico de discapacidad expedido por la autoridad competente y/o un certificado médico que demuestre que el paciente necesita el elemento y que no tiene los recursos económicos para adquirirlo. Una vez hecha la solicitud, el personal del banco le debe responder el solicitante, en ocho días, si puede ser beneficiario del préstamo. Como se ve, hay aparatos de diferentes precios, desde el simple bastón hasta la cama hospitalaria, que se entrega con colchón incluido. La familia receptora debe asumir, eso sí, el mantenimiento.

Continuar Leyendo...
Advertisement
Click por comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RADIOS ONLINE